¿Harta de las redes sociales? Guía para evitar la adicción y el cansancio constante

La adicción a las redes sociales y el cansancio mental que causan son problemas reales. Pero hay forma de evitarlos poniendo límites.

Imagina esto: es un lunes por la mañana. El sonido de tu alarma te dice que es momento de despertarte. Con los ojos aún pegados de sueño, te deslizas hacia la mesa de noche para agarrar el teléfono. Y antes de que sepas lo que está pasando, ya estás ojeando la interminable serie de noticias de la fábrica de sueños y pesadillas que son las redes sociales. ¿Hablamos de adicción a las redes sociales?

Para muchas personas, navegar por estas plataformas se ha convertido en un hábito automático, algo que hacemos para matar el tiempo o para evitar nuestros pensamientos. ¿Pero qué pasa cuando esta herramienta de distracción comienza a convertirse en una fuente de estrés en lugar de alivio? 

La adicción a las redes sociales: un problema creciente en nuestra sociedad

Te has preguntado alguna vez, ¿cuántas veces al día revisas tus redes sociales? ¿O cuánto tiempo pasa antes de que sientas la necesidad de revisar las últimas actualizaciones?

5 beneficios que te convencerán de tomarte un break de las Redes Sociales

Diversos estudios han reportado que una persona puede revisar su celular desde 100 y hasta 400 veces –o más– al día. Seguro te ha pasado. Incluso cuando sabes que no hay nada específico qué ver sientes un impulso automático por mirar tu celular y navegar entre una red social y otra.  Quizá es momento de preguntarte si estás viviendo una adicción a las redes sociales.

Las redes sociales han cambiado la manera en la que nos comunicamos y relacionamos, pero también han alimentado una necesidad constante por la estimulación digital.

El «descanso» en la era digital 

El ritmo de vida acelerado y estresante de la actualidad, sumado a la sobreexposición de información y estímulos constantes a través de las redes sociales, ha llevado a muchas personas a experimentar un cansancio y agotamiento mental verdaderamente preocupante.  

El cuerpo humano no está diseñado para recibir un flujo constante de información durante todo el día, TODOS los días. Tradicionalmente, los ciclos de actividad y descanso estaban naturalmente regulados, permitiendo a nuestra mente y cuerpo recuperarse. Pero hoy, incluso cuando estamos descansando físicamente, nuestras mentes siguen ocupadas procesando y respondiendo a la multitud de estímulos recibidos a través de nuestras pantallas. 

Este «descanso» que te proporcionan las redes sociales, no es realmente un descanso para tu cerebro. Es más, es probable que estas constantes interrupciones y distracciones estén ampliando tu sensación de agotamiento. 

La importancia de establecer límites: ¿es posible vivir sin las redes sociales?

Quizás la pregunta correcta no sería tanto «¿es posible vivir sin las redes sociales?» sino «¿cómo podemos aprender a vivir con las redes sociales de una manera equilibrada?». Y sí, aunque pueda parecer una utopía en estos tiempos de likes y viralización, es posible establecer límites y tener un control sobre nuestra interacción con las redes sociales sin sentir que estamos extrañando algo. 

1. Pon límites 

El primer paso es reconocer que debemos poner límites a nuestra presencia y participación en las redes sociales. De la misma manera que se establecen horarios para el trabajo, para el tiempo en familia o con los amigos, puede ayudar hacer lo mismo con las redes sociales.

Así es como las redes sociales afectan tu salud mental

Podría ser útil asignar un tiempo determinado cada día para revisar nuestras cuentas, y evitar hacerlo fuera de esos momentos. Esto se conoce como dieta digital. No significa eliminar completamente las redes sociales, sino más bien establecer un límite de tiempo razonable que permita mantener una relación sana con ellas. 

