Rituales menstruantes: ¿por qué se relaciona el ciclo lunar con el periodo?

Nuestra menstruación puede ser una forma de reconectar con nuestro cuerpo, nuestros ciclos e incluso con la naturaleza. ¡En colaboración con Saba® te contamos por qué!

rituales menstruantes

¡Adiós tabúes!
Esta nota forma parte de nuestra alianza con Saba® para romper
con los tabúes sobre la menstruación.

Es bien sabido que la naturaleza funciona con ciclos: a la primavera siempre le sigue el verano y va precedida por el otoño; existen el día y la noche; las mareas suben y bajan. Y, curiosamente, la menstruación también forma parte de un ciclo.

Los ciclos menstruales duran en promedio 28 días, por lo que son muy similares al ciclo de 29.5 días de la luna, en el que pasamos poco a poco de un cielo iluminado por la luna llena a uno totalmente oscuro.

Algunos animales, sobre todo los marinos, tienen procesos que se relacionan directamente con el de la luna. Incluso Charles Darwin creía que el ciclo menstrual de 28 días era prueba de que los primeros humanos tenían funciones muy conectadas a las mareas y, por lo tanto, a la luna.

Una forma de conectar con nosotras y el mundo

Aunque tu ciclo no coincida por completo con el de la luna, sí puedes usar estas similitudes para conectar mejor contigo misma y con el planeta, porque muchas veces olvidamos que nuestra menstruación es parte de un sistema en constante movimiento.

Por ejemplo, hay quienes se sienten súper creativas y llenas de energía cuando están ovulando, así que sin importar dónde esté la luna en ese momento, podrías estar pendiente de tu ciclo para ver qué cambios notas en ti misma.

Como parte de su campaña para romper tabúes, Saba® nos invita a conocer un poquito más de cómo nuestro ciclo menstrual nos une a los ciclos del universo.

Hablamos con María, taróloga y creadora de Koan Tarot, para conocer cómo podemos tener una visión más holística sobre nuestro periodo.

Un proceso de renovación y sabiduría

“Antiguamente, el ciclo menstrual era visto como un don que impulsaba la renovación femenina cada mes”, nos cuenta María. “Se creía que el ciclo daba la posibilidad de expresar mejor la inspiración y la sabiduría a las mujeres”.

Entonces, así como la luna transita por las energías de la luna creciente, luna llena, luna menguante y luna nueva, que también se conectan con el fluir natural de las estaciones de la Tierra; así nosotras pasamos por todas estas fases.

“El comprender cada fase desde la conciencia activa aumenta las posibilidades de vivirlas desde un lugar más mágico, más amoroso y esencial”.

Pequeños rituales

Una manera de tener esta conciencia activa de la forma en la que trabaja nuestro cuerpo es quitarle el tabú a nuestra sangre menstrual por medio de rituales. Y no, no necesariamente hablamos de velas y hechizos, sino de hábitos.

María nos cuenta que la manera en la que nos relacionamos con nuestra sangre es súper importante, porque es la manera en la que canalizamos nuestra fuerza y energía.

“Hay muchísimas formas, pero lo más importante es hacerlo desde la conciencia de la ciclicidad de nuestros estados. Recomiendo mucho escribir en una libreta especial o llevar una bitácora en alguna app, ya que tener esos datos puede ayudar mucho a entender y a reconectar desde el amor y la comprensión”.

Ahora que ya sabes un poco más sobre la luna y tus propios ciclos, te invitamos a encontrar una manera en la que tú te sientas cómoda para hacer una conexión con tu ciclo menstrual en todas sus fases, no solo en la de sangrado.

Descubre #AdiósTabúes, nuestro libro para colorear sobre la menstruación, en colaboración con Saba®