Ésta es la importante razón por la que existe pornografía feminista

porno feminista

Durante muchos años el porno ha sido un tema tabú entre las mujeres, en parte porque es una industria que suele estar dirigida exclusivamente a una audiencia masculina. Y no sólo eso, sino que normalmente retrata a las mujeres como simples objetos cuya única función es cumplir las fantasías de los hombres cisgénero.

Cuando pensamos en porno es común que llegue a nuestra mente la imagen de una mujer dándole sexo oral a un hombre hasta el punto de casi atragantarse o recibiendo una eyaculación en la cara, que está bien, si eso es lo que te gusta, pero seamos honestxs, las relaciones sexuales son mucho más amplias y diversas que eso.

Como explicó la artista porno Dylan Ryan en el libro The Feminist Porn Book: The Politics of Producing Pleasure: “Tenía dificultades para relacionarme con las mujeres en estas películas y sus presentaciones sexuales… Parecía como si el sexo le estuviera sucediendo ‘a’ estas mujeres en lugar de con ellas o debido a sus elecciones o motivaciones”.

De ahí que surja el porno feminista, una corriente alterna de esta industria, que buscar terminar con los clichés que conocemos y darle lugar a las mujeres para experimentar y vivir su sexualidad y fantasías en un ambiente seguro. Aunque el término ha causado controversia entre distintos grupos feministas, quienes se dedican a crear pornografía feminista buscan proyectar una versión inclusiva y plural de la sexualidad a través de películas en donde los actores reciben un trato y pago justo. “Como pornógrafa feminista creo imágenes eróticas que desafían, contradicen y reimaginan la iconografía de la pornografía dominante. Doy prioridad al placer y el orgasmo femenino y me esfuerzo por diversificar cómo se retrata la sexualidad”, explica Tristan Taormino, una de las directoras más reconocidas en este género.

Hot Girls Wanted: Turned On

Hot Girls Wanted: Turned On | Netflix

¿Cómo se ve el porno feminista?
Según el sitio oficial de los Feminist Porn Awards (creados en 2006 por la compañía de juguetes sexuales Good for her), algunas características del porno feminista son:

– Se proyecta un placer realista
– Lxs actorxs son tratados con respeto, reciben un pago justo y condiciones de trabajo éticas.
– Lxs directorxs consideran las fantasías y deseos de los actorxs.
– Se amplían los límites de la representación sexual en el cine y se desafían los estereotipos, especialmente de las mujeres y las comunidades marginadas.

Esto no significa que en el porno feminista sean puros besos y arrumacos, de hecho puede llegar a ser bastante hardcore, pero la diferencia está en que en todo momento se respeta la dignidad y decisión de las personas involucradas.

Erika Lust

Erika Lust con su equipo | Serie Hot Girls Wanted: Turned On | Netflix

Algunxs directorxs de porno feminista que puedes explorar para darte una idea son Erika LustNico Bertrand, Lucie Blush y Paulita Pappel. Eso sí, preparáte para invertir, ya que por lo general estos sitios se manejan con suscripciones que rondan los $20 a $35 dólares al mes, lo cual tiene todo el sentido del mundo cuando consideras sus políticas de pago justo a sus trabajadores y la calidad de sus producciones. De hecho, en el primer capítulo de la serie documental Hot Girls Wanted: Turned On, Erika Lust compara el consumo del porno feminista al consumo responsable de alimentos, en el sentido de que es importante saber quién y en dónde se hizo tu película, cómo fue el proceso.

Lust también habla sobre la importancia de darle un nuevo enfoque a la pornografía, pues ésta continúa siendo una de las principales referencias para los jóvenes en términos de educación sexual (40% de los jóvenes sexualmente activos entre los 14 y 18 años de edad dice haber aprendido más sobre sexo en la pornografía que en la escuela). “No podemos negar que hoy en día el porno es educación sexual, especialmente para las personas que jamás han tenido una experiencia sexual en sus vidas. ¿Cómo van a saber cómo funciona el sexo realmente? Yo tengo dos hijas y la pornografía está a un clic de distancia”.

Es un hecho que la pornografía no se irá a ninguna parte y por eso es tan importante que refleje la diversidad del mundo en el que se desarrolla. Si fomentamos un consumo responsable de porno ayudamos a que esta industria exista en un ambiente y condiciones de trabajo seguros para quienes forman parte de ella.