PUBLICIDAD

3 looks para ir a una boda… que NO son un vestido

Recomendado

Captamos los mejores looks del evento «Corre más» de Nike

Con el Parque Bicentenario como escenario, se llevó a...

Sobre casarte muy joven… y luego querer divorciarte

Me casé muy joven, enamorada y feliz, con mi...

ADN de un ícono: Yma Sumac, la reina de la fusión

Si hablamos de mujeres emblemáticas, Zoila Augusta Emperatriz Chávarri...

Por qué considero mi boda como un acto feminista

El día de mi boda fue por mucho el mejor día de mi vida. Y gran sorpresa porque nunca había soñado con una, no era algo que me interesara y hasta me molestaba todo lo que representaba.

Compartir

PUBLICIDAD

Los vestidos de boda estilo princesa me conflictúan. Durante muchos años pensé que esos diseños de caída larga, telas satinadas y pedrería eran la única forma aceptable de asistir a una boda elegante. Sin embargo, el tiempo, la vida y, sobre todo, mi precaria condición económica, me convencieron de lo contrario.

Cada vez hay menos restricciones en cuanto a lo que es aceptable o no para ir a una boda. Hay novias y novios que exigen a sus invitados vestir de etiqueta negra y quienes marcan pauta con un color o estilo, pero para todas las exigencias hay formas de hackear el sistema y librarte de llegar en vestidito de tienda departamental.

Si no me crees checa estas opciones diferentes para ir a una boda.

Jumper

Ya hemos hablado sobre los jumpers como una alternativa al vestido de novia, pero la propuesta también se expande a las invitadas de la fiesta.

PUBLICIDAD

Hay jumpers de todos los estilos. De los súper entallados a los más holgados, con corte skinny o palazzo, strapless o cuello de tortuga, así que nada más es cuestión de buscar cuál va mejor contigo.

Una opción súper práctica es elegir un jumper en un color sólido y complementar con accesorios metálicos o en un tono contrastante.

PUBLICIDAD

Truco de estilo: Juega con los accesorios para darle un look totalmente diferente cada vez que lo uses.

Traje

Elegante por definición, el traje es la prenda que de cajón en muchos puestos de trabajo, reuniones formales, y sí, también bodorrios.

PUBLICIDAD

Aunque la exigencia de vestir con traje suele estar dirigida a los hombres, no hay nada que impida que una mujer se vea igual de elegante y espectacular enfundada en un look de dos piezas.

Si tu estilo es conservador, puedes optar por el clásico traje en colores neutros, ahora que si te gusta jugar con las tendencias, un traje en un tono pastel o con acabado de terciopelo automáticamente te convertirán en la invitada «fashionista» de la boda.

Truco de estilo: Hay todo un mundo más allá de las corbatas, intenta con un moño al cuello, una mascada o unos maxi aretes como complemento.

Look coordinado

¿Recuerdas cuando de pequeña vestías esos coordinados de falda y blusa? Pues puedes hacerlo de nuevo con un look matchy-matchy.

No importa si es con pantalón o falda, el truco está en que el top y la parte baja de tu look vayan a juego.

Truco de estilo: Los crop tops no son solo para la playa. Se vale mostrar algo de piel, sobre todo en bodas de día donde el clima lo permite.

Compartir