Está bien llorar en público. Una viñeta de Dersdepanian

Por: Michelle Dersdepanian

Ser «llorona»es tradicionalmente visto como algo malo, como un defecto que debemos intentar reprimir a toda costa. ¡Y más si estamos en público!

Pero las lágrimas pueden ayudarnos a desahogarnos, a ponernos en contacto con lo que sentimos. En su viñeta de esta quincena, Dersdepanian nos cuenta cómo aprendió a abrazar su llanto y a no tener pena de mostrarlo, aunque otras personas puedan verla.