5 mitos de la copa menstrual que debes dejar de creer

mitos de la copa menstrual
Foto. Cristal Santiesteban

La copa menstrual llegó para quedarse, poco a poco ha ganado aceptación y es fácil ver por qué: es amigable con el medio ambiente, ahorras dinero y puedes usarla hasta por 12 horas. Ahora, que sus beneficios han sido probados científicamente en un nuevo estudio, es hora de desechar algunos de los mitos más comunes sobre su uso.

1. Provoca cólicos más fuertes

Photo de Josefin en Unsplash

El análisis señala que solo cinco mujeres reportaron dolor severo usando la copa menstrual y otras nueve dificultades para orinar. Aunque no se especifican las causas del aumento del dolor, se sabe que son ajenas a la copa en sí, pero pueden deberse a una mala colocación o una talla no adecuada (demasiado grande o larga).

2. Es una creación reciente

Uno de los mitos sobre la copa menstrual es que es una moda reciente. Sin embargo, aunque tomó tiempo colarse en el mainstream, su modelo data de 1932 y fue creado por la actriz y cantante estadounidense Leona W. Chalmers. Ella diseñó y patentó la primera copa menstrual, que es muy parecida al modelo actual. Su creación superó al saco catamenial, dispositivo creado en 1860 que era similar a un condón, requería el uso de un cinturón y era visible, por lo que resultaba poco práctico y estorboso.

3. Necesitas reemplazarla cada año

Foto de Kaitilyn Nicole [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Aunque es un rumor constante en internet, cualquier marca seria te señalará que su principal ventaja es que la copa menstrual requiere cambiarse cada 10 años (y aún eso es debatible). Cambiarla cada año derribaría uno de sus principales atributos: el silicón de grado médico la hace amigable con la ecología y supone un ahorro para quien la utiliza

4. Es difícil de usar

Este mito sobre la copa menstrual en realidad es una verdad a medias. La copa ha enfrentado resistencias y la publicación lo refleja: señala que “la ignorancia, los prejuicios, los costos impiden que niñas y mujeres prueben todos los productos disponibles, incluyendo la copa». El estudio también menciona que requiere tiempo familiarizarse con ella, asunto que puede percibirse como una dificultad. También hay mujeres a las que les da asco la inserción y la manipulación del sangrado.

Sin embargo, este aparente obstáculo representa una oportunidad para conocer mejor el ciclo, el sangrado y así relacionarse con la menstruación de forma distinta.

5. Es una opción peligrosa

Falso, el estudio ha comprobado que la copa menstrual es una opción segura. Las experiencia de las 3 mil 319 mujeres confirma que es una de las mejores opciones, reduce las probabilidades de fugas y presenta menos efectos adversos para la salud del microbiota vaginal (conjunto de microorganismos que viven de manera natural en la vagina), el tracto reproductivo y el urinario. Solo cinco mujeres presentaron síndrome de shock tóxico, el cual es raro y multifactorial.

Si ya decidiste a usarla y ya no crees los mitos sobre la copa menstrual, recuerda que tenemos una guía para ayudarte a seleccionar una copa, también te compartimos nuestra experiencia al usarla.

No lo pienses más, ¡únete al club!