Hepeated, una nueva palabra para agregar en tu diccionario

Vivimos en la era del internet, en la que cada mes aparece una nueva palabra, ya sea inventada o compuesta por otras ya existentes. Tal vez estas no lleguen a formar parte de ningún diccionario de lengua oficial, pero sí se ganarán un lugar en el diccionario preferido de los milleanials, el Urban Dictionary, así como en nuestro slang cotidiano. Ahora, la nueva palabra que toda mujer debe saber, es “hepeating” y viene de la unión de las palabras en inglés he (él) y repeating (repetir).

Ok, ¿alguna vez te ha pasado que estás en una reunión de trabajo, familiar o de amigos y dices algo, como una buena idea, un buen chiste, una buena opinión y nadie te pela? Pero ¡ohh sorpresa! Un minuto después un hombre dice EXACTAMENTE lo mismo que tú y la gente lo celebra y dice “¡Guau! ¿Cómo nunca antes a alguien se le había ocurrido?” Tú te quedas con cara perpleja, queriéndoles gritar: PERO SI YO LO ACABO DE DECIR.

Bueno, ya no tienes que sufrir porque el compañero, amigo, hermano, primo con aires de grandeza se apropie de tus increíbles ideas, ya puedes denunciarlo con la palabra hepeating.

La astrónoma y profesora Nicole Gugliucci fue quien acuñó el termino con sus amigas y tuiteó la palabra junto con los usos que se pueden hacer con esta. Para sorpresa de muchxs —ella incluida— su tuit ha sido tan popular que ya está cerca de los 70 mil RT y lleva más de 209 mil likes.

“Mis amigas han adoptado la palabra: hepeated. Es cuando una mujer sugiere una idea y es ignorada, pero entonces un hombre dice lo mismo y a todo el mundo le encanta”.

Pero Nicole en sus siguientes tuits explicó que no solo es un termino que puede ser bajado a la mujer, sino que también es algo que a la gente de raza negra le llega a pasar con los blancos.

“Hay tanta gente que niegan que esto pase. Y hay tantas investigaciones y evidencias que demuestran que les pasa a las mujeres y a los hombres y mujeres de color”, recalca Nicole.

En resumen, el hepeated –que podría ser primo hermano del mansplaining– ocurre cuando un hombre toma algo que una mujer dijo, lo repite como si fuera propio, y toma el crédito. Aunque, hay que decirlo, esto también puede pasar independientemente del género, porque hay personas que simple y sencillamente son odiosas.

En defensa del hepeated

Por si a alguien le surgió el pensamiento de que el término fue invento del resentimiento de una mujer “loka” o “feminazi” porque alguna vez le sucedió esto, te contamos una historia detrás del origen de hepeated.

Tan no de de locas es ese fenómeno que hace un año, The Washington Post publicó un artículo titulado “White House women want to be in the room where it happens”, y habla de una técnica llamada “amplificación” que era usada en las reuniones de gobierno, donde las mujeres se sentían ignoradas por ese fenómeno, y recurrieron a una estrategia para evitar que esto sucediera (al menos en la época de Barack Obama).

La amplificación ocurría cuando los puntos clave de las mujeres se escuchaban en las juntas, entonces estos se repetían dando crédito a quien se le ocurrió la idea. Esto obligó a otros en la sala –tanto hombres como mujeres— a recordar la contribución y quién lo hizo.

El hepeated de todos los días

En un sondeo rápido que hicimos, fue fácil saber que las historias de hepeated son algo común. Y aunque la mayoría de las historias que nos llegaron son de mujeres, también hay hombres que han sufrido de esto.

Caso 1

Mi equipo editorial estaba formado por puras mujeres. Con mi ahora exjefe, siempre que le presentábamos una idea ponía mil peros, decía que estaba mal, incompleta. Cuando contrató un hombre (de quien llegó a jactarse que contrató por ser muy inteligente) y este le proponía lo mismo que nosotras, entonces lo aceptaba y hasta lo aplaudía.

Nosotras presentábamos esquemas de trabajo con todos los cambios sugeridos y seguía estando mal. El chico nuevo la presentaba incompleta y el jefe jamás se quejaba.

Punto aparte es que solía hacer chistes machistas, como que las mujeres deberíamos hacer notas sobre planchar y bromeaba con que siempre teníamos problemas entre nosotras y entre hombres no eran así.

Caso 2

No sé si fue por ser mujer, pero sí porque era un maldito. Entró un jefe nuevo y me preguntó cómo podíamos hacer una cobertura de un evento y le dije mis propuestas. A los dos días llamó a todo el equipo para dar instrucciones de cómo proceder para ese evento y solo repitió lo que ya le había dicho como si fuera su idea.

Caso 3 (de un hombre no hetero)

Entre tejedoras rechazan mis ideas, pero llegan con el trabajo terminado según mis propuestas, las mismas que según al principio no les gustaban.

Y aunque en español tendemos a utilizar las expresiones tal cual se dan en inglés, creemos que debería haber un término para esto. ¿Cómo le llamarías tú al hepeated? ¿Alguna vez te ha pasado?

Tal vez te interese leer…

Los hombres me explican cosas (el libro para entender el mansplaining y otras cosas importantísimas)