PUBLICIDAD

Son mujeres, son latinas, son chingonas y están en Silicon Valley

Recomendado

Compartir

PUBLICIDAD
Foto. Christine Hume

En el paraíso de las empresas de tecnología, en una pequeña pero poderosa región en San Francisco, y que es el máximo anhelo de los emprendedores del siglo XXI, es el lugar a donde las mujeres latinas han llegado para demostrar sus talentos.

En ese nicho casi casi sagrado llamado Silicon Valley se han colado unas poderosas mujeres empresarias de origen latino que se han establecido con unas inmensas ganas de comerse al mundo y a la competencia para reivindicarse en el campo empresarial que mayormente es liderado por hombres. Se llaman Latinas in Tech y aquí les contamos su historia.

No ha sido fácil

Acoso sexual, discriminación por género y la desigualdad de sueldos por parte de empresas tecnológicas reconocidas —y de todo tipo también— son panoramas que continuamente enfrentan las mujeres en un mundo en el que los hombres aún se sienten en confianza para decidir y actuar de acuerdo a sus propios intereses.

De acuerdo a las cifras recolectadas por el diario El País, las mujeres ocupan solamente un 30%  (o inclusive un 12.42%) en cargos técnicos en las empresas de mayor prestigio en tecnología. Es decir, son siempre minoría.

PUBLICIDAD

El área de las inversiones y  las relaciones con otros emprendedores prácticamente están a cargo del sexo masculino, por lo tanto, las mujeres quedan prácticamente relegadas de los centros de poder por el esceptisismo de los hombres acerca de sus capacidades por el simple hecho de ser mujeres.

No ha sido fácil, pero cada vez más mujeres están rompiendo esta brecha empresarial, se están preparando más y utilizando su formación técnica para adentrarse en un mundo en el que están liderando puestos que antes ocupaban los hombres. Ella demuestran que es posible ser mujer, tener familia y estar a cargo de una de las empresas más importantes.

Latinas in Tech

Foto. Latinasintech

Este grupo surgió como una organización sin fines de lucro e integrada solo por mujeres latinas; esta busca conectar, capacitar y apoyar a las mujeres que trabajan en compañías de tecnología alrededor del mundo.

Más de mil mujeres se han unido y hay representantes de México, Chile, Brasil, Venezuela, Argentina, Colombia, Perú, Uruguay, Guatemala y Ecuador. Aquí ellas tienen el control y ocupan puestos de ingeniería, como líderes de desarrollo de negocios, inversionistas, profesionales en marketing, entre otros, en empresas de la talla de Apple, Facebook, IBM, Netflix y Yahoo!.

El grupo que comenzó en las empresas de Silicon Valley ahora se ha expandido a Austin, Texas y México como una red para el apoyo de sus carreras profesionales en constante crecimiento.

Comenzó con dos mujeres Rocío Medina y Gretel Perera, que juntas buscaron unir un grupo de chicas con sus mismas inquietudes y aspiraciones para trabajar como equipo y compartir sus experiencias laborales.

Rocío Medina

Foto. Linkedin Rocío Medina
PUBLICIDAD

Originaria de México, es la directora de Desarrollo de Mercado en Prezi. En donde combina su trabajo como madre, su cargo en una empresa de tecnología en crecimiento, y además comparte su experiencia en la organización Latinas in Tech.

«Las latinas e hispanas hemos estado fuertemente a la desventaja, tanto por nuestro género como por nuestro origen».

Rocío ha buscado que las mujeres se empoderen, que crean en sí mismas, que no se juzguen por tener una posición relevante en un mundo de hombres, creyendo que están en ese cargo por suerte o por error, sino que confíen en sus talentos y superen sus miedos.

Además de luchar por la desigualdad de género, sigue luchando para que la participación de las mujeres sea la misma que la de los hombres:  «Las mujeres también queremos que nos impulsen a llegar primero, a aspirar lo mismo y a no ser el sexo débil», mencionó en la charla «El poder de soñar» que dio para TED.

Gretel Perera

Foto. Linkedin Gretel Perera

Gerente de Relaciones Públicas Globales en HomeAway y originaria de Venezuela, es una de las fundadoras de Latinas in Tech; ella combina su trabajo en tecnología con su pasión por los viajes y la cultura.

«No es fácil llegar a un nuevo lugar, sobre todo cuando se hace por trabajo y no se conoce a nadie. Así que si encuentras a alguien que te dé una mano, puede marcar un antes y un después».

Es por eso que decidió brindar su apoyo y conocimientos a la red de mujeres Latinas que comienzan su camino en Silicon Valley y con las cuales promueve que aprovechen sus talentos y origen a su favor:

PUBLICIDAD

«Nosotras traemos la perspectiva internacional, las diferencias culturales que permiten que las compañías piensen fuera de sus fronteras», dijo Perera para Statesman.

Gretel lucha, además, por la discriminación a la que se enfrentan las latinas cada día en su trabajo, en que además de ser mujeres, las juzgan por su origen.

Ella ha creado una comunidad financiera y una red de poder –que antes era exclusivamente entre hombres– para que las mujeres se desarrollen, creen contactos, pasen información sobre nuevos puestos, posibilidades de expansión y cuáles son las compañías prometedoras a otras mujeres.

«Muchas mujeres han encontrado trabajos gracias a la comunidad o ayudaron a otras mujeres que recién empezaban a entrar en la industria» .

El girl power latino

En un país donde no es fácil destacar —y menos aun como latino— estas mujeres se han unido para que en el futuro se puedan cambiar esos paradigmas previamente establecidos. Hasta ahora han logrado que más chicas se sumen y ocupen puestos grandes en empresas de tecnología; la idea es estar respaldadas por otras mujeres que con su experiencia buscan apoyar a las nuevas generaciones.

La ideología que manejan asegura que necesitan creer que sí es posible, es posible ser una empresaria en tecnología o ser dueña de tu propia empresa. Se necesitan más mujeres como Latinas Tech que comiencen a creer en sus talentos y a luchar por un mundo empresarial en el que no seas menos por ser mujer, migrante o las dos cosas.

 

También te puede interesar:

Silicon Valley, tenemos un problema: entre las startups y el acoso sexual

 

Compartir