5 libros para sustituir tus series favoritas de Netflix

Orange is the New Black

Foto: Orange is the New Black

Siempre he amado leer. Es un dato básico sobre mí: soy la mayor de 4 hermanas, amo los postres y leo mucho y muy rápido… ¿O no? Hace unos meses me di cuenta de que esta parte de mi identidad corre peligro; en parte porque dejé de escribir reseñas quincenales para una página web y en parte por Netflix, pasé de leer dos o tres libros al mes a ninguno.

Sé que es ridículo y snob preocuparme por mi total de lecturas en Goodreads pero, más que eso, extraño mucho a mi yo lectora, a la persona que puede pasar todo un fin de semana acabando un libro de mil páginas. Así que poco a poco he comenzado a retomar el placer que me ha acompañado durante toda mi vida.

Aunque estemos a mediados de año, nunca es un mal momento para recordar los propósitos que fijamos en enero, y si tú como yo te has encadenado a Netflix, pero buscas regresar a las palabras, aquí te recomiendo libros relacionados con tus series favoritas.

The Americans
Una de mis series favoritas de los últimos años, The Americansnarra la muy sexy y muy peligrosa vida de dos espías soviéticos viviendo en Estados Unidos durante la Guerra Fría. Por supuesto que ya sabemos qué es lo que va a pasar a nivel geopolítico (bye, bye, Unión Soviética), pero eso no impide que nos involucremos en las vidas de los personajes y también que cuestionemos quiénes son los “buenos” y quienes los “malos”.

Esta sensación la tuve también al leer Las esposas de Los Álamos.  La novela de la estadounidense Tarashea Nesbit se centra en las personas al margen de otro acontecimiento histórico del siglo veinte: la construcción de las bombas atómicas que se detonaron en Japón y terminaron la Segunda Guerra Mundial.

Contada en primera persona del plural, a modo de coro, la historia toma lugar en Los Álamos, en donde se asentaron las familias de los científicos que desarrollaron estas armas. Las esposas se convierten en un “nosotras” que lleva al lector a conocer sus vidas, desde la duda ante el horror del que son parte hasta los inconvenientes de su quehacer diario.

Serie The Americans

Foto: The Americans

Master of None
Hubo una semana en la que solo quería hablar de Master of None. Aziz Ansari creó una serie tan personal como universal, que tocó temas como el racismo, el sexismo y las eternas dudas amorosas sin dejar de ser divertida o convertirse en un sermón.

La recomendación obvia es Modern Romance, el libro en el que Anzari investiga las relaciones románticas en la actualidad para descubrir cómo funcionan (o si acaso funcionan).

Si los capítulos centrados en la migración y el choque entre la tradición y la modernidad son parte de lo que te gustó de Master of None, tengo otra idea: lee a Jhumpa Lahiri. En especial su novela El buen nombre, en la que también encontrarás problemas amorosos y falta de comprensión entre generaciones, ya que el personaje principal se enfrenta a obstáculos para comunicarse con sus padres, quienes llegaron a Estados Unidos buscando mejores oportunidades para sus hijos, pero se niegan a perder sus costumbres.

Master of None

Foto: Master of None

Downton Abbey
Ver dramas de época es una de mis formas preferidas de relajarme. Vestuarios de ensueño, increíbles sets, gente rica hablando en exquisito acento inglés y lucha de clases, ¿qué más se puede pedir?

Uno de los principales temas de Downton Abbey es la relación entre los sirvientes y los dueños de la casa, la lealtad que se tienen unos a otros y cómo al avanzar el siglo veinte van muriendo las tradiciones que sostuvieron a la aristocracia británica por décadas. Es justo esto lo que explora Kauzo Ishiguro en Los restos del día, una novela corta narrada por Stevens, un mayordomo que, en el transcurso de un viaje por carretera para visitar a una antigua colega, se enfrenta poco a poco a la idea de que su patrón por 30 años, Lord Darlington, no fue un hombre honorable y se pregunta qué significa haber dedicado décadas a servir a una persona indigna. Si quieres ver la Segunda Guerra Mundial desde una perspectiva poco común y te gustan las descripciones de paisajes y la introspección, no te puedes perder este libro.

Downton Abbey

Foto: Downton Abbey

Orphan Black
Esta serie sigue a un grupo de mujeres unidas por los genes: son clones creados por una corporación que tienen que luchar por conservar su independencia y el vínculo que las une. Entre las secuencias de acción, la gran actuación de Tatiana Maslany y muchas pelucas, se esconde una pregunta básica: ¿a quién le pertenece el cuerpo de las mujeres?

En 1985, Margaret Atwood se hizo la misma pregunta y el resultado es una obra de ficción especulativa que también es una advertencia sobre lo que podía pasar. El cuento de la criada es un clásico que sigue la vida de una mujer que solo vale por su capacidad de reproducirse y que pierde la capacidad de decidir sobre su vida cuando un grupo de fanáticos religiosos toma el poder de su país.

Orphan Black

Foto: Orphan Black

Orange Is the New Black
Todos estamos obsesionados con esta serie, en la que el personaje principal, Piper Chapman, se convierte poco a poco en secundario para dar paso a las historias de mujeres de diferentes edades, religiones, orientaciones sexuales y razas.

De nuevo, aquí la recomendación obvia sería Orange Is the New Black, el libro de memorias de Piper Kerman en el que se basa la serie. Es en efecto una lectura entretenida e informativa sobre la vida en prisión, pero el tono es totalmente distinto a lo que disfrutamos en la pantalla.

Tal vez precisamente porque ese tono y esa estructura es tan innovadora es que el internet está lleno de respuestas a qué libro leer si te gustó OITNB. La mayoría recomiendan otras memorias sobre la prisión o investigaciones sobre cómo afecta el sistema a las mujeres, a las mujeres de color, a las mujeres LGBT. Sin duda son todas lecturas interesantes, pero no engloban todo lo que es la serie.

Traté en vano de pensar en un libro que reuniera lo que a mí más me gusta de la producción de Netflix, la gran cantidad de voces y perspectivas femeninas distintas, y llegué a la conclusión de que lo que debo hacer es leer más historias de mujeres de color, de mujeres LGBT, de mujeres pobres. Si no hay un solo libro como OITNB, la buena noticia es que hay muchos libros que pueden expandir nuestra idea de qué es ser mujer tanto como la serie.