Todo lo que siempre quisiste saber sobre la Wicca, contestado por una bruja de verdad

wicca

Foto. Alex Ruiz

Cuando pensamos en una bruja es común que llegue a nuestra mente la imagen de una mujer vieja, con sombrero puntiagudo y vestimenta negra. Aunque si vivimos nuestra adolescencia en los noventa, entonces es posible que nuestras referencias también incluyan a brujas cool como Sabrina Spellman, Hermione Granger o las hermanas Halliwell. ¿Pero cómo se ve realmente una bruja en México en pleno siglo XXI?

Visitamos a una Sacerdotiza Wicca y Suma-Sacerdotiza Asatrú –cuyo nombre ha preferido mantener en anonimato– para platicar sobre los principales prejuicios con los que está asociada esta práctica, sus pilares y rituales y cuál es la relación de esta religión pagana con el feminismo.

¿Cómo fue que te involucraste en la brujería?

Siempre tuve un interés por las mitologías antiguas, y cuando me fui a vivir a Alemania encontré un grupo Wicca que se reunía en un bosque cerca de mi casa. Ahí fue cuando me acerqué y me di cuenta de que era lo mío, y comencé estrictamente con mi formación. La primera etapa duró un año.

¿Nos puedes explicar qué es la Wicca?

La Wicca es una religión arraigada en la tierra y en su ciclos, en la cual la divinidad no está afuera, sino dentro de nosotros. Todo en el mundo es divino. También están las energías creadoras que son el dios y la diosa. O sea la energía masculina y la energía femenina, que se juntan y generan todas las energías del universo.

Con la Wicca aprendes a conectarte con el lenguaje de la naturaleza y de la tierra. Aprendes a leer qué significa que haya más o menos sol en el año, la lluvia, las plantas. Aprendes a entrar en este lenguaje con todos los elementos y a usarlos.

¿Cuál es la relación entre la Wicca y la magia?

La magia es un manejo energético dirigido. Hay muchas formas de hacer magia blanca, que es la que no daña ni pasa por encima de la voluntad de otra persona, ya que tan malo es dañar a alguien como pasar por encima de su voluntad.

Cómo son los rituales y hechizos que practican

Hay que diferenciar hechizos y rituales. Un hechizo tiene más que ver con voluntades humanas y un ritual con voluntades divinas. Por ejemplo, los wicca tenemos nuestro referente más grande en el ciclo del año: las estaciones, los solsticios y equinoccios.

Cada uno de estos tiene un poder que se materializa en el mundo, como cuando va a hacer frío, va a hacer calor, podemos sembrar, podemos cosechar, etc… eso a nivel mundano, pero también tiene un referente simbólico. Cada vez que sucede uno de esos eventos hay una cuestión energética que se mueve.

¿Nos puedes dar un ejemplo?

Con los rituales lo que intentamos es ponernos en sintonía energética con el mundo, hacer lo mismo que hace la naturaleza, y para lograrlo utilizamos ciertas piedras, frutas, hierbas y colores asociados a las correspondencias del fenómeno que se está viviendo.

El equinoccio de otoño que pasamos el 22 de septiembre simbolizó el paso a la mitad oscura del año, ese día la luz y la oscuridad fueron iguales, la noche y el día duraron lo mismo. Y a partir de ese momento la noche va a comenzar a durar un poquito más y va a haber menos luz, entonces ese día se hace un ritual, porque lo que significa simbólicamente es que vamos a dar el paso hacia la parte oscura del año y la transformación.

La parte oscura significa irnos hacia adentro de nosotros revisando qué necesitamos, qué tenemos que soltar, etc. Es un momento de organización.

¿Y qué hay de esos hechizos para conseguir ligue o espantar a la suegra?

Un hechizo tiene que ver con mi voluntad. Por ejemplo, yo quiero un nuevo trabajo y quiero que se me abran las puertas, pero si daña a alguien entonces ya no es wicca, porque además nosotros entendemos que todos estamos unidos, y si lastimo a alguien eventualmente me daño a mí misma.

Así que yo puedo abrirme puertas, impulsarme, pero no puedo pasar por encima de la gente, no puedo saltarme el libre albedrío de alguien y decir ‘quiero que este tipo ande conmigo y lo voy a amarrar a mí’.

También siempre digo que la adquisición de poder tiene que ir de la mano de un proceso de cuestionamiento y limpieza personal, porque muchas veces para hacer un hechizo tienes que estar muy seguro de por qué lo estás pidiendo y que no estés cubriendo o tapando una herida o una necesidad que no quieres ver o trabajar.

¿Todos esos rollos esotéricos como los ángeles y el tarot también forman parte de la wicca?

Aquí entra un poco mi parte académica, porque pienso que hay un problema de profunda incomprensión sobre qué es cada cosa. Creo que esto tiene que ver con que la gente que tiene un llamado esotérico o espiritual le entra a todas las cosas que tiene a la mano, pero yo sí creo que hay separaciones muy claras. Por ejemplo, el tema de los ángeles y arcángeles sigue una mitología judeocristiana cuyos valores están radicalmente opuestos a los de un pagano, a un Wicca por ejemplo. Yo que soy muy purista en ciertas cosas, no mezclo.

