Transfeminicidios, los crímenes invisibles para el Estado

Los transfeminicidios ocurren en México en la impunidad, en parte, debido a que estos crímenes no están tipificados en ningún código penal, de acuerdo con una investigación de Ruido en la Red.

Foto. Cortesía Ruido en la Red

Ser una mujer trans es vivir constantes discriminaciones y violencias, al grado de tener una esperanza de vida menor (35 años) a la de una persona cisgénero (75), según datos recopilados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Durante 2020, en México se registraron al menos 43 transfeminicidios, de acuerdo con un reporte de la organización civil Letra S, que se dedica a proteger los derechos de las comunidades LGBTIQ+ y las personas que viven con VIH.

Sumado a esto, ningún código penal tiene tipificado el delito de transfeminicidio, lo cual abre paso a la impunidad, de acuerdo con el reportaje publicado este miércoles en Ruido en la Red.

Necesitamos escuchar a les adolescentes trans: «sabemos quiénes somos»

«El transfeminicidio, más allá de un homicidio, es un tipo de violencia motivada por el castigo e impulsada por el odio, según la CIDH.

«Se trata de una de las formas de homicidio más crueles y simbólicas que existen, debido a que las mujeres trans son torturadas, agredidas sexualmente y experimentan actos de extrema violencia antes de ser asesinadas», de acuerdo con el texto publicado este miércoles y que recaba varias historias de transfeminicidios.  

La propuesta de tipificar el transfeminicidio en CDMX

Kenya Cuevas es fundadora de la asociación civil Casa de las Muñecas Tiresias y directora de la Casa Hogar Paola Buenrostro, el primer refugio para mujeres trans en México. A lo largo de su trayectoria ha dado acompañamiento a víctimas y ha sido testigo de esta violencia de género.

«A las mujeres trans nos extirpan de nuestros senos, nos cortan el cabello, nos dejan tiradas, encueradas, desnudas, nos violan antes de matarnos… Nos meten palos con clavos para que se nos quite lo trans», dijo la activista a Ruido en la Red. 

En un mundo transfóbico, lo radical es amar a las mujeres trans

Kenya presenció el transfeminicidio de su amiga Paola Buenrostro, ocurrido el 30 de septiembre de 2016. Paola fue asesinada por disparos dentro de un vehículo sobre Puente de Alvarado, en la Ciudad de México.

El hombre responsable quedó en libertad a pesar de que la policía lo capturó con el arma en las manos. 

El asesinato de Paola se convirtió en un precedente no solo en la Ciudad de México, sino en el país. Cinco años después de su muerte, la Fiscalía General de la CDMX ofreció una disculpa pública por el caso.

Además, el diputado Temístocles Villanueva presentó ante el Congreso local un paquete de iniciativas con el fin de crear la «Ley Paola Buenrostro», que contempla penas de 35 a 75 años de prisión a quien comenta un transfeminicidio.

Si el proyecto es aprobado, la CDMX sería el primer estado en incluir el transfeminicidio en su código penal.

Estas son las luchas de las mujeres trans en la periferia

Lee el texto completo en Ruido en la Red.