Esta comunidad de Oaxaca lleva 2 años sin agua. Ante la crisis, sus mujeres lideran la lucha.

#AguaParaAyutla

Vivir sin agua suena como una experiencia difícil de imaginar — y de empatizar— cuando normalmente solo tenemos que abrir el grifo para obtenerla.

Cuando escuchamos sobre la “guerra del agua” imaginamos batallas apocalípticas lejanas y futuras. Sin embargo, los conflictos por agua son una realidad violenta en San Pedro y San Pablo Ayutla en Oaxaca.

En 2017, los disparos y la violencia transformaron para siempre la vida de los habitantes de la zona cuando un grupo de la comunidad vecina de Tamazulápam del Espíritu Santo les despojó su principal recurso de agua: el Manantial Jënanyëëj. Hubo secuestros de mujeres, un muerto y seis heridos por arma de fuego.

Desde entonces, la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla lleva más de dos años viviendo sin agua, pese a que la Organización de las Naciones Unidas estipula que “El derecho humano al agua es indispensable para una vida digna”.

Para conocer más sobre la situación hablamos con la comunera Yásnaya Elena Aguilar Gil (lingüista, escritora, traductora y activista) quien ha estado activamente involucrada en la lucha de su comunidad por recuperar el agua.

“Queremos agua sin condicionamiento”

Aunque en algunos medios de comunicación se informa que el gobierno oaxaqueño ya dio por resuelto el conflicto, Yásnaya Elena asegura que lo que se acordó es distinto a lo que exigen.

“Estamos pidiendo el agua sin ningún tipo de condicionamiento. [El gobierno] quiere meter, sin nuestro permiso, tubería para llevar la mitad del agua de nuestro manantial a la comunidad aliada con nuestros agresores (Tamazulapam). Se trata de solo darnos la mitad y despojarnos de más territorio”, señala.

La activista también asegura que a las mujeres de Ayutla les preocupa que se les despoje de más territorio, pues fueron principalmente ellas las que perdieron sus tierras.

Una lucha liderada por mujeres

Yásnaya Elena explica que enfrentar la violencia constante ha sido muy difícil, pero ha logrado unir a las mujeres de su comunidad que “ya no están dispuestas a tolerar más abusos y buscan justicia”.

El Colectivo de Mujeres Mixes se reúne para decidir qué acciones tomarán en conjunto y están dispuestas a “poner el cuerpo para defender la tierra”.

La comunera comenta que ha sido víctima de acoso y amenazas, y no solo ella, sino los miembros de su familia. Asimismo ha sufrido agresiones por medio de notas periodísticas y trolls en redes sociales.

“Vamos a estar ahí”

Recolectar agua de lluvia (que es como suelen conseguir el agua actualmente en la comunidad) se ha vuelto muy complicado por la sequía. Además Yásnaya asegura que “hay pequeños afluentes y gente que se arriesga, sube al manantial para intentar captar un poco de agua”.

En San Pedro y San Pablo Ayutla el riesgo por conseguir algo tan elemental como el agua es latente, pero la activista añade sin titubear: “si van a usar a la fuerza pública, vamos a estar ahí y vamos a poner el cuerpo”.

#AguaParaAyutla

Personalidades como Denisse Dresser, Julieta Venegas, Lydia Cacho, Gael García y Diego Luna han sumado sus voces para exigir #AguaParaAyutla y tú también puedes hacerlo.

Yásnaya Elena recomienda “presionar en las cuentas del gobierno de Oaxaca” y tuitear con el hashtag #AguaParaAyutla, pues la presión mediática puede ayudar a darle prioridad a este problema.

“No vamos a retroceder”

“El sistema judicial mexicano es un infierno si no tienes dinero, lo sabemos”, dice Yásnaya. “El mensaje más importante es que vamos a seguir luchando, vamos a estar ahí, no vamos a retroceder. Ese es el mensaje que queremos dar a los medios de comunicación y al gobierno”.

En Ayutla el agua dejó de fluir hace más de dos años, pero no así la vida y la lucha de su gente por obtener justicia.