Clasificación de haters según sus usos y costumbres

Película Mean Girls

Foto. Mean Girls

Ah, los haters, esos curiosos especímenes de mecha corta y dudosa autoestima que se regocijan esparciendo comentarios negativos sobre gente a la que poco o nada conocen. Han existido en el mundo desde tiempos inmemorables, pero las redes sociales se han convertido en su parque recreativo, en su carnaval de despotrique. Sin embargo, aunque todos pueden llegar a ser detestables, es erróneo pensar que todos los haters son iguales. Por ello, el Centro de Investigación de Estudios Sociales Malvestida (CIESM) se ha dedicado a analizar y clasificar a estos personajes, para que la próxima vez que te los encuentres puedas identificarlos y saber cómo afrontarlos.

Hater pride queen
La reina del carnaval de los haters. Es el tipo de persona que se siente orgullosa de que los demás la consideren hater. Dentro de su retorcida mente, mostrarse como una persona bitchy es sinónimo de autoridad y respeto.

Cómo afrontarlo: Ignóralo. No existe nada que odie más que pasar desapercibido. Si hablas sobre él –incluso si es para decir algo malo– sólo lograrás que cumpla su objetivo.

Hater retórico
Es el que cree que todo lo sabe y busca imponer su opinión como la única verdad absoluta. Se la pasa corrigiendo hasta lo que no hay que corregir y siempre cree que podría hacer las cosas mejor que cualquier otra persona.

Cómo afrontarlo: Recuérdale que también es humano y ha errado en alguna ocasión, como cuando escribió “hiba” en un tuit.

Hater pasivo-agresivo
Aunque por lo general no menciona al objeto de su ataque, es MUY fácil deducir de quién está hablando. Reconocerás sus mensajes porque suelen estar acompañados por el emoji de las manitas con esmalte.

Cómo afrontarlo: Realmente no hay necesidad. Sobre todo, porque muchas veces ni te enterarás de que está hablando de ti.

Hater enfermo mental
Es el típico que cayó de cabeza cuando era pequeño y sufrió consecuencias catastróficas e irreversibles en su personalidad. Este tipo de hater es el más agresivo e irracional. Simplemente despotrica ante la menor provocación –o incluso sin provocación–. Además, es el desvergonzado al que le encanta poner nombre, apellido, @, y tipo de sangre cuando escupe veneno sobre alguien.

Cómo afrontarlo: Bloquéalo, repórtalo, pide una orden de restricción y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.

Hater circunstancial
Por lo general es alivianado, siempre y cuando no te metas con alguno de los elementos que considera sagrados: llámese religión, política, futbol, Star Wars, RuPaul o Belinda… Es un fan absoluto y consagrado de sus clavadeces y no permite críticas al respecto. Jamás provoques su ira, las consecuencias pueden ser irreversibles y estar llenas de faltas de ortografía.

Cómo afrontarlo: Irrítalo sólo por diversión y para poner a prueba su tolerancia, porque no importa cuántas veces escribas, te contestará una y otra vez defendiendo su punto.

Hater insatisfecho
Nunca va a estar de acuerdo con lo que hagas y se asegurará de que lo sepas, porque dentro de su negativa y predispuesta mente poco importa que hagas algo increíble o algo nefasto, igual es una porquería. La particularidad de este hater es que, por mucho que desprecie tu trabajo, jamás te dará unfollow. Saber qué estás haciendo en todo momento es tan indispensable para él como respirar, además es su tema de conversación favorito.

Cómo afrontarlo: No lo hagas, en el fondo este tipo de hater es tu más grande admirador.

Hater revolucionario
Es el que cree que cualquier comentario que no esté involucrado con salvar el planeta es una frivolidad. Olvídate de hablar de tus third world problems o compartir el video del conejito que se cae al tratar de saltar de la cama, pues lo que seguramente recibirás a cambio es un mensaje que diga: “Si la gente invirtiera el mismo tiempo que desperdicia viendo estos videos ridículos leyendo sobre el cambio climático, el mundo sería un lugar muy diferente”.

Cómo afrontarlo: Comparte el video del conejito que se cae… en SU muro de Facebook.

*Cabe mencionar que todas las categorías anteriores no son excluyentes, por lo que un mismo hater puede ser muchos tipos diferentes de hater al mismo tiempo.

¿Ubicas alguna otra variedad de estos seres?