2. Utiliza la tecnología a tu favor 

Aprovecha la misma tecnología para establecer esos límites. Muchos celulares incluyen opciones para rastrear cuánto tiempo pasamos en nuestras aplicaciones y establecer límites de tiempo para su uso. Las aplicaciones y filtros pueden bloquear o limitar las notificaciones, o hacer que ciertos sitios sean inaccesibles durante horas específicas. 

3. Vuelve tu celular «aburrido»

El uso de colores en aplicaciones y sitios web no es accidental. Los colores actúan como recompensas visuales constantes, estimulándonos a revisar nuestras aplicaciones regularmente. Las empresas tecnológicas contratan a psicólogos y expertos en comportamiento humano para diseñar experiencias de usuario que maximicen nuestro tiempo pasado en sus plataformas. Al cambiar tu pantalla a escala de grises, puedes contrarrestar estas estrategias de adicción.

Tip: Para cambiar tu teléfono a escala de grises, generalmente debes dirigirte a la configuración de accesibilidad. Sin embargo, los pasos pueden variar dependiendo de la marca y el modelo de tu teléfono.

4. Únete a un club sin celulares

En esta era digital, con nuestras vidas bombardeadas constantemente por notificaciones, mensajes y actualizaciones, la idea de un lugar libre de tecnología puede ser un alivio. Así es cómo surgen iniciativas como los clubes sin celulares.

La clave de estos clubes está en respetar un principio sencillo: al entrar, todos los dispositivos móviles deben ser apagados o quedarse en la puerta. ¿El objetivo? Fomentar una atmósfera relajada y presente, donde las interrupciones constantes de llamadas, textos y las redes sociales no tienen lugar.

No se trata de rechazar la tecnología, sino de dar espacio a interacciones humanas más detalladas y concentradas. Esta idea puede parecer poco convencional e incluso difícil de lograr en nuestra sociedad actual, tan arraigada en la cultura digital. Pero los clubes sin celulares demuestran que es posible y, de hecho, muy beneficioso.

No hay nada malo en desconectar 

Finalmente, no hay nada malo en tomarse un tiempo libre de las redes sociales, ya sea un día a la semana, un fin de semana al mes o incluso unas vacaciones digitales. Es una oportunidad para reconectar con el mundo físico, pasar tiempo de calidad con personas reales y, en definitiva, recordar que hay vida más allá de la pantalla. 

Resulta irónico, pero en una era donde la «conexión» está al alcance de nuestros dedos, a veces nos olvidamos de conectar realmente con el mundo a nuestro alrededor. Y esta conexión real, profunda y significativa con nuestra vida y con los demás es lo que realmente importa.

Así que, si estás agotada por la avalancha de posts, likes y hashtags, no eres la única. Muchas personas están buscando alternativas para alejarse de la adicción a las redes sociales y recuperar el control sobre su tiempo y su bienestar mental. Quizás sea la hora de probar una vida menos ‘conectada’ y experimentar personalmente los beneficios de tal decisión. 

Podrías descubrir nuevos hobbies, reconectar con viejas amistades cara a cara, o simplemente apreciar la tranquilidad de un paseo al aire libre sin la interrupción constante de las notificaciones. En cualquier caso, tomar un respiro de las redes sociales muy probablemente beneficiará tu salud mental y fortalecerá tu consciencia de estar presente. 

Recomendado

Cómo ser ninja para esquivar el hate en redes sociales

Este contenido forma parte de la campaña “Con un...

Fotos censuradas en redes sociales (y las poderosas historias detrás de ellas)

Las redes sociales son herramientas increíbles que nos han...

Se vale parar y descansar: una viñeta de Dersdepanian

Por: Michelle Dersdepanian La sociedad nos presiona mucho para producir,...

Recomendado

Así es como las redes sociales afectan tu salud mental

Quizá estás aburrida en la oficina o tal vez...

Los cambios en Instagram Stories que estabas deseando que hicieran

Gente obsesionada con las Instagram Stories, hay nuevas y...
Salir de la versión móvil