PUBLICIDAD

Godínez en deconstrucción (o cómo llevar una camisa de botones de 7 formas distintas)

Recomendado

«Vestirme como acto de justicia para mí misma»: Romina Jauregui  

¡Nuestra amada sección de Morras Malvestidas está de regreso!...

«No parecer lesbiana» y otros estereotipos que nos urge romper

¿Qué significa "parecer lesbiana"? Una mujer reflexiona sobre su...

Compartir

PUBLICIDAD

Hay prendas que nunca pasan de moda. Los jeans, por ejemplo, o un little black dress y, por supuesto, la camisa de botones. Si sueles seguir a blogueras de moda, seguramente habrás notado que esta prenda se repite una y otra vez en sus fotos, ya sea con jeans, falda, vestido o hasta traje de baño.

La clásica camisa a rayas, o en blanco o azul, se ha reinventado en un sinfín de estilismos a lo largo de los años y promete quedarse entre nosotros un buen rato más, así que no es tarde para sumarte a este estilo que en Malvestida hemos apodado el look “Godínez en deconstrucción”. Ya sabes, cuando dan las 6 de la tarde y es hora de desabotonarse el cuello; cuando llegas a casa y te quitas los tacones; cuando dejas el saco en el coche y te bajas al after office con la blusa arremangada; cuando terminas una sesión de sexo salvaje con tu ligue oficinil y le robas su camisa para ir por agua a la cocina… Básicamente quitarte el disfraz de Godínez y quedarte con la camisa, pero en mood relajado.

Para lograrlo hay varias opciones…

1. Llevar la blusa a los hombros
La temporada de calor es para mostrar piel y con una camisa también puedes lograrlo. Simplemente desabrocha los primeros botones y bájala hasta los hombros, ya sea que decidas mostrar uno o ambos. Puedes ajustarla con un pasador para que se mantenga en su lugar. Quizá el look no sea taaaaan práctico, pero funciona perfecto para las fotos. Do it for the gram!

PUBLICIDAD

2. Usar la camisa debajo de otras prendas
Ya sea un croptop, un corset o un vestido, la camisa de rayas se puede convertir en la base sobre la cual crear looks más experimentales. Eso sí, consíguete una que sea bastante delgada o el calor no te va a dar tregua.


3. Usar la camisa como falda
Consigue una camisa más grande de la talla que normalmente usarías y llévala como si fuera una falda. Puedes amarrar las mangas a la cintura, inventarte un nudo exótico o dejarlas colgar si quieres un look más vanguardista.

4. Dejar que la blusa asome por debajo 
También conocido como el efecto peek-a-boo. Si tienes una camisa larga deja que se asome por debajo de tus shorts o falda. También puedes optar dejar algunos botones sueltos y únicamente fajarte un lado de la camisa.

Una publicación compartida de Gina Ortega (@high_onfashion) el

5. Amarrar la blusa a la cintura
Una forma híper sencilla de darle un estilo diferente a la camisa de siempre. Simplemente desabrocha los botones de la parte de abajo y amarra las puntas de la camisa entre ellas para lograr un efecto más casual.

PUBLICIDAD


6. Usar la camisa al revés
Porque las reglas se hicieron para romperse, ponte la camisa al revés, de manera que la parte de los botones quede en tu espalda. Para que no parezca que está usando una camisa de fuerza opta por desabrochar algunos de los botones o amarrar la blusa por detrás, de manera que termines con un divertido escote en la espalda.

Una publicación compartida de Jules (@stylebyjules) el

7. Optar por un diseño deconstruído
Actualmente hay muchísimas opciones de camisas a rayas en las tiendas que, lejos de ser las típicas, incluyen detalles bastante interesantes como botones a los lados, aperturas en la espalda u hombros o incluso olanes.

Una publicación compartida de Pamela Allier (@pamallier) el

Compartir