10 actividades recreativas para sobrevivir a un vuelo trasatlántico

Estás a punto de salir de viaje, a un lugar lejano y exótico fuera del país, tu maleta está hecha, tu itinerario listo, tus reservaciones arregladas. Ya pisas el avión emocionadx y listx para despegar, cuando la voz del capitán avisa que para llegar a tu destino estarás casi 12 horas de vuelo sentadx la mayoría del tiempo en un espacio reducido (y puede que hasta en medio de un señor parlanchín y de un niño llorón).

Si a las posibles molestias que te ocasione estar tanto tiempo junto a otros seres humanos que ni conoces, se suma el adormecimiento de las piernas y lo multiplicas por cada minutos que debes viajar, el resultado suena a mucha aburrición y hartazgo.

Por suerte —y para que no atentes contra la paz de otro ser humano—, hemos seleccionado diez actividades recreativas que te ayudarán a sobrevivir a un largo vuelo, para sacarle provecho al tiempo y que aterrices como todx un(a) triunfador(a).

Yoga en el avión

No nos referimos a que te levantes de tu asiento, saques el tapete y te pongas a realizar posturas que ni en suelo firme logras. ¡No! Es solo hacer sencillos movimientos de yoga desde tu asiento que involucran respiraciones (para relajar los músculos), destensar el cuello, aliviar la ansiedad, mover efectivamente las articulaciones y hacer estiramientos para recargar energía. Aquí puedes consultar algunos de ellos.

Escribir un libro

Con la cantidad de tiempo que te sobra, puedes poner en practica todas esas ideas que tenías guardas para comenzar a redactar esa novela erótica que tanto has querido hacer, tu imaginación volará y lograrás ponerte a escribir lo que podría ser el próximo best seller —o un post con unos 100 likes en Facebook—, también puedes aprovechar y pedir retroalimentación de tu libro al pasajero de a lado, solo cuida que no te mire escribiendo las partes más candentes porque la compañía podría tornarse extraña.

Traducir tus canciones favoritas

Otra forma de poner a trabajar tu cerebro es que, en lugar de solo escuchar ese playlist que previamente preparaste para tu vuelo, puedas empezar a acomodar las letras y traducirlas a la lengua que gustes. Te sorprenderá la cantidad de combinaciones absurdas que encontrarás, ademas de que te sirve para practicar los idiomas, puede que te hagas millonario traduciendo los más grandes éxitos de tus artistas favoritos: ‘Como una virgen’, de Madonna; ‘Vamos nena, enciende mi fuego’, de Las Puertas, o ‘Bola de demolición’, de Miley Cyrus.

Haz listas, y listas de las listas

Poner en orden la vida escribiendo en un papel no suele estar de más, este práctico método de organización puede ayudarte a planear desde cosas mundanas como “películas que tengo que ver” o “cosas que quiero comprar en el viaje” hasta existenciales como “mantras para convertirte en un nuevo ser de luz”; las listas también pueden ayudarte a conocer tu evolución de gustos con el paso del tiempo, una de ellas podrías titularla así “¿Qué listas hice en el vuelo trasatlántico anterior?”, o simples enumeraciones necesarias para esas mentes despistadas: “Cosas que no debo dejar en el hotel”. Claro, lo más importante de hacer listas es no olvidar dónde las guardas.

Borra aplicaciones y fotos

Esto es algo que nunca, pero nunca haces, y qué mejor momento que ahora. Empieza así, sin piedad, borra todo eso que ya no necesitas de tu celular, esos megas extra te servirá para tener más espacio que podrás llenar con increíbles fotos para Instagram. Aunque te duela, comienza a deshacerte de esos maravillosos memes que comparten en tu grupo de amigos, las fotos de “Feliz día” llenas piolines que mandan tu mamá y tus tías y esos screenshots que, seamos sincerxs, ya no te sirven para nada. Una vez que hayas eliminado toda la basura (ahí deben ir también las fotos de tu ex), borra lo borrado y así nunca más lo podrás recuperar. Ojo, no se te vayan a ir esas claves de reservaciones que guardaste en un pantallazo.

Depuración de contactos

Dale paso a la hora del hate, es el tiempo ideal para eliminar a todas esas personas que tenías guardadas en tus contactos y con las que ya no piensas hablar nunca más, o que ya cambiaron de número y tienes tres repetidos, o esos ligues del Tinder que no prosperaron o fueron un no muy increíble one night stand y de plano ya no quieres saber de ellos. Siéntete poderosx eliminando a toda esa gente tóxica de tu celular, puedes hacerlo comenzando con el que te acaba de pasar su Whatsapp y ya viste que viaja con su esposa e hijos.

Ve las películas malas que has evitado

Como no tienes nada mejor que hacer, no queda de otra que ver esas películas malas que ponen durante algunos vuelos pero que definitivamente nunca verías por iniciativa propia en tu casa. Puedes aprovechar y ponerte al tanto de por qué tanta baba derramadas por ’50 Shades of Grey’ o por qué la emoción con la rivalidad de lobos y vampiros en ‘Crepúsculo’, de seguro durante el vuelo alcanzas a ver la saga completa y quién quita y hasta te hagas fan.

Ligar

En un vuelo internacional puedes toparte con todo tipo de personas, por lo que las oportunidades de conocer a alguien interesante, con quién puedas charlar de todo durante varias horas, se puede convertir en una cita no planeada en la que conoces a un buen prospecto para salir. Ojo, no te hagas muchas ilusiones, ¿qué tal que al llegar a tierra, quien recoge a tu crush del avión es nada menos que su novix? Horror. Ojo 2, nunca, pero nunca ligues con los pilotos, queremos que todos lleguen con vida a su destino.

Averiguar cuánto mide el largo del avión

Si ya hiciste de todo y el aburrimiento no cede, te puedes poner curiosx y averiguar, digamos, ¿cuánto mide de largo el avión?, ya sabes, para enriquecer un poco tu cultura general. Te recomendamos que utilices más de una medida, por ejemplo, ¿cuánto mide con pasos de gallo-gallina, pasos con calcetines del avión, pasos con las pantuflas del pasajero de al lado? Puedes parecer un poco extrañx al estar paseando por el pasillo y calculando las medidas; cualquier reclamo, justifícate diciendo que “solo estás estirando las piernas”.

Busca mil y un planes a la vez

Compra revistas divertidas para leer en el avión, ¿la biografía de Frida Kahlo que siempre has querido leer?, carga tu iPod con todos tus playlist ordenados de mejor a peor, lleva películas en tu tablet, la compu con cosas del trabajo para aprovechar el tiempo, toma uno a uno los ejemplares de los periódicos que ofrecen para estar al día. Sí, bien hecho, que no quede un minuto libre… Al final, como suele suceder, con tanto estrés y cansancio que te cargas, simplemente terminarás durmiendo durante todo el vuelo, como un bebé que solo despierta para comer y volver a dormir. No te preocupes, no te juzgamos. Haríamos lo mismo en tu lugar.

Cuéntanos en los comentarios ¿cuál sería la forma más divertida en la que pasarías un vuelo trasatlántico?

 

También te puede interesar:

Cómo viajar por el mundo (sin perder todo tu dinero en el intento)