Sologamia: porque cuando no encuentras a nadie mejor, cásate contigo

Foto. Rachael Crowe

Hace unos años, en Facebook surgió la moda de poner en el espacio de relación “en una relación con *tu mismo nombre de usuario*”; para algunos era egolatría pura y dura, pero para quienes lo hacían era una forma decir que eran solteros y estaban felices con esa condición, hoy esa tendencia tiene un nombre definido: sologamia.

Porque si no encuentras a esa otra persona con quien quieras pasar el resto —o una buena parte— de tus días, te tienes a ti mismo para ser feliz, esa es la primicia que sigue la sologamia, que dista de un eufemismo para autonombrarte soltero.

En términos prácticos —y para quien piense que esto es ridículo—, quienes la han practicado explican que casarse con uno mismo significa que “nos sentimos suficientes, aunque no tengamos pareja”, dijo Erika Anderson, una mujer de 37 años a la cadena CBS.

Agregó que “la sologamia es un grito, una reivindicación de que estamos bien solos. No necesitamos a nadie que nos complete, puesto que ya somos una persona completa. Podemos aceptar a alguien a nuestro lado, ¡pero no nos hace falta! Y, quizá, solo quizá, un movimiento así no sea tan loco”.

¡Cásate contigo!

Esta nueva forma de comprometerse ha llegado a tal punto de organizar bodas donde la pareja es la misma persona y se celebra con una fiesta de compromiso igual a la de un matrimonio ordinario. El pretexto ideal para la pachanga y para darles por su lado a los que se la viven preguntado “¿para cuándo la boda?”. ¿Querían boda?, ahí está.

#iputmyselffirst #sologamy #Selfcare #selflove. #mememe. #wordstoliveby

A post shared by Kris Bholanath (@krisb024) on

Estados Unidos y algunos países de Europa son donde más se ha visto aplicada la sologamia, y donde incluso existen empresas dedicadas a arreglar estas ceremonias de automatrimonio.

Basta con poner en el buscador de las redes sociales la palabra “#Sologamy” y aparecerán los testimonios de aquellos que ya se han casado con ellos mismos: hombres solos posando con sus ramos de flores, mujeres ataviadas de novias que se acompañan de sus damas de honor, las dos manos de una persona con un anillo en cada uno de sus dedos anulares… En resumen, la novia y el novio en una misma persona.

#Sologamy or Self-marriage is marriage by a person to oneself. It is known as a commitment that values self-love, and self-compassion. 🤵🏻💐 In short, a bride and groom in one. Hahaha. Echos lang yan siyempre! Haha. Hindi ko po pinakasalan ang sarili ko. 😂😂😂 #pangprofilepic

A post shared by Jing Majik (@themagicjing) on

Hay que aclarar que la sologamia no tiene valor legal en ninguna parte del mundo, por lo que la situación oficial sigue siendo “solterx”, pero culturalmente se está haciendo cada vez más notoria y aplaudida como un acto de amor propio que se celebra con amigos y familia.

Tal vez lo mejor de la sologamia es que no hay problema con el divorcio. Y si en algún momento decides cambiarla por un matrimonio, el papeleo es sencillo.