Forbes nombra a una sola mujer innovadora entre 99 hombres… y Twitter los corrige

mujer innovadora
Foto. Daria Nepriakhina

La revista Forbes es reconocida por publicar cada año la lista de las personalidades más pudientes del mundo, pero recientemente causó revuelo al difundir el ranking sobre los 100 líderes más innovadores… y solo incluir a una mujer innovadora.

Este listado lo encabezan nombres que se repiten constantemente en la industria de la tecnología, como Elon Musk, director ejecutivo de Tesla; Jeff Bezos, creador de Amazon y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. 

Este conteo, además de ser predecible, incluyó el nombre de una sola mujer innovadora: Barbara Rentler, directora de la cadena de almacenes Ross Stores, quien ocupa el lugar 75 de la lista y cuya foto, a diferencia de otros nominados, ni siquiera aparece en el artículo.

Los encargados de hacer esta clasificación fueron Jeff Dyer y Nathan Furr, ambos profesores en escuelas de negocios, quienes junto al consultor Curtis Lefrandt, midieron las cualidades de los principales directores y fundadores estadounidenses con criterios ambiguos como: reputación en medios, conexiones en redes sociales, propuesta de valor y opiniones de otros inversionistas.

¿Realmente solo hay una mujer innovadora?

Obviamente, la noticia llegó rápidamente a las redes sociales y Twitter se llenó de comentarios cuestionando la decisión de la revista: 

La consultora Cindy Gallop comentó: “Deberían estar avergonzados ¿Es 2019 y los líderes más innovadores de Estados Unidos son 99 hombres y una mujer? No lo puedo creer. ¿Nadie en Forbes se preguntó esto? ¿Dónde estaba Forbes Women

Sarah Friar, directora ejecutiva de la app Nextdoor, tuiteó: “Al principio pensé que tal vez había una lista de hombres y mujeres”, y cerró el Tweet con el emoji que se golpea la cabeza. 

El autor Anand Giridharadas incluso señaló que había más hombres llamados Stanley que mujeres innovadoras en la lista.

Valerie Jarret, asesora de Barack Obama, también expresó su inconformidad y dijo que la revista debió cambiar sus criterios o simplemente no publicar la lista.

mujer innovadora

La inversionista Katie Jacobs Stanton fue de las primeras en proponerle a Forbes una lista con el nombre de 100 mujeres innovadoras, aseguró que “sólo le tomó cinco minutos escribirla”. Ouch!

Lo mismo hizo la periodista Diana Kapp, autora del libro Girls Who Run The World, quien presentó su propio ranking con el nombre de 46 mujeres líderes en la innovación

“Forbes, ¿qué tal una lista que celebre a las verdaderas creadoras de cambio? ¿Qué tal un enfoque de medición que contemple el impacto? ¿Por qué no romper con viejos estereotipos y dejar de perpetuar normas obsoletas?”, escribió Diana en la descripción de su propio ranking. 

“Imagina a una adolescente que toma el celular de su mamá y en su feed encuentra esta lista, ¿qué te gustaría que ella viera?”, remató.

Una llamada de atención

Ante la polémica, el editor de Forbes, Randall Lane, publicó una respuesta, donde admitió que su metodología era defectuosa y tomarían este suceso como un aprendizaje para futuras ocasiones.  

“Es un poco impactante que esto realmente haya pasado. Me encantaría ver su política editorial de diversidad cuando empiecen a planear las siguientes listas, pues hay una gran cantidad de mujeres que son líderes fenomenales”, compartió Anne Wojcicki, directora y cofundadora de la empresa de diagnóstico genético 23andMe.

¿Dónde están las mujeres?

Sin embargo, esta no es la primera vez que existe una disparidad de género en los conteos mediáticos. El año pasado, Forbes sólo incluyó a 5 mujeres en el ranking de las 75 personas más poderosas del mundo, y en mayo, Fortune 500 mencionó en su lista a 33 mujeres CEO, de una lista de 500 nombres.

Más allá de la indignación, el error de Forbes es una oportunidad para cuestionarnos por qué las mujeres no están llegando a los puestos directivos tanto como los hombres, el número de mujeres CEO en las 500 mayores empresas del mundo representa solo el 3 por ciento.

Aspirar a puestos de alta jerarquía representa para las mujeres una lucha constante por cambiar las reglas creadas por y para los hombres.

Mientras las políticas laborales y de género no cambien, las listas seguirán siendo lideradas por hombres y las mujeres continuarán batallando por generar espacios de trabajo dignos que fomenten el crecimiento.