¡La sensualidad es autoconocimiento! Algunos consejos para conectar contigo misma

La sensualidad es mucho más de lo que nos hacen creer y descubrirlo es un viaje con muchas recompensas. En alianza con la marca francesa ETAM, que encuentras en exclusiva en Liverpool, te contamos un poco más de cómo puedes usar la sensualidad como una herramienta de autoconocimiento. 

sensualidad autoconocimiento

¿Qué te hace sentir sensual? Muchas veces pensamos que la sensualidad es algo que otra persona nos otorga, que depende de cómo nos vean desde afuera o incluso de si nos ajustamos a los ideales de la mirada masculina. 

Sin embargo, nuestra sensualidad puede ser para nosotras. Porque una vez que conocemos lo que nos parece sensual, lo que nos hace sentir bien, se abre un mundo entero y una nueva relación con nosotras mismas. 

En colaboración con ETAM, la marca de lencería, trajes de baño y loungewear que celebra el concepto de libertad francesa, te traemos algunos tips para explorar y conectar con lo que tú consideras sensual. 

3 ideas para explorar tu sensualidad como autoconocimiento

¡Experimenta con las selfies!

De nuevo, es fácil pensar que las selfies coquetonas y las seminudes solo son para mandarle a alguien más, pero te invitamos a que veas lo diosa empoderada mágica poderosa que te puedes sentir cuando las tomas para ti.

¿Cuáles son los ángulos que te encantan?, ¿cuál es el tipo de ropa interior que a ti te parece la más sensual?, ¿o lo tuyo más bien es la ropa deportiva? No es fácil, porque tenemos un montón de ideas preconcebidas de lo que “es sexy”, así que este es un proceso que puede tomar tiempo y reflexión.

Pero no te preocupes, ¡nadie te está viendo!, solo eres tú, tu celular y tus ganas de explorar la sensualidad. Atrévete a sacar tu versión más posona.

sensualidad autoconocimiento
Conjunto deportivo de ETAM

Involucra todos tus sentidos

La sensualidad no se trata solo de cómo te ves, se trata de ejercitar toooodos los sentidos. Entonces, en este camino del autoconocimiento hay que explorar qué te gusta SENTIR. ¿Qué sabores y texturas prefiere tu boca?, ¿qué tela (o ausencia de tela) le dan placer a tu piel?, ¿cuáles son los sonidos que te dan cosquillitas de felicidad?, ¿eres más de olores cítricos o dulces?

La exploración es un fin en sí mismo, el darte el tiempo de no solo existir sino experimentar plenamente todo lo que tu cuerpo te permite. Elige un sentido por día o por semana y prueba todas sus posibilidades. Puedes anotar en una libreta lo que vas sintiendo, los olores que llegan a ti a lo largo del día o la textura de lo que te rodea.

Piénsalo como un ejercicio de atención plena, un apapacho del mundo para ti misma.

La sensualidad es movimiento

El mundo de la sensualidad no es estático, es un viaje de descubrimiento constante. Cambia de hábitos y estímulos cada que puedas para continuar en este nuevo compromiso con tu placer. 

Pero también, literalmente, ¡muévete! Pocas cosas nos hacen sentir más sensuales que sentir las muchísimas formas en las que nuestro cuerpo puede moverse. Baila, brinca o gira sobre tu propio eje. Párate de puntillas y estira tus manos al cielo, siente todo el espacio que eres capaz de ocupar. O túmbate sobre la cama echa bolita y descubre qué tan compacta puedes ser. Tu cuerpo es tu casa y puedes habitar cada centímetro de ella.

Al final recuerda que la sensualidad es algo que se trabaja todos los días y que nos conecta con un lado más intuitivo de nosotras mismas. Hay muchísimas formas de experimentarla como un proceso de autoconocimiento y curiosidad, tú decides cuál es la que mejor te funciona.