5 cosas que probablemente no sabes sobre la vulva y, créenos, ya deberías…

la vulva

Foto. Conceived in Brooklyn

¡Gracias por existir, Internet! Y todavía más, gracias por existir, gente creando información valiosa sobre sexualidad en Internet.

Recientemente encontré el podcast de la feminista y activista Alicia Delicia, llamado Sexualidad deliciosa, en donde no solo me entretuve muchísimo con su forma tan amena de explicar la sexualidad positiva, sino que también aprendí algunas cosas que –a mis casi 30 años– no sabía sobre mi vulva. Ya sé, shame on me.

Así que como servicio a la comunidad –y porque creo que es importante que tanto hombres como mujeres sepamos cómo funciona el cuerpo femenino– aquí te cuento algunos puntos muy interesantes sobre el podcast y también te invito a que lo escuches de principio a fin y después lo compartas con quien más confianza le tengas.

La vagina quizá no es lo que crees

Un error muy común es que utilizamos la palabra vagina para referirnos a los genitales femeninos en general. Sin embargo, la vagina es únicamente el conducto interno y realmente no se ve. Así que usar expresiones como “me fui a depilar la vagina” o “se te marca la vajayjay con ese pantalón” es una falacia.

La palabra que realmente deberíamos usar es vulva, ya que como explica Alicia “la vulva son todos los órganos sexuales exteriores, lo que conocemos como genitales, y que constantemente se le atribuyen al género femenino”.

la vulva

Foto. Conceived in Brooklyn

Cada vulva es única… y eso está bien

Tenemos la idea de que la vulva perfecta es esa que se ve como emoji de duraznito 🍑 (con los labios exteriores cubriendo por completo los interiores) y una rayita divisoria, pero ese no siempre es el caso. Las vulvas vienen en varios tamaños, colores y labios.

“Es muy común que los labios interiores, que son pliegues y que cuelgan, sobresalgan a los labios exteriores… No hay nada, absolutamente nada, malo con esto. Lo digo porque en los últimos años ha tomado auge esta cirugía que se llama labioplastía,  que se dedica a recortar ciertas partes de la vulva, incluyendo los labios interiores. Esto es mutilación genital, y la razón por la cual se hace es meramente estética. Es decir, no había justificación medica para que esto sucediera”.

la vulva

Foto. Conceived in Brooklyn

 

¿Cuántos orificios hay?

Ni uno, ni dos, “todas las mujeres tenemos al menos 6 orificios” dice Alicia, y aclara que hay mujeres que incluso tienen más. ¡¿KHÁ?!

Aquí te presentamos el paquete básico:
– Meato urinario: por donde hacemos pipí.
– Introito vaginal: la entrada de la vagina que lleva hasta la matríz.
– Ductos parauretrales o glándulas de anarcha: son por las que podemos eyacular y tenemos al menos dos, una del lado derecho y una del lado izquierdo.
– Dos glándulas dentro de la pared vaginal a través de las que podemos liberar lubricante “este líquido que es muy muy rico en azúcar y otras vitaminas, y que ayuda a tener muy bien humectada nuestra vulva”.

la vulva

Foto. Conceived in Brooklyn

Las mujeres también tienen próstata

Sí, es neta. Y aunque ya lo habíamos hablado en Malvestida (en esta nota), no está de más recordarlo: las mujeres también pueden eyacular.

“Es muy importante que reconozcamos que tenemos esta próstata y que todo este tejido es una glándula que está alrededor de la uretra, el canal por donde sale la pipí, que es lo que viaja y conecta desde la vejiga hasta que sale”, explica Alicia.

“Alrededor vamos a encontrar todo este tejido que son un montón de ganglios, que están ahí y que se llenan de líquido y son los que podemos eyacular, tanto a través de la uretra (es decir, por el mismo hoyito por dónde sale la pipí) como por estas glándulas parauretrales (que es el nombre médico) o glándulas de anarcha”.

la vulva

Foto. Conceived in Brooklyn

El clítoris es el equivalente al pene

A pesar de que muchxs podríamos pensar que la vagina es en la mujer lo que el pene en los hombres, la realidad es que ese título se lo lleva el clítoris, que también tiene prepucio y glande.  [Más info sobre el clítoris aquí]

“Cuando nos estamos desarrollando dentro del útero tenemos las mismas características o los mismo genes, que se van a desarrollar en lo que van a ser nuestros genitales. Cuando hay más presencia de testosterona se comienza a formar el pene y descienden los testículos, y cuando hay más presencia de estrógeno se comienza a formar el clítoris y suben estas gónadas para convertirse en los ovarios”.

Por eso cuando hay excitación sexual el clítoris se erecta y el capuchón que lo cubre se retrae, muy similar a lo que pasa con el pene.

¿Tienes ganas de saber más? Escucha el capítulo completo de Sexualidad Deliciosa:

Todas las imágenes en esta nota son del maravilloso proyecto Conceived in Brooklyn, puedes comprar tu disfraz de vulva haciendo clic aquí.