Enola Holmes o qué queremos de las historias sobre mujeres

Vimos la película Enola Holmes, de Netflix, y nos hizo reflexionar sobre cómo se presentan las historias de mujeres en el cine: ¿todo el cine sobre mujeres tiene que representar a feministas?

Enola Holmes
Millie Bobby Brown como Enola Holmes. Alex Bailey/Legendary ©2020

Una Navidad de mi adolescencia pedí un boxset de todas las historias de Sherlock Holmes. Esa es la clase de persona súper cool que soy. 

La época en la que transcurren las aventuras del detective creado por Conan Doyle es súper interesante. Al final del periodo victoriano en Reino Unido (o sea, la última décadas del siglo XIX y las primeras del XX), el Imperio británico estaba vivo y bien, las mujeres comenzaban a organizarse por su derecho al voto y la droga de la que tenías que cuidar era el opio.

¿Y qué estaban haciendo las mujeres en ese entonces? Si te quieres enterar a través de las aventuras de Sherlock, no vas a llegar muy lejos. Está Irene Adler, quien lo venció, pero por lo general estas historias se apegan al orden social y a los roles establecidos

Millie Bobby Brown como Enola Holmes. Alex Bailey/Legendary ©2020

Enola Holmes no es como todas las chicas

La pregunta que se hace Enola Holmes, la serie de libros creada por Nancy Springer y la película basada en ellos es ¿qué hubiera pasado con una hermana menor del detective? Sería tan inteligente como él y su hermano Mycroft, así que sería una adolescente incapaz de amoldarse a lo que pide de ella la sociedad. 

En la película, este punto es subrayado hasta la saciedad. Enola “no es como todas las chicas”. No sabe coser, sabe pelear. Su mamá es sufragista. Se viste con ropa masculina en múltiples ocasiones. Odia los corsés. Los hombres no la entienden y las otras mujeres la oprimen.

Es decir, Enola es más una chica feminista de 16 años como Millie Bobby Brown, la protagonista y productora, que una mujer de su tiempo en constante lucha con lo que se pide de ella. 

Y está bien: si los hombres han tenido héroes “históricos” cuyos valores representan el momento en el que se produjo la historia, nosotras también podemos.

Millie Bobby Brown como Enola Holmes. Alex Bailey/Legendary ©2020

Historias de mujeres vs. historias feministas

Sin embargo, no dejo de pensar en lo que perdemos al no consumir más historias de mujeres acerca de mujeres. Quiero saber cómo eran en la época victoriana y en todas las épocas, aunque eso no las haga feministas perfectas. También quiero que sean dirigidas y escritas por mujeres.

Enola Holmes sí tiene como productora a Millie y se basa en las novelas de Springer, pero Harry Bradbeer dirige un guion de Jack Thorne. No he leído los libros, pero esta visión de una joven rebelde, contestona y siempre hermosa es muy común cuando creadores hombres tratan de imaginar a una feminista perfecta.

Henry Cavill como Sherlock Holmes, Millie Bobby Brown como Enola Holmes, Sam Claflin como Mycroft Holmes. Robert Viglaski/Legendary ©2020

Sé que es imposible hacer productos culturales históricos sin verlos desde nuestra perspectiva actual, pero me gustaría ver más ejemplos de esa imaginación. Para mí, las películas producidas por grandes estudios por definición no pueden ser feministas, pero sí pueden abrir un espacio a más voces y puntos de vista.

Pueden mostrarnos cómo era la vida hace 150 años sin diálogos acartonados sobre el poco poder de las mujeres. Pueden dejar que las jóvenes se hagan sus propias ideas sin tener un guion obvio y redundante.