Cómo usar (y sobrevivir) a los grupos secretos de mujeres en Facebook

mujeres en Facebook

Todo empieza con una inocente notificación, un minúsculo recuadro rojo en la parte superior derecha de tu cuenta de Facebook. “Has sido añadida al grupo ‘Mujeres Fabulosas Unidas’” (o algún otro nombre igual de cursi). Le das un clic, inocente, llena de curiosidad, pero nada puede prepararte para lo que estás a punto de presenciar.

En cuanto entras descubres que estás en una especie de Matrix, la deep web de las señoras. ¿Qué quieres conseguir? ¿Trabajo? ¿Botargas en forma de pez espada? ¿Pasteles hechos con lágrimas de unicornio? Todo lo encuentras. ¿Quieres dar un perrito en adopción? ¿Necesitas quejarte de tu marido o tu vecina? Bienvenida, estás en casa.

Los grupos secretos de Facebook para mujeres se han vuelto cada vez más populares. Los hay por temática: para mamás primerizas, para mujeres emprendedoras o para quienes simplemente tienen demasiado tiempo libre. Y también por región, de acuerdo a la ciudad en la que vivas. Y aunque estas comunidades pueden llegar a ser altamente beneficiosas, hay una serie de reglas que debes conocer para poder navegar sana y salva en ese mar de fotos pixeladas, cadenas de oración y anuncios con tipografía Comic Sans.

Aquí nuestra guía de etiqueta para sobrevivir a los grupos secretos de mujeres en Facebook:

1- El puntito mitotero.

Si haces un sondeo rápido por cualquiera de estos grupos descubrirás que existe algo muy preciado llamado “puntito mitotero”, que no es otra cosa que un punto en los comentarios de alguna publicación. Sí, un simple punto. Así: [  .  ]

¿Y por qué es tan codiciado? Porque lo que hace es responder al algoritmo de Facebook que da prioridad y visibilidad a las publicaciones con más interacción. Así que a mayor puntitos ­–o comentarios en general­– en un post, mayor popularidad. Algo así como las calcomanías que intercambiabas en la primaria.

2- Deja que el karma haga lo suyo.

Dicen que en el dar está el recibir, y una vez que dominas el puntito mitotero es momento de apoyar las causas que más resuenen contigo. Hazlo sin esperar nada a cambio, y quizá cuando tú necesites ayuda el Dios de los grupos de mujeres en Facebook (si es que existe) te recompense. Al final del día el chiste de estos grupos que es los usuarios sean activos y se apoyen mutuamente. Ayúdame a ayudarte.

3- No hagas berrinche si no te hacen caso.

Ok, digamos que te tomaste el punto anterior muy en serio y siempre le das puntito a todo mundo, apoyas, compartes y ayudas, pero cuando tú publicaste que tienes un negocio de sándwiches de nopal nadie te peló. Entonces lo publicas de nuevo… y nada. Hasta que finalmente escribes un post de #desahogo reclamando por qué si hay 30,000 usuarias en la página del grupo, tu Fanpage sólo tiene 3 likes (uno de de ti misma y otros 2 de tus mejores amigas).

Por favor, no hagas esto. Aquí el karma no tiene nada que ver. ¿No has pensado que quizá el problema es que a nadie le gustan los sándwiches de nopal? Es cruel, pero puede ser verdad.

4- Desactiva las notificaciones.

Por paz mental (y productividad). A menos de que te interese seguir el trama y desenlace de una publicación en específico, desactiva todas las notificaciones. De lo contrario, te encontrarás con 100 alertas nuevas cada dos minutos, y eso desquicia a cualquiera.

5- Antes de preguntar, ¡usa el buscador!

Como si fuera Google, en la parte superior derecha de los grupos hay un cuadro de búsqueda. Utilízalo antes de hacer una pregunta, porque cabe la posibilidad –en el 99% de las veces– de que alguien más ya la haya hecho.

Por ejemplo, quizá necesitas información sobre dónde comprar brownies sin gluten. Con una rápida búsqueda introduciendo las palabras «sin gluten» puedes encontrar tooooooodas las publicaciones que se hayan hecho sobre ese tema. Aprovecha el conocimiento que ya está ahí.

6- No te creas todo lo que ves.

Aunque la mayoría de estas páginas establece en sus reglas que no se deben ofrecer diagnósticos médicos, productos pirata, ni información fraudulenta, la tentación es demasiado grande como para dejarla pasar.

Si ves que alguien promete unas sospechosas pastillas para adelgazar sin esfuerzo, aléjate, no lo leas. Si ves que ofertan un trabajo en el que sólo necesitas invertir dos horas de tu tiempo al día para ganar 100,000 pesos al mes, olvídalo, probablemente es algo piramidal. Simplemente usa el sentido común y procura contratar servicios de mujeres recomendadas por la comunidad o que tengan bases para corroborar su trabajo.

Por último, recuerda que en estos grupos conviven todo tipo de mujeres. Con algunas podrás coincidir en puntos de vista, pero con muchas otras no. Cada quien decide qué uso y tiempo le dedica a estos foros que funcionan a la par como grupo de apoyo o sección amarilla.