5 consejos para que tus finanzas personales lleguen vivas a final de mes

finanzas personales

A todas nos ha pasado que el día que recibimos nuestro dinero cenamos langosta, nos movemos en  limosina y sentimos el olor de la abundancia en nuestro rostro, pero a final de mes estamos convencidas de que es posible tener una dieta balanceada a base de atún de latita y decidimos caminar a cualquier destino para evitar problemas cardíacos, pues ya sabes, la salud es lo primero.

Poco nos cuentan sobre cómo administrar nuestras finanzas personales. Generalmente lo que se va aprendiendo gira en torno al ensayo y error, a la desorganización y, en ocasiones, al recibir nuestro dinero y ver cómo se esfuma de nuestras manos lentamente (o todo lo contrario).

Por eso hoy te voy a platicar sobre 5 consejos que nos ayudan a administrar nuestro dinero de manera positiva y encaminarnos a lograr nuestra única y verdadera meta en la vida: conquistar el mundo y ser la nueva versión del Gran Gatsby.

Siéntate en un lugar cómodo… relájate, inhala por la nariz y exhala lentamente. ¿Lista? Empecemos.

1. El dinero no resolverá tus problemas, tus emociones es posible que sí.

Seamos sinceros, en algún momento hemos pensado que tener más dinero sería la solución a nuestra mala/nula administración financiera, sin embargo si no somos organizados en lo “poco” ¿realmente qué podríamos hacer con “mucho”?

Cuando hablamos de problemas financieros es posible que tengamos que darle una mirada a cómo estamos emocionalmente. En ocasiones es difícil organizar algo externo cuando existen cuestiones internas en descontrol.

No se puede tapar el sol con un dedo, lo que sí se podría es ir descubriendo cuál es la razón por la que queremos taparlo e ir sanándonos. A final de cuentas recibir y encarar al sol podría ser muy reconfortante, así como lo es dominar nuestra administración financiera. En conclusión repite conmigo: ¡NO AL RETAIL THERAPY!


2. Recibe y divide

Existen dos tipos de gastos en nuestra vida: los fijos (servicios de telefonía, luz, comida, transporte, el pago al jardinero cada mes, colegiatura o todo aquello que tiene un día de pago y es constante) y los gastos variables (regalos, salidas, compras, arreglos en la casa, servicios del coche, etc). Si eres de las personas que acostumbran ir pagando gastos fijos conforme se van presentando y sin control, es momento de detenerte.

Sí, entiendo que el ser aventurera es atractivo para muchas cosas, como para ligar, por ejemplo, pero en cuestiones financieras, te sugiero encontrar a tu “yo controladora” que te ayude a dividir el dinero al recibirlo y no después.

¿De qué se trata esto? De que el día que te entreguen tu sueldo te tomes un momento para organizarlo, planeando TODOS los gastos del mes. Una manera práctica es utilizar sobres para cada cosa y así vivir de manera organizada el resto de tus días.

giphy-49

3. Lleva registros

Desde tener un formato de Excel en el que se vacíen semanalmente todos los ingresos y egresos; utilizar alguna aplicación para llevar el control en el momento en el que realizas un gasto o, si lo deseas, regresar al tiempo de las cavernas y utilizar lápiz y papel. De la manera en la que te sea más cómodo, pero es tiempo de llevar la administración total de tu dinero, y esto no lo lograrás si no empiezas a llevar registros.

Muchas personas se llevan una gran sorpresa al observar que ingresan más dinero de lo que pensaban, y también sirve para controlar nuestros gastos porque ¡qué pena encarar al Excel en la noche por hacer esa compra indebida! Una aplicación muy práctica y que a mí me ha salvado el pellejo es DollarBird, disponible para usuarios de Android y de iOS


4. No gastes más de lo que tienes

Lo sé, nuestra adicción al olor a “nuevo” es grande y nos produce una felicidad inigualable, pero de verdad no podemos seguir así. Nuestro registro de gastos nos ayudará a saber cuál es el monto disponible para nuestros “gustos” y poder organizarnos.

Tenemos que dejar atrás la frase “me lo merezco” y empezar a pensar  en “puedo comprarlo”. Ten cuidado con las tarjetas de crédito, pues no es dinero gratis, si no dinero que puedes utilizar eficientemente si te organizas para pagarlo a tiempo y evitar intereses. Un consejo: cuando te sientas en recaída a causa de ese maravilloso olor a nuevo de las tiendas, consulta con tu registro y si no es posible, sal corriendo. ¡24 HORAS!


5. Ahorra

Podrías pensar que la locura ha invadido todo mi ser al recomendarte ahorrar cuando sientes que el dinero “no te alcanza”, pero demos un repaso de nuestro día a día y pensemos en aquello que los especialistas no tan especializados llaman “gastos hormiga”. ¿Realmente tu día se definió gracias a aquel café tan deliciosamente caro de todas las mañanas? ¿Será que los antojos vespertinos de comida chatarra nos están llevando a nuestra meta de vida? En caso de tener un siniestro, ¿te salvaría la dicha que tuviste al tomarte ese café durante 10 años o el hecho de contar con ahorros para tu protección?

Por salud física –y mental– vale la pena gastar con consciencia y ahorrar al menos el 10% de nuestro ingreso. Existen fondos de inversión que hacen que nuestro dinero trabaje para nosotros, y también tenemos la opción de formar un fondo de emergencias que debe ser el equivalente a 6 meses de sueldo ¿Con cuál quieres empezar? Esto SÍ TE LO MERECES.

Jugar a ser Rico Mac Pato por un día podría ser divertido, pero comer sopa instantánea los 29 días siguientes podría ser estresante. ¡Es hora de tomar el control de tus finanzas personales!