Objetos hermosos para regalar (y coleccionar) hechos por ilustradoras mexicanas

objetos ilustradoras mexicanas

Pines. Siamés Escalante / Ilustración. Silvana Ávila / Libreta. Andonella

A riesgo de sonar como una mal agradecida, debo confesar que cada vez me dan más flojera los regalos genéricos. Y por genéricos me refiero a las típicas cosas que la gente regala cuando no tiene idea de qué comprar: los aretitos con zirconia de la tienda departamental; la agenda “cool” de la librería; la blusa (que ni es de tu talla) de alguna boutique de fast fashion… Sin embargo, algo que invariablemente me gusta recibir (además de plantas) es algún objeto que tenga que ver con ilustración.

Ya sea un cuadro, pines, cerámica, zines, postales, parches, bolsas o stickers, ver los trazos de un artista migrando hacia objetos que sirven, no solo para decorar un lugar, sino también el alma, siempre me pone de buenas. Así que para romper con esa epidemia de regalos despersonalizados, decidí reunir el trabajo de varias ilustradoras que me gustan mucho y que además han diversificados sus creaciones de muchas formas distintas.

Mariana Motoko

Minimalistas, como mi alma, las ilustraciones de Mariana me gustan porque tienen cierta nostalgia que duele y a la vez es bonita. Sus trazos limpios y monocromáticos –con alma japonesa– se ven fantasticos en cualquier formato, llámese pines, postales o hasta sudaderas.

Una foto publicada por ???? (@mariana_motoko) el

Emilia Schettino

Encontré el trabajo de Emilia por azar, navegando en Instagram, y de inmediato me encantó. Hubo algo en la sutileza y sencillez de sus trazos que conectó conmigo en automático, así que sin pensarlo dos veces la contacté y le compré 3 ilustraciones que ahora tengo enmarcadas en mi departamento y oficina.

Mujer con naranja 🍊 #illustration

A post shared by Emilia Schettino (@desdemona1) on

Silvana Ávila

Los sueños son del color de los dibujos de Silvana, quien además de imprimir sus diseños en libros y prints, también los ha llevado al mundo textil creando pañuelos de lo más lindos. Otra excelente opción para regalar es su calendario ilustrado 2017 llamado “Jardines Secretos”.

Una foto publicada por Silvana Ávila (@hola.silvana) el

Siamés Escalante

A Siamés la conocí porque me obsesioné con una serie de ilustraciones que hizo de unas chicas con cabello galáctico, de las cuales eventualmente compré una.

Su trabajo me fascina porque además de tener una atención impecable al detalle –y una capacidad tremenda para proyectar emociones– refleja un mundo fantástico en donde las mujeres son seres místicos y los gatitos son astronautas.

Una foto publicada por Siames Escalante (@siamesescalante) el

María Conejo

El tema principal de las ilustraciones de María es el cuerpo femenino al desnudo, en todas sus posiciones y contorsiones, lo cual da como resultado imágenes súper potentes. Además de sus prints, sus zines son una opción perfecta para regalar –o coleccionar–. Otra opción es alguna pieza de su reciente colaboración con la diseñadora de lencería Marika Vera.

Una foto publicada por Maria (@maria_conejo) el

Caca de oruga

El trabajo de Minerva (bajo el pseudónimo Caca de oruga) siempre me pone de buen humor, no solo por lo divertido del nombre, sino porque es simple y sencillamente adorable. Piensa en trazos limpios y personitas coloridas disfrutando de la vida, bailando, bebiendo y tomando el sol.

Una foto publicada por Caca de Oruga ???? Minerva GM (@cacadeoruga) el

Andonella

Sigo el trabajo de Andrea desde hace algún tiempo, pero no había tenido oportunidad de conocerla sino hasta que me la topé en un evento de Sonia Rykiel en el que ella estaba haciendo ilustraciones. Sobra decir que me formé en la fila para ser retratada y ahora tengo un dibujo suyo totalmente personalizado. Lo que me encanta de su trabajo –que puedes comprar en pines, libretas, calcomanías y prints– es el tono ácido y humorísitico con el que ilustra.

💕Hi 💕Tqm💕Bye💕Jeje💕Ah nu ma💕Es la cura💕

A post shared by Andonella 🦇🖤 (@andonella) on

Ev Alarcón

Cuando la creatividad de Evelyn no está derramándose sobre el papel muta a la cerámica, con la que crea hermosas macetas, vasijas y floreros que son el reflejo de un mundo fantástico en el que los conejos y los colores pastel tienen un lugar muy especial.

Una foto publicada por Ev Alarcon (@ev_alarcon) el