Tips de una experta para comprar vintage y segunda mano al mejor precio

tips para comprar vintage
Foto. Vin Stratton

Después de toda una vida amando cazar tesoros en el clóset de mi mamá, mi abuela y mis tías, desde hace unos años compro lo menos posible moda rápida, optando por otras opciones. Es una aventura que me encanta, además de que coincide con mis valores.

Muchas personas me dicen que les encantaría hacer lo mismo, pero que no saben por dónde empezar o cómo saber si están haciendo una buena compra o más bien las están estafando. Aquí van mis mejores tips para comprar ropa vintage o de segunda mano a precios justos.

La diferencia entre vintage y segunda mano

Esto me lo enseñó mi amiga Alana de Mercadillo Vintage: no todo lo “viejo” es vintage. Para que tenga esta denominación, la prenda debe tener 25 años o más y no necesariamente haber sido usada antes: puede tener todavía sus etiquetas. Tampoco es siempre es más barata que la ropa nueva, porque puede ser un artículo de colección.

La ropa de segunda mano es la que ya fue usada por alguien más, sin importar cuándo fue eso. Es una gran opción no solo para obtener precios más económicos sino también para romper el ciclo de la moda rápida. Pero ojo, también puede ser de menor calidad o durar menos.

Ten en cuenta dónde estás comprando

La ropa vintage y de segunda mano se puede comprar en mercados, en tiendas establecidas, en bazares, en páginas web o incluso por Instagram. El precio varía según dónde busques porque para los vendedores los costos son distintos si pagan renta de un local en una zona “fresa” o si tienen la ropa en su casa.

Si vas a una tienda, estás pagando por esa conveniencia, además de que la ropa estará lavada y planchada. En otros casos, el costo de la prenda es menor pero tal vez tengas que pagar un envío. También considera que, como no te puedes probar la ropa de las tiendas virtuales, es posible que tengas que alterarlas.

Revisa la calidad

En el mundo de la ropa de segunda mano, aprender sobre telas es fundamental. Yo prefiero comprar materiales naturales como algodón, lino y seda. Si son sintéticas, le doy prioridad al modal sobre el poliéster. Ah, y comprar piel de segunda mano es más responsable, además de que se ve muy cool cuando ya tiene historia. Todo esto puede ser un poco más caro, pero sé que me va a durar muchos años.

Dentro de la calidad también entran las marcas. Si es una prenda de diseñador, estará bien construida, aunque puede ser que tengas que pagar por ese nombre. Analiza si vale la pena, porque también hay ropa increíble hecha por marcas desconocidas.

Crea tus reglas

Tú sabes lo que le funciona a tu clóset y a tu cartera, así que con la práctica te irás haciendo de tus propias reglas y podrás dar tus propios tips para comprar vintage. Yo por ejemplo no pago más de cien pesos por prendas de segunda mano de marcas de moda rápida.

Yo prefiero ir personalmente a de compras porque no sé coser y me conozco: me toma como 6 meses organizarme para ir al sastre o la modista.

Recuerda que comprar ropa usada o de segunda mano no es solo una oportunidad para ahorrar dinero, también es una manera de cuestionar tu consumo en general y de experimentar con tu estilo.