Mariana Yampolsky: la artista que plasmó su amor por México en sus fotografías

“Mariana

Ilustración. @dersdepanian para Malvestida

Ilustración. Michelle Dersdepanian para Malvestida

En 1944, con apenas 19 años, la artista originaria de Chicago, Illinois, Mariana Yampolsky llegó a la Ciudad de México llevando en su maleta una visión como activista social y artista a las puertas del Taller Gráfica Popular.

No sabía ni una palabra de español, pero tocó sin miedo el timbre del taller, que en aquel entonces se encontraba en la Calle Regina de la colonia Centro. Se presentó en la puerta, usando señas y ojos llenos de curiosidad que hablaban por sí mismos.

“Mariana

Mariana Yampolsky/ Gob.mx

Una desconocida en una gran ciudad

Nadie conocía a la joven rubia y de estatura diminuta, pero fue bienvenida con brazos abiertos por Pablo O’Higgins y Leopoldo Méndez, y desde este primer encuentro formó parte del Taller. La primera mujer en hacerse socia del reconocido grupo de artistas radicales y antifascistas.

Mariana llegó al Taller y luego a estudiar en La Esmeralda para desarrollar sus técnicas en la ilustración y grabado, pero terminó siendo una de las fotógrafas más grandes de México.

Descubriendo la fotografía

Un día, el arquitecto Hannes Meyer encargó a Mariana retratar a los miembros del Taller. Ella aceptó el cargo, con una cámara prestada y la voluntad de aprender algo nuevo. La experiencia cambió su vida y su rumbo artístico. Se enamoró de la fotografía y nunca volteó a ver hacia atrás.

Después de su despertar fotográfico, Mariana se puso a estudiar con una de las grandes maestras de la fotografía de su época, Lola Álvarez Bravo.

“Mariana

Mariana Yampolsky/ Gob.mx

Amor por México

La obra fotográfica de Mariana Yampolsky es un reflejo de su amor por México y la cultura mexicana a través de su lente. Se hizo ciudadana mexicana en 1958, sabiendo muy bien que México era su casa elegida, su casa para siempre.

Trabajó toda la vida como maestra de escuela y fotógrafa, y cuando falleció en 2002, su archivo fotográfico quedó con más de 60,000 negativos que ahora están albergados como patrimonio nacional en el archivo histórico de la Universidad Iberoamericana.

Su amiga y colaboradora frecuente, Elena Poniatowska, escribe sobre el legado de Mariana que “los 60 mil negativos cubren al país entero y lo capturan para no dejarlo ir… Mariana pone su trabajo cotidiano en nuestras manos y hace entrega… de miles de imágenes: los recuerdos de nuestro porvenir.”

Juntas, Elena y Mariana, publicaron al menos tres libros sobre costumbres y artes mexicanos. Mariana proporcionando sus fotos y Elena los textos.

“Mariana

Mariana Yampolsky/ Gob.mx

Descubriendo mi identidad migrante

Yo también soy migrante. Pisé tierra mexicana desde los Estados Unidos por primera vez en mi vida hace tres años. Afortunadamente, a diferencia de Mariana Yampolsky, yo ya hablaba bien el español, pero no sabía de la riqueza de la lengua española mexicana.

No me costó mucho trabajo aprenderla y con poco tiempo pude empezar a echar albures como cualquier chilango. Lo que sí me costó trabajo fue verme como migrante, y hace poco empecé a descubrir esta parte de mi identidad.

Además de ser migrante, soy historiadora, artista y escritora y siendo todas estas cosas, tenía más sentido para mí buscar la razón de mi situación mirando hacía mis antepasadas, mujeres migrantes que llegaron a México y pudieron hacer cosas increíblemente creativas en su país adoptivo.

Al principio no pensaba en quedarme en México más de nueve meses, el periodo de la beca que me trajo de una estancia académica. Sin embargo, como un embarazo, mi amor por México creció dentro de mí y, al final de cuentas, me encontré sin poder dejar mi nuevo hogar, igual que Mariana.

“Mariana

Mariana Yampolsky/ Gob.mx

El legado de Mariana Yampolsky

México dio mucho a Mariana Yampolsky, un espacio para sembrar y cosechar su creatividad, grandes amistades que la fortalecieron como persona y como artista, y una forma de vivir que era algo que le inspiraba todos los días.

A cambio, Mariana dio a México una obra fotográfica sin comparación que es testimonio inigualable de la belleza que es México y el pueblo mexicano. Mariana Yampolsky me ha enseñado lo bello que es ser migrante.