“¡Bershka se robó mis diseños!”: Ivonna Buenrostro

Ivonna Buenrostro

Foto: Ivonna Buenrostro

Apenas horas después de que la marca Tuesday Bassen diera a conocer que Zara había plagiado varios de sus diseños y se rehusaba a admitirlo, en México otra diseñadora, Ivonna Buenrostro, denunció que Bershka también copió creaciones de su autoría y actualmente vende pines iguales a los que ella creó en 2014. “Tomó fuerza la noticia de Tuesday Bassen y una chica que había comprado anteriormente en mi tienda me dijo que había visto broches parecidos a los míos en Bershka. No me tomó más de 10 minutos encontrar varios de mis diseños robados (aún en venta) en la página de la marca”, nos cuenta la diseñadora originaria de Querétaro.

“No estoy impresionada, porque sé de la poca ética de tiendas como Bershka, sin embargo siento la necesidad de tomar acción e informar que no está padre seguir comprando en estas tiendas (Zara, Bershka entre otras)”, explica Ivonna, cuyos pines cuestan entre 100 y 190 pesos, mientras que un set de Bershka con varios cuesta 100 pesos. “Es obvio que pueden obtener esos precios por las malas condiciones de trabajo y mal pago a sus empleados”.

Ivonna Buenrostro

Diseños de Ivonna Buenrostro

Tristemente, esta no es la primera vez que los grandes corporativos abusan de la creatividad y el talento de los diseñadores independientes. Además de Bershka y Zara (ambas de Inditex), H&M, Urban Outfitters y Forever 21 también han sido señaladas como empresas que, gracias a sus consolidadas estructuras legales y soporte económico, plagian diseños sufriendo las mínimas consecuencias. Quizá reciban mala publicidad, se vean obligadas a publicar un comunicado o tengan que pagar una suma compensatoria, pero al final del día siempre salen ganando, pues la mayoría de las veces los clientes se olvidan del drama y regresan a sus tiendas la siguiente temporada.

“Desafortunadamente, y como se vio en el caso de Tuesday Bassen, hay que poner mucho dinero para hacer una demanda, y proteger cada diseño que tienes no sirve de mucho, además de que es costoso también”, menciona Ivonna, quien ha decidido contactar a otros diseñadores afectados para hacer un frente unido ante la situación.

Sin embargo, aunque la vía legal es burocrática y complicada, no todo está perdido. Las redes sociales y los medios digitales se han convertido en un arma poderosa para los creadores independientes, quienes a través de éstos pueden denunciar y viralizar sus casos para crear conciencia.

Así lo ha hecho el diseñador Adam J. Kurtz, quien tras ser una de las víctimas de plagio creó  Shop the stollen art, donde es posible comparar las réplicas con los pines y parches auténticos y comprar directamente de los creadores originales. De hecho, uno de los diseños robados de Ivonna –un corazón con la frase “I don’t like you”– figura en el sitio de J.Kurtz junto con los de otras 11 marcas que se encuentran en la misma situación desventajosa que ella.

Plagio Zara -Tuesday BassenImagen: Adam J. Kurtz

Si quieres ayudar a quienes realmente dictan las tendencias denuncia el plagio en tus redes sociales y dale voz y crédito a quienes realmente lo merecen, a aquellos artistas que han trabajado duro para consolidar una marca y crear algo novedoso, no con el afán de abarrotar un almacén con prendas baratas, sino de compartir su visión creativa. “Más allá de que las cadenas de ropa tomen acciones para terminar con este problema, me gustaría decir que veo más viable consumir local, dentro de lo que se pueda, estar seguros de que el diseño es de quien lo compramos. Darle nuestro dinero a lo que amamos”, puntualiza Ivonna.