¡Al desnudo! Ideas para llevar un manicure nude esta temporada

Recomendado

Compartir

Tengo un tema con los esmaltes y es que no importa qué marca use y cuántas capas protectoras le ponga, nunca me duran intactas más de 4 días (científicamente comprobado).

Así que las técnicas de esmaltado como el gelish o el shellac se han convertido en una opción ideal para mí.

Sin embargo, como mis uñas crecen súper rápido, me empieza a entrar el nervio si se nota mucho el crecimiento y, ansory, pero no tengo el tiempo (ni dinero) para ir al retoque cada semana o 15 días.

¿Manicure nude?

La solución que he encontrado es llevar manicure nude. O sea, elegir un esmalte en un tono muy parecido al color natural de mis uñas, para que así cuando comiencen a crecer no se note tanto. Para meterle algo de personalidad al diseño, he optado por decorarlas con figuras distintas.

Si te late intentarlo, aquí algunas opciones de manicure nude que puedes probar en tu próxima visita al salón… o en casa.

Al natural

Encuentra un color similar al tono natural de tus uñas y juega con los acabados, ya sea súper glossy o mate.

Incluso puedes animarte con unos brillitos discretos o un efecto tornasol que solo lance destellos cuando la luz golpeé tus uñas.

Geométricas

Cuadrados, triángulos, círculos o líneas.

Una figura geométrica sobre sobre un manicure nude es una forma de llevar las uñas al natural, pero con un toque llamativo.

Manicure francés

Reinterpreta el clásico manicure francés con la punta esmaltada, pero añadiendo un color diferente  –o muchos–.

También puedes optar por diseños que no sean simétricos, sino que jueguen con formas distintas.

Detalles

Usa tus uñas como un lienzo en blanco y añade dibujos de flores, frutas, letras ¡o lo que se te ocurra!

Así tendrán color, pero no te esclavizas a un solo esmalte todo el mes.

Compartir