Qué es un diario lunar y qué puedes aprender de llevar uno

Es momento de asumirnos como personas cíclicas, ¿cómo podemos sacarle provecho a este poder? Te contamos aquí del diario lunar, una herramienta muy poderosa.

diario lunar
Foto. Altınay Dinç

Por mucho tiempo, las mujeres han establecido saberes y han sido portadoras de conocimientos que nos conectan con el universo. No por nada se ha dicho que  el cuerpo femenino responde a las fases lunares

Platicamos con las creadoras de Coaticlue Soy, colectiva del Bajío encargada de realizar el Diario Lunar Coatlicue Soy y de ofrecer talleres referentes a estos procesos.

Ellas nos contaron la importancia de compartir y homenajear estos saberes y nos explicaron cómo un diario lunar puede brindarnos autonomía y un control sobre nuestras cuerpas.

Es importante vivir estos procesos de autoconocimiento y poder reconciliarnos con nuestra ciclicidad. Y nunca es demasiado tarde, incluso podemos llevar este proceso individual a la colectividad. 

Para empezar, ¿qué es un diario lunar?

El diario lunar, como mencionan las integrantes de Coaticlue Soy, es una manera de ver nuestros ciclos de forma intuitiva, ilustrada y gráfica.

Es una herramienta que aporta toda la información para el autoconocimiento, cuidado y amor propio, en la que vienen integrados los calendarios y diagramas lunares.

No, no es lo mismo un diagrama a un calendario lunar

Mientras que el calendario lunar hace referencia a la percepción del tiempo (¡su paralelismo con el ciclo menstrual hizo surgir los primeros conceptos de la medida y del tiempo!), que lo percibimos a través de las fases lunares, el diagrama lunar es aquella herramienta que funciona como una guía y registro de nuestro sentir y pensar. Este puede verse gráficamente.

La propuesta de esta colectiva es ir llenando este diagrama con colores para hacerlo más atractivo. Pero cada diario es único, recuerda que puedes darle el sentido que tú decidas. 

¿Es una herramienta que se usa únicamente para cuerpos que menstrúan?

No, no importa si estás tomando anticonceptivos y no menstruas, o si estás en embarazo, parte de este ejercicio incluye llevar a cabo procesos emocionales, corporales, o de vínculos, siempre y cuando se ajuste a lo que tú quieres trabajar. 

Como dice Coatlicue Soy, en cualquier cuerpo que tú te encuentres, lo importante es llevar un registro consciente. 

¿Cómo funciona?

A lo largo de 13 lunaciones, podrás observar tus propios ciclos y registrar todo tipo de sensaciones, pensamientos y notar cómo hay temas que se repiten. Esto te ayudará a identificar los cambios en tu cuerpo y generar una conexión más fuerte contigo misma. 

Durante este proceso y dentro del diario se abordan temas como: espiritualidad, autocuidado, herbolaria, deconstruir estereotipos, relaciones afectivas, sexualidad y placer, entre otros. 

Lo ideal es que te tomes un tiempo cada día para saber en qué fase está la luna, fíjate en cómo te afecta, a nivel emocional e intuitivo.

Puedes salir durante las noches por unos minutos, simplemente detenerte a reflexionar y preguntarte cómo te encuentras, cómo se siente tu cuerpo, cómo están tus emociones, etc. Los diarios suelen incluir ejercicios, preguntas o reflexiones para ayudarte, además de tu guía principal, el diagrama lunar. 

La comprensión de tu propio ciclo menstrual y la interacción con él es un proceso de aprendizaje único. Estos caminos nos pueden llevar a una aceptación de todas esas cosas que aún nos cuesta entender o simplemente no le prestamos atención. 

Todo está ahí, y permanecerá siempre y cuando te lo permitas. Lo principal es comprender que el uso de estas herramienta te ayudará a identificar patrones de tus ciclos y te acompañará con otros procesos que estás viviendo.  

Llevar este diario te da aquel empujoncito para que puedas llevar este proceso de autoconocimiento y sanación.

Puedes saber más sobre el Diario Lunar Coatlicue Soy en su Instagram, y puedes conseguirlo en su sitio web.

Esto es solo un poco acerca de estos saberes místicos, pero tú puedes seguir recolectando información para hacer tu propio diagrama lunar. Puedes basarte en el libro Luna Roja, de Miranda Gray y sacar muchos tips. 

También está disponible Tu diario lunar, de Sandy Sitron para que te guíes. 

Recuerda, tu proceso no tiene un comienzo ni un fin, llévalo hasta donde tu creatividad te permita.