Así se llevan los piercings ahora, hay nuevos y viejos lugares en el cuerpo por perforar

Foto. @spheremetiss

Sea el primero o el número 20, hacerte un piercing puede ser algo aterrador o hasta emocionante. Influidxs por la moda o por la saturación de imágenes en Instagram, es probable que te haya entrado la curiosidad más de una vez por probar este tipo de perforaciones en alguna parte de tu rostro.

Para que tengas un mapa más claro de cómo se llevan hoy los piercings, qué tan conveniente es cada uno y qué tan dolorosa puede ser cada perforación, aquí te traemos la información que necesitas para que seas todx un expertx, sepas cuál es cuál y decidas bien lo que quieres.

Daith

Este piercing es la onda en Los Ángeles, California. Ha ganado popularidad, ya que no solo se ve muy cool, sino que también tiene otros puntos a favor. Al estar hacia adentro del cartílago de la oreja, el dolor es mínimo y tarda poco en cicatrizar, estando menos propenso a infecciones. La mejor parte, ¡se dice que cura dolores de cabeza! porque se ubica en punto clave de la acupuntura para combatir la migraña.

Foto. @aliya_schwengler

Ceja

Es uno de los más comunes y de los más fáciles de hacer. Buenas noticias: ¡es de los menos dolorosos! Es poco probable que presente algún problema de rechazos (cuando tu piel lo percibe como un objeto extraño y tiene una mala reacción).

Foto.@tattooshoppodgorica

Anticeja

Se coloca debajo de la ceja, en la parte superior del pómulo y puede ser horizontal o vertical. Al igual que el de la ceja, no es muy doloroso. A pesar de ser muy estético, puede tener problemas de rechazos por lo que debes tener cuidado.

Foto. @barbara.mermaid

Mejilla

Usualmente se usa uno de cada lado en las mejillas de forma simétrica. Aunque al principio puede resultar un poco incómodo al comer (pues atraviesa hasta la cavidad bucal), cicatrizan fácil y rápidamente.

Nota: Aunque sabemos que puede ser algo tentador, ¡evita morder el piercing! La zona podría irritarse y créenos, no quieres eso.

Foto. @skittlesxjunkie

Puente o erl

Es de los más visibles ya que va al inicio del puente de la nariz, en medio de los ojos. No es muy doloroso, ya que esa parte de la piel tiene poca sensibilidad. Es recomendable que si quieres esta perforación, te asegures de tener la piel un poco suelta en esa área, para reducir el riesgo del rechazo de la pieza. La desventaja es que perforar esta zona es un poco difícil y si no queda completamente horizontal, es muy perceptible el “error”.

Foto. @elisaliebt

Nostril

Es la típica perforación de la nariz que va arriba de una fosa nasal. Es de las más usadas, usualmente con un aro o con un pequeño brillo. En este caso, el grado de dolor es muy variable, depende de la sensibilidad del cartílago de cada quien. La dificultad de este es que para algunxs es complicado de cuidar porque se engancha fácilmente con la ropa y puede perderse o lastimar la nariz.

Foto. @anjaax

Septum

Es otra forma de piercing nasal que va en la pared que divide las fosas. Cicatriza en poco tiempo, pero eso sí, es bastante dolorosa (sin mencionar el dolor de los primeros estornudos). Otra dificultad es que es importante mantener la zona limpia mientras cicatriza y eso suele ser un poco difícil.

Foto. @hairhousechadstone

Labret

Se ubica en el Labret (el espacio entre el labio inferior y la barbilla) o en el labio inferior. No es taaan doloroso y tarda poco en cicatrizar. Su mayor problema: puede erosionar la parte blanda con la que roza al interior de la boca, debajo de los dientes.

Foto. @swampmaid

Tragus

Va en una zona de la oreja llamada “trago”, que es un pequeño cartílago ovalado justo afuera del canal auditivo que, por suerte, tiene pocas terminaciones nerviosas y por tanto duele poco. El mayor cuidado que debe tenerse al hacerse este tipo de perforación es que no se atore con la ropa o algo parecido para evitar que se rasgue.

Foto. @maripiercer_

Helix

Así se le llama a cualquiera de las perforaciones hechas en el cartílago de la zona superior de la oreja. Usualmente, las piezas para esta parte son aretes pequeños, broqueles, aros, bolas o figuras. En general, no hay demasiado dolor en la oreja, pero de nuevo, puede variar de acuerdo al grosor del cartílago y sensibilidad de cada persona.

Foto. @patrick_piercer

Industrial o transversal

Aquí no se hace una, si no dos perforaciones en el arco de la oreja. Estas se conectan entre sí con una sola pieza larga con forma de barra. Tristemente es la excepción a lo dicho anteriormente sobre el mínimo dolor de las perforaciones en las orejas. Sí, sentimos decírtelo pero es bastante doloroso y suele ser los más caros en los catálogos de los estudios.

Foto. @Bodycandy

La onda hoy es combinar dos o más de estos piercings, para crear un diseño en tu oreja o en tu rostro. Solo recordar que, como sucede con los tatuajes, es una decisión importante y no debe tomarse tan a la ligera. Siempre, siempre, acudir a hacerlos con alguien que sea expertx en este arte.