‘Si no lo vas a reusar, rehúsalo’, ideas para reducir el plástico de nuestra vida

Para este año, pero también para toda la vida, la Organización de las Naciones Unidas lanzó un reto para quien quiera tomarlo: desechar todos los plásticos que sean prescindibles. Bajo el lema “si no lo vas a reusar, rehúsalo”, la intención del movimiento mundial para luchar contra el plástico es aminorar toda esa contaminación que representa el 10% de todos los residuos que generamos.

Estos tardan más de 100 años en degradarse y su reciclaje requiere de mucha energía (también contaminante).

Sabemos que puede sonar casi casi imposible de lograrlo, porque basta voltear para darse cuenta de que más de la mitad de las cosas que nos rodean están hechas de este material. El punto es más bien dejar de usar los productos plásticos que de plano no tienen ni razón de existir.

Aquí en Malvestida ya nos pusimos este reto y les compartimos esas acciones que creemos pueden sumar mucho a la causa de bajar la contaminación de plástico y unicel. Ok, tal vez no sea posible cumplirlas todas, pero entre más acciones positivas acumules, más ganamos.

Olvidar los envases plásticos de “solo una vez”

Sí, esa rebanada de pizza que pediste para llevar y que te dieron en un mega envase de unicel. El coctel de fruta que venden en un traste de plástico con su respectivo tenedor desechable. El café que tomas diario en las mañanas y que te dan en un vaso de cartón encerado, pero con tapa de plástico… Todos esos productos que —en la mayoría de las ocasiones— se usan una sola vez son los que están dejando los mares repletos de plástico.

En vez de eso… Pregunta en qué dan las cosas para llevar (un pedazo de pizza cabe perfectamente en una bolsa de papel) y así decide si lo llevas o no, o si te lo pueden empacar en algo no tan contaminante. Si compras fruta seguido, lleva mejor un tupper para que te la sirvan.

En México se generan 117 mil de toneladas de basural al día, al rededor del 12% son de plástico.

Imagen. ONU

Bebidas más ecofriendly

La practicidad de no estar cargando una botella para rellenarla de agua o comprar refrescos en botellas con su taparrosca ha hecho que envases de plástico pululen por todo el planeta. En algún momento pareció cool tanta comodidad, pero ya no más. ¡Ya no, así no!

En vez de eso… Es buena idea pedir siempre el tecito o café para llevar en nuestro propio envase reutilizable (o incluso mejor, llévalo de tu casa y así hasta ahorras un poco). Lo mismo ocurre con el agua para el gimnasio o para tener ahí a lado en la oficina e hidratarnos correctamente, es mejor si la sirves de un garrafón cuyo plástico se reutiliza.

Imagen. ONU

Esfuerzos en el súper

En 2006, en la Ciudad de México se hizo un esfuerzo por prohibir las bolsas de plástico no biodegradable en los supermercados. Las multas eran tan altas, que muchas de las cadenas comerciales comenzaron a omitirlas, pero al poco tiempo vimos que volvieron las bolsas en su versión “biodegradable”.

Sin embargo, podríamos ahorrarnos incluso esas y las que nos dan al comprar ropa. Ya es muy sabido que estas bolsas podemos omitirlas con tote bags o con el carrito del mercado (el de tela que usaba la abuela), pero ¿has pensado qué tantos empaques de plástico y unicel podrías sumar a tu causa?

Pensemos en las bolsas donde tomas las frutas y verduras. También en los empaques donde te ponen los embutidos y el queso a granel.

En vez de eso… Todo o anterior se puede reemplazar por tuppers, bolsas de tela o envases reutilizables que lleves de tu casa. Ok, sí vas a cargar con más cosas que la tarjeta de crédito, pero ¡lo vale!

Adiós a los popotes de plástico

De acuerdo con datos de la Semarnat, en México se usan 49,700 toneladas de popotes al año. Cada uno tarda hasta 100 años en degradarse y, en su mayoría, se usan solo una vez. Tal cantidad de plástico llega a los mares y causa daños terribles (si has visto el video donde una tortuga sufre por tener un popote atorado en su nariz, podrás entender el horror y jamás querer usar uno de esos).

Viendo este problema, en abril de 2018, los diputados avalaron la reforma a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos y dentro de ella que no se ofrezcan popotes en bares y restaurantes. En lo que se pone en vigor, mejor rechazar todos los que nos den en estos establecimientos.

En vez de eso… Es verdad que hay bebidas que no se pueden concebir sin un popote, como malteadas, frapés, smoothies. Para esas ocasiones, puedes optar por las popotes de papel, los de silicón o los de metal (aquí hay varias opciones).

Stainless steel straws are another great alternative to plastic straws. These are very easy to clean, strong, and long lasting! #StrawFreeBali #PlasticStrawsSuck #Indonesia #PlasticStraws #PaperStraws #sustainability #Straw #Free #Bali #Change #Awareness #Turtles #Ocean #Earth #Pollution #StopSucking #Student #Green #GlassStraws #SaveEarth #Plastic #Instagram #ChooseKind #followforfollow #followforfollowback

A post shared by Straw Free Bali (@strawfreebali) on

Bolsas biodegradables

A lo mejor te ha pasado que sí aceptas las bolsas del súper porque si no ¿en dónde echas la basura de la casa? ¿Dónde se pone la arena del gatito o la caca del perro?

En vez de eso… Para esas ocasiones, puedes comprar bolsas biodegradables. Ya hay varias marcas que las venden y no son tan costosas. Tal solo con entrar an Amazon encontramos todas estas.

Ropa libre de poliuretanos

Como ya hemos hablado aquí, mirar la etiqueta de la ropa es muy importante. No solo para cuidarla adecuadamente, sino para saber dónde fue hecha y de qué está hecha. En este plan de evitar los derivados del petróleo, puedes omitir todos los tejidos sintéticos, ya que son esos los que tardan más en degradarse y pasarán hasta 500 años en reintegrarse a la tierra. (Aquí puedes enterarte de cuánto tarda en degradarse una prenda).

En vez de eso… Opta por tejidos hechos con productos naturales como algodón (manta), seda, lino, lana. Ahora hay telas elaboradas con un componente de la leche. Este tipo de tejidos se reintegran a la tierra en pocos meses.

Desechables en las fiestas

Sabemos que es mucho más fácil abrir un paquete de platos desechables para esa fiesta de 70 personas que tienes en puerta, pero ¿y la contaminación? Llegan a la mente este tipo de imágenes y nos dan ganas de pasar dos horas lavando loza y cubiertos.

En vez de eso… Si de plano ya no pudiste evitar los platos desechables, entonces buscar materiales menos contaminantes como los hechos con papel o nopal (un invento 100% mexicano).

Envases de shampoo o jabón de manos

Estos son menos visibles que las botelleas de PET, pero no por eso menos contaminantes. Tal vez la peor práctica sea comprar muchos minienvases de shampoo y acondicionador en vez de una botella grande, pues se desperdicia más plástico. Pasa igual con el jabón líquido de manos, que en vez de tener un dispensador de cerámica o vidrio, compramos un envase de plástico nuevo cuando este se acaba

En vez de eso… Buscar tiendas que vendan jabón, shampoo, acondicionados y crema a granel. Hay muchos mercados que lo hacen y ya hay nuevos esquemas de negocio (como Botánica Granel) que ofrecen esta alternativa de rellenar envases con el producto.

Dinos si se te ocurren más ideas y las agregamos a la lista.