Es hora de aceptar que la friendzone no existe

friendzone
Foto. Taylor Grote

Hay que ir claro y al punto: la friendzone no existe. No, no es el triángulo de las Bermudas de las relaciones personales y tampoco es tan difícil entender por qué: es una forma cortés de rechazar a alguien que no nos atrae; puede simpatizarnos o no, puede haber amistad o no, lo que definitivamente no existe es atracción, ni interés. Punto.

Zonas distintas

En cuestiones amorosas, hombres y mujeres caemos en sitios distintos: ellos se quedan en amigos, no hay posibilidad (o es infinitamente menor) de que haya algo sexual, mientras que nosotras aterrizamos más en la fuckzone, porque quizá él no quiera una relación contigo, pero sí con tu cuerpo, sin embargo, nunca será nada más y probablemente huirá en cuanto se lo propongas.

Pero, reitero, estas zonas no existen, que elijamos quedarnos donde nomás no nos quieren es otra cosa, lo que es muy real es el rechazo y las formas en las que lidiamos con este.

Friend Zone GIF by Univision Noticias - Find & Share on GIPHY

¡Ay cómo duele!

Nadie es ajeno a esa mezcla de tristeza, dolor y decepción que es el rechazo, me habría encantado que todos (ni son tantos) los hombres a los que tuve el arrojo de confesar atracción, amor –o una combinación de los dos– me hubieran dicho que sentían lo mismo, pero no pasó y como a los hombres no se les exige tener tacto, ni siquiera lo suavizaron un poco, ni me ofrecieron amistad… sólo sexo… y unos ni eso.

Sad Animation GIF by Anna - Find & Share on GIPHY

Juegos de poder y abusos

El rechazo no es personal, a la gente le gusta quien le gusta. Duele y es terrible cuando no eres tú, pero no hay mucho que hacer. Una vez que lo sabes puedes aceptarlo y moverte para continuar buscando a alguien; si la persona afirma estar confundida o que lo va a pensar no te confíes, es una forma cómoda de permanecer pasivo, sin culpa, mientras checa sus opciones y disfruta todo lo que ofreces.

Si decides quedarte después del rechazo, todo puede convertirse en un juego de poder enfermizo en el que haya abusos basados en lo que sientes: he tenido amigas que le han ayudado al “amigo” a pagar viajes, en los que obvio iba otra chava, otras han hecho regalos carísimos y han pagado numerosas salidas con la esperanza de que alguna vez les correspondieran. Otro amigo le conseguía condones a la chava que le gustaba, le facilitaba los encuentros y casi se quedaba detrás de la puerta por si algo se ofrecía.

El resultado fue siempre el mismo: la anhelada recompensa jamás llegó, la “amistad” se rompió, perdieron oportunidades con gente que sí deseaba tener una relación y terminaron con heridas mucho más profundas que el rechazo inicial.

No podemos obligar a las personas a corresponder nuestros sentimientos, nadie nos exige mantener la esperanza, tampoco quedarnos, mucho menos participar en la toxicidad descrita. Siempre se puede elegir y la mejor opción es tomar distancia, concentrarte en ti, en lo que te gusta, salir con otras personas y ver si pueden retomar la relación después.

New Year Illustration GIF by Anna - Find & Share on GIPHY

La amistad no es un vínculo de segunda clase

Creer en conceptos como la friendzone no sólo provoca los dilemas antes mencionados, sino que hace que la amistad parezca un consuelo chafa y un vínculo al que es ridículo aspirar. Si encontrar el amor es difícil, hallar una amistad lo es mucho más, así que no hay razón para menospreciarla o relegarla a una categoría de segunda.

El amor no es una manda, ni algo que entre más difícil e imposible, mejor. No importa lo que todas esas series y comedias románticas nos han dicho: no es una meritocracia emocional, ni esperar a que un día mágicamente la otra persona se de cuenta de que vale la pena amarnos.

El amor no es ninguna promoción, ni un centro de canje en el que te dan tu premio después de acumular algunos sellos.

Y sí, siempre valdrá la pena correr riesgos, nunca ocultes tu amor, ni tus verdaderos deseos, dilos y acepta todas las consecuencias que ello tenga.