¡Probamos adaptógenos! Les contamos qué son, para qué sirven y la ciencia detrás 

En la industria del bienestar, cada tanto algún producto, ingrediente o actividad se pone de moda. Ahora es el turno de los adaptógenos. Aquí  te contamos qué son, para qué sirven y si la ciencia los respalda.

Los adaptógenos son sustancias naturales, presentes en algunas plantas y hierbas, que han ganado popularidad en los últimos años por su capacidad de ayudar al cuerpo en su respuesta al estrés, principalmente.

Hay de varios tipos y con diferentes beneficios, que en este texto exploramos, además de responder a las preguntas del millóóón, ¿qué son?, ¿para qué sirven? y ¿la ciencia les respalda? ¡Veamos!

¿Qué son los adaptógenos?

Los adaptógenos son algo así como un sistema de apoyo interno que ayuda a tu organismo a adaptarse a situaciones demandantes, resistiendo y minimizando el daño físico y mental causado por el estrés de la vida cotidiana y la adultez. Eso de trabajar, estudiar, cuidar plantitas, al gatitx, lavar trastes y luchar contra el patriarcado no está fácil.

¿Para qué sirven los adaptógenos?

En una entrevista para la revista Time, la doctora Brenda Powell, dijo que al tomar adaptógenos «estás entrenando tu cuerpo para manejar el estrés». La especialista explicó que éstos pueden ayudar al organismo a ajustar la producción de hormonas y las respuestas fisiológicas al estrés para asegurar el cuerpo funcione adecuadamente.

Algunos beneficios de los adaptógenos son los siguientes: 

Estrés y cansancio: La propiedad más reconocida de los adaptógenos es su capacidad para ayudar a tu cuerpo a manejar el estrés, como dijimos anteriormente. Algunos estudios indican que pueden reducir los síntomas cansancio y mejorar la energía y resistencia.

Función inmunológica: Adaptógenos como Rhodiola Rosea y Ashwagandha pueden fortalecer tu sistema inmunológico. Muchos de estos, como la Schisandra y el ginseng siberiano, están cargados de antioxidantes que protegen contra el daño celular y fortalecen la inmunidad.

Función cognitiva: Algunos adaptógenos pueden ayudar a potenciar tus capacidades mentales, mejorando la concentración y la memoria. Un ejemplo es el Bacopa monnieri, que ha demostrado ser eficaz en la mejora de la función cognitiva.

qué son los adaptógenos ginseng siberiano
Ginseng siberiano. Foto: NoonBrew/ Unsplash

La evidencia científica detrás del uso de los adaptógenos

Aunque se trata de una rama emergente de la investigación, varios estudios científicos han dilucidado ya ciertos mecanismos de acción de estos compuestos naturales. Un estudio publicado en Pharmacognosy Reviews descubrió que varios adaptógenos comunes —incluyendo el ginseng, el ashwagandha y la rodiola—  tienen propiedades anticansancio y antiestrés.

Sin embargo, aunque hay cierta evidencia alentadora, es importante tener en cuenta que se necesita más investigación para entender completamente los efectos de los adaptógenos y su mecanismo de acción en el cuerpo humano. 

Mecanismo de acción de los adaptógenos 

Los adaptógenos actúan en el cuerpo a través de una variedad de vías bioquímicas. A nivel molecular, se cree que interactúan con las moléculas de señalización del estrés en el cerebro y otros tejidos, como las hormonas y las proteínas. Esta interacción ayuda a moderar la respuesta del cuerpo al estrés, equilibrando la producción de ciertas hormonas y proteínas, lo que evita la sobre-respuesta o la sub-respuesta a situaciones estresantes. 

Además, algunos adaptógenos pueden influir en la actividad del sistema inmunológico y el sistema nervioso, ofreciendo beneficios adicionales para la salud y el bienestar.

Lista de adaptógenos más comunes 

Schisandra. Foto: Noonbrew/Unsplash

Ahora que hemos adentrado en la ciencia detrás de los adaptógenos, es tiempo de que eches un vistazo a algunos de los más comunes. Aunque hay cientos de plantas que se consideran adaptógenas, aquí te mencionamos algunas que son especialmente populares por sus beneficios saludables. 

Ashwagandha: Esta hierba de la medicina ayurvédica se ha utilizado durante siglos para tratar una variedad de condiciones, incluyendo el estrés y la ansiedad.

Ginseng: Probablemente uno de los adaptógenos más conocidos, el ginseng se ha estudiado ampliamente por sus efectos en la resistencia física y mental.

Rodiola: Esta planta de las regiones árticas se usa para combatir la fatiga, mejorar la resistencia y mejorar la función cognitiva.

Reishi: Este hongo medicinal es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Holy Basil (Tulsi): Utilizado en la medicina ayurvédica, el tulsi ayuda a combatir el estrés y tiene propiedades antiinflamatorias.

Sin embargo, es importante destacar que cada cuerpo es diferente y reacciona de manera diferente a estas plantas adaptógenas. Algunas personas pueden experimentar beneficios inmediatos, mientras que otras pueden necesitar más tiempo para notar cualquier cambio.  Sin duda, es necesario hablar con un profesional de la salud antes de iniciar una nueva rutina de suplementos.

¿Cómo incorporar los adaptógenos en tu rutina diaria? ¡Los probamos!   

Hongo Reishi. Foto: Noonbrew/Unsplash

Puede que te preguntes cómo incorporar estos adaptógenos en tu vida diaria. La buena noticia es que hay muchas maneras de hacerlo, desde tés y tinturas hasta polvos y cápsulas. Incluso, puedes añadirlos a tus licuados o usarlos en recetas de cocina. 
 
Como a nosotras nos encanta experimentar cosas nuevas, decidimos probar los adaptógenos. La marca que elegimos fue de Cora Blends, un polvo para smoothies hecho a base de cacao, lúcuma, extracto de Rhodiola rosea, canela y extracto de stevia. 

Foto: Cortesía de Cora Blends

“Me gustó agregar estos ingredientes a mi día a día, sobre todo la Rhodiola Rosea, que fue recomendada por mi doctora. También se lo llevé a mi doctora estrella en tema de hormonas y me dijo que lo siguiera tomando en acompañamiento de mis otros suplementos (omega 3, myo inositol, vitamina D y probioticos). Me dijo que este podría ayudarme con el tema del estrés”, dice Alicia González, del equipo Malvestida. 

Para Ali no se trata solo de consumir adaptógenos, sino para “complementar, y no reemplazar, una dieta equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso”. 

Recuerda que, al igual que con cualquier suplemento, deberías consultar a un profesional de la salud antes de comenzar a tomar adaptógenos. 

Recomendado

Nos hicimos masajes a domicilio y uff… tenemos que hablar

¿Masajes a domicilio en la oficina? OBVIO teníamos que...

Recomendado

Así se vivió la marcha del Orgullo 2024 en CDMX

Como cada año, la Ciudad de México se llenó...

El genocidio se disfraza de arcoiris: así es como las fuerzas armadas instrumentalizan el lenguaje de derechos

Por: María Fernanda Ramos Araujo, IntersectaEn colaboración con Intersecta En...

Los beneficios de aprender el maravilloso arte de no hacer nada

Aceptémoslo, el ritmo de vida que llevamos muchas personas...
Salir de la versión móvil