El tarot igualmente fue producido en una cultura monoteísta. A lo que me refiero es que en el ámbito del pensamiento judeocristiano, este mundo no tiene gran valor, ni nuestros cuerpos ni los elementos. Estamos aquí de paso, casi por castigo, y de nosotros solo importa el alma que es lo que se va a ir a otro lado, pero para un pagano el mundo es sumamente importante, es sagrado. No es un castigo, el cuerpo no es una cárcel, el alma no está esperando ser liberada, estamos aquí viviendo en comunión con el mundo y lo que es mundano es al mismo tiempo sagrado.

Para mí hay un gran problema y es que no tenemos conciencia histórica y si no tenemos esa conciencia no sabemos de dónde vienen las ideas, porque las ideas también tienen fecha de nacimiento, no son atemporales ni universales.

Por ejemplo, muchas mujeres acuden a la wicca porque están hartas de vivir en un mundo machista o en una religión sin referentes femeninos respetables –más que si son vírgenes– y quieren cuestionar las ideas con las que crecieron y el mundo en el que viven, pero no tienen las herramientas suficientes, no lo llevan hasta el nivel que yo creo que se debería llevar, y entonces comienzan a mezclar conceptos que no combinan. Como, por ejemplo, seguir considerando que la menstruación es algo sucio que se tiene que esconder. Tenemos que cuestionar hasta qué punto lo que creemos hoy –y que ya no tiene una relación aparentemente religiosa– viene del pensar judeocristiano.

¿Qué conceptos erróneos crees que la gente tiene sobre las brujas?

La gente tiende a pensar que una bruja es una mujer con poder, y que usa ese poder para satisfacer sus caprichos y los de otros, por eso daña y es un peligro. También creen que la brujería está relacionada con Satanás y esos entes del inframundo en los cuales no creemos, porque no pertenecen a nuestra mitología.

Antiguamente, las mujeres tenían su coto de poder igual que los hombres y poseían conocimientos sobre hierbas, medicinas, energías, etc. Obviamente esto no se ajustaba a las ideas de los cristianos, y entonces en algún momento deslegitimaron este poder de las mujeres mediante el concepto de la bruja como algo negativo, y eso sigue presente.

Hay una gran malinterpretación de que quien se mete en la wicca va a entrar en un mundo oscuro, en donde las energías son negativas y góticas, y no. Estamos en contacto con todas las energías y la de la parte oscura ni siquiera tiene que ver con algo malo, sino con replegarte hacia el interior.

¿Cómo incorporas la Wicca en tu día a día?

Yo soy algo radical. Lo primero que hago cuando llego a mi casa es prender una vela en mi altar y saludar a los dioses y a los guardianes de mi casa. También celebro las 8 fiestas del año wiccan, que son los dos equinoccios, los dos solsticios y las fiestas que hay entre ellos. Esos son mis días festivos indudables y pase lo que pase celebro esas fechas. Algunas son de carácter festivo y otras más solemnes.

¿De qué forma crees que la brujería está relacionada con el feminismo?

Dentro de la mayoría de las religiones paganas, no sólo de la wicca, la mujer está representada de muchas formas y arquetipos distintos. Si bien durante muchos siglos la mujer ha estado condenada a definirse en muy pocos arquetipos muy castigados –está la virgen o la puta y se acabó– en las religiones paganas hay muchas formas, todas las naturalezas de lo femenino y lo masculino son aceptadas.

Está la mujer guerrera, la maternal, la estudiosa, la sabia, etc. y todas son celebradas y respetadas. Entonces entrar a esto también tiene que ver con aceptar tu naturaleza sea la que sea.

¿Crees que ser Wicca influye en tu estilo personal y la manera en la que te muestras al mundo?

Claro, por ejemplo hay fechas muy importantes en las que me tatúo emblemas que son especiales para mí y forman grandes directrices en mi vida. También, generalmente traigo conmigo símbolos y piedras que desde este conocimiento te apoyan y te dan algo en el día a día.

Otra cosa es que me pongo muchas faldas, por esta cuestión del contacto con la tierra y no bloquear tu energía. Creo que se refleja sobre todo en los accesorios y cosas que me pongo.

¿Por qué crees que cada vez más gente está interesada en retomar ciertas técnicas ancestrales?

Está claro que el modelo racional-instrumental de la modernidad se saturó a sí mismo, cayó por su propio peso, así que la gente –consciente o inconscientemente– está buscando recuperar la sabiduría ancestral, todo lo que el cristianismo y la razón mataron. Ahora nos damos cuenta de que estuvimos equivocados durante 2 mil años y queremos recuperar ese conocimiento.

¿Qué le dirías a alguien que está interesado en ser bruja?

Creo que siempre que esto le llama a alguien es por algo. Tienes algo que recuperar ahí, algo que estás pasando y tu alma te lo pide por alguna razón, así que lo primero es que lean y se documenten bien. Que sea su capacidad de discernir la que les diga qué camino tomar. Hay muchas ramas del paganismo, Wicca no es la única, aunque es una muy buena entrada.

A partir de ahí pueden buscar si hay algún grupo en el que se sientan bien. O también pueden tomar el camino del wiccan solitario, que son las personas que no quieren o no pueden establecer un grupo y se guían a sí mismos, que también es correcto. Aunque yo siempre digo que la visión de alguien externo con quien puedas compartir ideas sirve mucho.