La mexicana Ilse Valfré, una nueva víctima de plagio por parte de las cadenas de fast fashion

Ilse Valfré
Quien siga a la marca de ropa y accesorios Valfré, creada por la mexicana Ilse Valfré, sabe que su irónico y colorido estilo es único y sumamente fácil de identificar, por ello cuando recientemente tiendas como Forever 21 y Rue 21 plagiaron algunos de sus diseños, los fans de la marca lo notaron de inmediato.

De acuerdo con una nota publicada por el sitio Jezebel, Forever 21 copió uno de los diseños de fundas para celular de Valfré en forma de arcoíris, y la tienda Rue 21 plagió otros tres modelos de iphone cases, pero convirtiéndolos en audífonos.

“Es una locura lo descarado que es”, explicó Donald Eley, CEO de Valfré, a Jezebel. “Fue una locura ver estas fotos lado a lado y luego pensar que las marcas de moda pueden salirse con la suya con algo así, aunque la mayoría lo logra. Pero estamos aquí para defender la propiedad intelectual”.

Aunque ambas tiendas han bajado de sus sitios los diseños, la marca de Ilse Valfré ya está llevando a cabo un proceso legal para reponer los daños ocasionados por el plagio. “Forever 21 aún no ha respondido a la petición de cese y desistimiento de Valfré, pero una demanda por violación de derechos de autor contra Rue 21 ya está en marcha”. De acuerdo con Jezebel, Valfré exige a Rue 21 “la restitución de los beneficios de los acusados directa e indirectamente”. 

Esta no es la primera vez que grandes corporativos de moda se apropian de las creaciones de diseñadores independientes. En julio de 2016 la mexicana Ivonna Buenrostro denunció que Bershka copió unos pines creados por ella en 2014. Y apenas en días pasados la ilustradora Siamés Escalante publicó en su cuenta de Facebook que una empresa China plagió su pin “caturno”. El diseño, que muestra la cabeza de un gato con unos anillos de saturno alrededor, también apareció como una versión sospechosamente similar en una blusa de Bershka en estos días.

Lo terrible de esta situación, además del hecho de que no haya respeto alguno por la propiedad intelectual, es que es muy difícil lograr que las marcas se responsabilicen. E incluso si lo hacen, por lo general es un tema que se aborda desde un corporativo con una estructura legal bien establecida, lo cual coloca en desventaja a los diseñadores independientes que en muchas ocasiones trabajan por su cuenta o con equipos pequeños.