Por qué el deseo sexual no es tan sencillo como creías… y cómo lo puedes estimular

El deseo sexual es mucho más complejo de lo que creemos. Aquí te explicamos por qué y cómo puedes fomentarlo.

Unsplash @olegixanovpht

Por: María José CA

Mucha gente cree que el deseo surge espontáneamente ante la más mínima caricia o deseo erótico.

Sin embargo, el deseo, como la tierra, es de quien lo trabaja. El deseo se construye. Aquí te contamos cómo.

Los tipos de deseo sexual

Generalmente hablando, un cuerpo suele experimentar dos tipos de deseos sexuales: el activo y el reactivo. El primero surge desde lo fisiológico, mientras que el segundo es más la reacción ante estímulos eróticofestivos.

O sea que el deseo activo es ese deseo orgánico que surge en el cuerpo cuando estamos ovulando, con niveles altos de testosterona y tenemos esas “ganas” a medio día (justo a mitad de una junta de trabajo o en plena clase).

Y el deseo reactivo es el que se experimenta después de horas (bueno, una cantidad significativa de tiempo) de estar fantaseando, jugando con la sensualidad, gozando de estímulos placenteros…

Como cuando el boom final de ESA cita con la que se rompe la tensión sexual entre dos (o más cuerpos) o planificar un momento a solas para disfrutar del último juguete erótico que se consiguió.

GIF by NOWNESS - Find & Share on GIPHY

Diferentes factores

El deseo no surge sorpresiva ni espontáneamente. Se experimenta en función de una serie de factores tanto fisiológicos, psicológicos como ambientales.

De acuerdo con el modelo circular del deseo sexual femenino de Rosemary Basson (2000), requiere de una serie de elementos para experimentar el deseo (ojo, no estoy hablando de excitación aquí).

Es decir que, de entrada, un cuerpo necesita estar receptivo e interesado tanto a buscar como a recibir algún estímulo eróticofestivo dentro de un contexto adecuado. Por ejemplo, muchísimas personas encuentran difícil sentir el más mínimo deseo si no se sienten seguras y cómodas.

Cuando el estímulo es el adecuado y continúa, surge la excitación fisiológica: es posible que haya lubricación, aumento de ritmo cardíaco, sudoración, erección de pezones, etc.

Love Lust Faith + Dreams GIF - Find & Share on GIPHY

Si a esto se le añade la libertad de la mente de fluir con el momento, sintiendo cada sensación corporal y amplificándola hacia el placer (dando lugar a la excitación psicológica), el resultado no es solo un deseo sexual + excitación, también una sensación de satisfacción tanto física como emocional.

El deseo sexual es complejo y requiere brindarle atención, tiempo, dedicación.

Si alguno de estos elementos falla o desaparece (como parece ser con el uso prolongado de los anticonceptivos hormonales), habría que plantearse alternativas para gozar de una sexualidad plena.

¿Cómo se puede fomentar el deseo sexual?

Cuando pasamos por tiempos de estrés o tomamos medicamentos que pueden disminuir el deseo sexual, podemos fomentarlo.

+ Si tus anticonceptivos están afectando tu deseo, puedes intentar cambiarlo, en caso de ser posible.

+ Diversificar las prácticas eróticas y sexuales. Es estimular en zonas erógenas de diversas maneras: besar, acariciar con la lengua, succionar, sobar, tocar…

+ Fomentar el deseo reactivo a través de actos sensuales y eróticos. Ejercitar la mente erótica mediante fantasías y promover el placer mediante rituales románticos y sensuales. Involucrarse emocional y físicamente con el placer. 

+ Usar tu juguete erótico favorito en un momento exclusivo para ti. A veces dejar encender una bala dentro de unas panties o usar un vibrador para parejas (sin necesidad de llegar al coito) para estimular vulva y clítoris durante unos 10-15 minutos hará la magia. 

Petals GIF by NOWNESS - Find & Share on GIPHY

El deseo forma parte de nuestra pigmentación de piel y cabello, es la ondulación de nuestro cuerpo y sonrisa.

Es nuestra cotidianidad que requiere un ritual, un orden, un acto sagrado a través de la experiencia de nuestros vínculos sexoafectivos, género, reproductividad, erotismo en conexión con nuestra mente y cuerpo en el aquí y el ahora.