Laboratorio Malvestida: probé desodorantes naturales

Como parte de la serie Laboratorio Malvestida, probé cuatro marcas de desodorantes naturales para descubrir qué tan diferentes son y cómo funcionan.

desodorantes naturales
Imágenes. Alejandro de Atocha para Malvestida

Sí, lo hice, dejé mi antitranspirante súper potente (de los que dicen “Clinical” en el empaque) para probar cuatro opciones de desodorantes naturales. Y nadie me dijo que apestaba.

Les voy a contar tooodo, pero antes hay que dejar claras algunas cosas: que los desodorantes, a diferencia de los antitranspirantes, no evitan que sudemos, solo evitan el mal olor.

Y que hay varias opciones naturales (o sea, sin ciertos ingredientes que se consideran nocivos), desde los desodorantes hechos en casa, hasta los comerciales, que vienen en diferentes presentaciones.

También hay que tomar en cuenta que se dice que hay un periodo de ajuste en el que vamos a oler un poco mal y a sudar más de lo normal, en lo que nuestro cuerpo se acostumbra a autorregularse en lugar de dejar de sudar por completo y en lo que eliminamos de nuestro cuerpo los ingredientes como el aluminio, los flatlatos y otros.

La verdad es que yo sudo incluso con mi antitranspirante, por eso este experimento me daba un poco de miedo.

Sobre todo, sudo cuando algo me causa nervios y ansiedad (y obviamente, en un bonito círculo vicioso, me da nervios y ansiedad pensar que alguien va a ver manchas húmedas en mis axilas).

You Smell Good My Love GIF by GIPHY Studios Originals - Find & Share on GIPHY

Desodorantes naturales que probé

A pesar de mi miedo, nunca está de más probar algo nuevo, y varias amigas ya han hecho el cambio a desodorantes naturales con mucho éxito, así que me decidí a probar cuatro diferentes, con distintas formas de aplicación y aromas.

Los usé todos en días laborales (aplicación a las ocho de la mañana y prueba de olor a las ocho de la noche) en mis axilas sin depilar. Por suerte, fue una época de clima muy templado en CDMX.

Las marcas que elegí fueron HoMu, VitAlt, Ahal y Lush y ahora les diré cómo funcionó cada una,

Prueba uno

desodorantes naturales

El primer desodorante en la lista fue el de la marca HoMu, que está hecho a base de fécula de maíz y bicarbonato de sodio, además de varios aceites, entre ellos tea tree y lavanda, que le dan su aroma.

Viene en un empaque tradicional y me lo enviaron de la tienda en línea Ecobelleza.

Aplicarlo es exactamente igual que un desodorante tradicional. Sin embargo, sí deja un poco de residuos porque su textura es seca y casi polvosa.

Lo usé por aproximadamente 6 días y sí noté un ligero olor pues… a axila, al final del día, pero creo que no fue nada que otras personas pudieran notar.

Prueba dos

desodorantes naturales

El segundo que probé fue de la marca Ahal. Es otro con empaque tradicional de barra y los ingredientes son similares al anterior, pero tiene más cantidad de aceite de coco que de bicarbonato y el olor a tea tree no es tan fuerte.

Por esta diferencia en la cantidad de cada ingrediente, este desodorante es mucho menos sólido, se siente como aplicar más bien un bálsamo o un aceite.

Debo decir que no me gustó mucho esa sensación, porque me parecía haber sudado cuando en realidad solo percibía la textura más… mojadita.

Respecto al olor, lo usé unos 4 días y de nuevo al final de mis actividades sí sentí que ya no era el más agradable, pero no se percibía a través de mi ropa.

Prueba tres

El siguiente desodorante en la lista fue de la marca vitAlt, también enviado por Ecobelleza. Su base es de aceite de coco y manteca de karité, pero su olor es a lemongrass.

Viene en un botecito de plástico y para usarlo hay que humedecer las axilas, para después aplicarlo con los dedos.

Al principio me pareció un poco de flojera este proceso, pero debo admitir que no fue nada del otro mundo y que de hecho, una vez aplicada, esta fórmula fue mi favorita porque se “derretía” perfectamente en la piel y no dejaba residuo.

Como con los anteriores, la protección contra el olor es aceptable, aunque no dura perfectamente todo el día.

La última prueba

Finalmente, probé el desodorante Aromaco de Lush, que es una mezcla de distintas infusiones y aceites, además de bicarbonato de sodio.

Su olor se lo da el aceite de pachuli y es un producto sólido que viene sin empaque y se aplica como cualquier desodorante en barra.

Por desgracia, no pude usar este desodorante más que un día, porque algunos olores me dan alergia y el pachuli resultó ser uno de ellos.

Fuera de eso, el desodorante funciona de manera similar a los anteriores y tiene el enorme plus de no generar basura.

Conclusiones

Amigues, creo que los desodorantes naturales son una excelente opción y no hay que tenerles tanto miedo.

Sin embargo, sí confieso que nunca me animé a usarlos un día que tuviera un evento después de la oficina o alguna junta importante, porque no me parecía que la protección fuera suficiente.

Creo que para usar siempre un desodorante de este tipo tendría que cambiar también un poco mi manera de vestir, evitando ciertos colores o tops muy ajustados y también llevarlos siempre en mi bolsa para reaplicar.