5 pasos para convertirte en un consumidor responsable

Cómo ser un consumidor responsable

El otro día me encontré a mi misma aspirando con toda la fuerza de mis fosas nasales el olor a nuevo de una bolsa que me regalaron en Junio. Todavía olía delicioso y me recordó a cuando abrí la caja de envío, no pude no sonreír. Luego pensé en qué pasaría, en qué sentiría, si me compraba otra bolsa u otra cosa, nada más por tener algo nuevo.

Este es un proceso mental que muchos (¿o todos?) experimentamos. Comprar cosas sin pensarlo demasiado es fácil. Como cuando vas a las ofertas de Zara y sientes que necesitas todas esas blusas que están en rebaja, pero poquísimas veces te pones a pensar en el proceso de producción de esa prenda de 100 pesos o en qué pasa con la ropa que desechas después de ponértela una vez o que se deshizo tras dos lavadas. Básicamente la pregunta clave es ¿cómo le hacen estas tiendas para vender la ropa a precios tan bajos?

Desgraciadamente la respuesta a esa pregunta es: a costa de irreparables daños al medio ambiente y violaciones a los derechos humanos. Prácticas poco éticas con el fin de reducir costos y generar más ganancias están presentes, no solo en la comercialización de ropa, sino también de cosméticos, comida, detergentes, ¡en todo! El tema es suficiente para darte escalofríos, pesadillas y hacerte sentir terriblemente culpable.

Sin embargo, hay maneras de cambiar tus hábitos de consumo gradualmente y convertirte en una consciente y responsable ciudadana del mundo. Aquí una lista de consejos para comenzar.

Infórmate
Posiblemente sea lo más importante y lo más fácil que puedes hacer. Con una simple búsqueda en Google aprenderás acerca de cómo se produce lo que sea que quieras comprar, comer, etc. También puedes ver documentales como The True Cost (para tu próxima sesión de Netflix & chill), que demuestra cómo grandes compañías de moda (esas donde la mayoría compramos) se hacen millonarias vendiendo prendas a precios ridículamente bajos y muchas veces a costa de daños medioambientales irreparables e incluso vidas humanas o animales 🙁

Querer vs. Necesitar
Antes de comprar algo hazte la siguiente pregunta : ¿Necesito este vestido/zapato/pantalón/etc.? Si la respuesta es no, es posible que nada más lo quieras comprar para satisfacer alguna emoción pasajera. En ese momento es en el que debes recordar la información que recopilaste en el paso 1, reunir fuerzas para no sucumbir y ¡voilá! Haz tomado una decisión consciente y ayudado al planeta.

giphy-22

Busca calidad en vez de cantidad
Escoge buena calidad sobre mediocridad. Muchas veces el producto de mejor calidad es más caro, pero piensa que a largo plazo lo que te conviene es comprar cosas que duren mucho tiempo. Esto permitirá que no te veas en la necesidad de reponer todo tu closet cada tres meses, además la calidad se nota a leguas y dice mucho de tu elección de compras. Si de plano los precios de la opción de mejor calidad se salen de tu presupuesto, entonces elige algo que sepas que podrás usar muchas veces y no solo te vayas por lo trendy, que sabemos pasará de moda prontísimo.

Compra Local
Siempre que sea posible elige productos hechos en tu localidad en vez de los de las grandes franquicias. Los productores locales, al manufacturar en menores cantidades, suelen prestar más atención a los detalles. Otra ventaja, además de promover una economía más justa, es que puedes obtener información acerca del producto directamente de quien lo hizo/diseñó.

Sé creativo con lo que tienes
Hablando específicamente de ropa, muchas veces pensamos que no tenemos nada que ponernos, cuando la realidad es que existen un sinfín de posibilidades frente a nosotros. Sé creativa, modifica algo que ya tienes, ¡intercambia ropa con amigas! Si hay alguna prenda que de plano no te veas usando nunca más, entonces dónala o llévala a una tienda de segunda mano, así evitas desperdicio y le das la oportunidad a alguien más de aprovecharla.

Si todavía necesitas motivación para ponerte en acción, aquí te dejo un vídeo muy interesante en el que Woody Harrelson habla acerca de nuestro poder como consumidor (¡dura solo 2 min!).

Siguiendo los pasos anteriores puedes poco a poco elegir mejor al comprar y contribuir a prácticas de producción justas que te beneficien a ti y a las generaciones siguientes. Ojo: ser un consumidor responsable todo el tiempo no es tan sencillo, así que tómatelo un día a la vez y recuerda que hasta el cambio o esfuerzo que parece mas insignificante, puede hacer toda la diferencia.