De dientes de oro a colmillos: platicamos con expertos en modificaciones dentales

dientes de oro
Ilustración. Rawpixel

Pasé casi toda mi adolescencia con brackets y aparatos dentales que me hicieron sufrir. Quizá por eso, ahora que soy “grande” me da miedo ir al dentista, pues de inmediato mi cerebro lo relaciona con dolor e incomodidad.

Aunque sé que hay gente que es muy juiciosa con todos los temas médicos, nunca pensé que existieran personas que se emocionaran genuinamente por ir al dentista. Eso cambió cuando conocí Oral Sumblime, un consultorio dental muy alternativo.

Dientes de oro como accesorio y statement

Aquí los pacientes no van a curarse ningún mal, sino a ponerse dientes de oro, incrustarse pequeñísimos diamantes y piedras preciosas en su sonrisa, colocarse grillz, pull-out fangs o incluso a transformar sus dientes en colmillos.

Este proyecto lo dirigen dos hermanos en la colonia Narvarte, en la Ciudad de México: María José, especialista en prótesis, y Joaquín Rodríguez, especialista en endodoncia y técnico dental. Luego de 10 años de ejercer como dentistas, decidieron darle un giro a la profesión y empezar a decorar dientes.

Dientes con estilo

La idea surgió casi de forma accidental hace dos años, cuando el tatuador de Joaquín le pidió un diente de oro, se lo hizo y quedó tan contento que la voz se corrió rápido entre otrxs tatuadorxs, y empezaron a tener cada vez más demanda por este tipo de servicios.

Joaquín explica que esta moda no es algo nuevo. Por ejemplo, las incrustaciones de piedras de jade y semipreciosas eran utilizadas por los aztecas y los mayas.

Los grillz (piezas construidas sobre el molde de los dientes) se ven mucho en movimientos como el rap y el hip hop, y las extensiones de dientes o colmillos siempre han sido parte de una cultura gótica o vampiresca. 

En la historia, los dientes de oro simbolizan estatus y poder; eran esa característica única que tenían los piratas de los cuentos. Pero quitándole el romance, es un material que siempre han usado los dentistas y que han ido sustituyendo con el tiempo, pues hay opciones más baratas.

¿Qué tan seguras son las modificaciones dentales?

Joaquín señala que el oro es muy noble con los dientes, pues es un metal biocompatible que interactúa bien en un medio húmedo y no hay ningún riesgo. Esto es muy importante, pues todos los procedimientos que realizan en Oral Sublime son seguros y hechos por especialistas.

“Al ser dentistas, nunca haríamos nada que afecte la salud del diente, siempre hay una revisión y un diagnóstico previo para saber si el paciente es candidato al procedimiento que desea”, puntualiza Joaquín.

Hay decoraciones que se pueden quitar y poner, pero existen otras que son irreversibles como los permanentes de oro o las incrustaciones de gemas y diamantes.

Todos los diseños son personalizados y prefieren usar sus propios materiales para garantizar la calidad al cliente. Trabajan con oro puro y piedras como rubí, ópalo, zafiros, amatistas, turmalinas… deben tener cierta textura y medida para no dañar la integridad del diente.

Los cuidados son muy básicos: lavarse los dientes, usar enjuage bucal y pasarte el hilo dental poniendo énfasis en el diente que está decorado para que no se generen bacterias. 

Una sonrisa sin prejuicios

“Nos gusta mucho este trabajo porque nuestros clientes son súper diversos y nos sentimos muy bien al ayudarles a tener ese accesorio que se integra a su personalidad y los hace sentir auténticos”, señala Joaquín.

Oral Sublime quiere mostrarle a la gente que los dientes también se pueden adornar, y que si bien no es una tendencia que le guste a todo el mundo, ellos ofrecen una opción segura y sin prejuicios para las personas que buscan decorar su sonrisa.