La razón por la que Google cambió los resultados de búsqueda de la palabra «lesbiana»

lesbiana
Foto. McKinsey en Rawpixel

Todavía existen muchos prejuicios alrededor de las lesbianas. Para muchas personas, sobre todo hombres heterosexuales, esta no es una orientación sexual que tienen mujeres de carne y hueso, sino simplemente una categoría de pornografía. Hasta hace poco, las búsquedas de Google lo confirmaban.

Al escribir «lesbiana» en el buscador, los principales resultados llevaban a sitios de pornografía, contribuyendo a la cosificación y sexualización de las mujeres. Gracias a la campaña francesa SEOlesbienne y a otras voces, esto parece estar cambiando.

Como reporta Dazed, Google ya había aceptado que esta palabra y otra arrojaban contenidos porno, aunque no es su significado principal. Ahora hicieron un cambio en su algoritmo para que lo primero que veas al buscar «lesbiana» sea una página de Wikipedia y noticias. Aunque parece que no ha aplicado a todos los idiomas ni todos los países.

Por qué las lesbianas aplauden el cambio

La sexualización innecesaria de las lesbianas no es un problema menor. Es la causa de acoso en las calles e incluso de ataques, como el reciente en el que una pareja de mujeres fue golpeada en Londres.

Además, es importante que niñas, jóvenes y adultas lesbianas tengan acceso a información sobre salud sexual y sobre recursos, grupos o apoyo cuando hacen búsquedas, sin tener que conformarse con la mirada masculina.

Búsquedas preocupantes

Por si fuera poco, esta no es la única palabra con resultados problemáticos. Por ejemplo, hasta el año pasado, si ponías en el buscador «escritoras mexicanas» únicamente aparecían escritores.

Actualmente,  aparecen de inmediato los nombres y biografías de personajes como Amparo Dávila, Rosario Castellanos y Fernanda Melchor.

Y en el tema de la pornografía, si buscabas palabras como «latina», «sexo», o «mexicana», los resultados inmediatos eran pornográficos. Eso no ha cambiado con palabras como «desnuda».

Eso sí, es importante mencionar que los cambios han sido a medias, pues al usar dichas palabras y navegar más allá de seis u ocho páginas, el contenido sexual aparece.

Las palabras importan

Otro de los ejemplos más fuertes de algoritmos de búsqueda irresponsables se dio en Facebook el año pasado, pues la palabra niña, resultaba en “niñas desnudas en el baño”, “niñas calientes” o “niñas sexis y atrevidas”. Eso fue especialmente preocupante en un país con el mayor número de menores embarazadas y donde más se consume pornografía infantil.

Aunque pareciera que es un paso insignificante, o solo un cambio de palabra, ofrecer resultados pornográficos o denigrantes refuerza las connotaciones dañinas en sectores que ya sufren discriminación y acoso.

Las palabras nos definen y hacer estos cambios permite transformar la percepción que la sociedad tiene de las mujeres y la comunidad LGBTTTIQ.