Belleza en braille: estas marcas hacen productos más incluyentes

cosméticos
Foto. L’Occitane

Es típico estarnos maquillando en la mañana y no encontrar en nuestro cajón o cosmetiquera EL producto que necesitamos en ese momento, justo cuando tenemos menos tiempo. Ahora imagina que te pasara eso y que no pudieras distinguir fácilmente tus cosméticos unos de otro. Eso es lo que le sucede a millones de personas ciegas en el mundo.

El diseño de los productos que usamos día a día no está adaptado a quienes no pueden guiarse por las palabras, sino que necesitan claves táctiles para usarlos con facilidad.

El braille en los empaques de cosméticos

Lo más básico sería pensar que todos los empaques deben venir con indicaciones en braille que distingan un producto de otro e incluyan las instrucciones de uso. En efecto, hay algunas marcas que llevan años haciendo esto, como Bioderma y Natura.

Una pionera es L’Occitane, que desde 1997 incluye indicaciones en braille en el 70% de sus cosméticos. ¿Qué pasa con el otro 30%? Son empaques demasiado pequeños, en los que no cabe este sistema de puntos.

Por esa y otras razones, incluir braille no es lo único que se puede hacer en la búsqueda de un diseño más incluyente.

No hay una única solución

La diseñadora Sam Latiff, quien es ciega, le explicó a Vogue Business que el braille ni siquiera es siempre la mejor opción, porque se trata de un sistema que toma años dominar y que no todas las personas con ceguera conocen.

Lo que sí es muy extendido es que usen diferentes códigos táctiles para reconocer los objetos. Por ejemplo, doblar los billetes y ponerlos en un orden específico en la cartera.

Siguiendo esta lógica, lo que hizo Latiff para Herbal Essences es muy sencillo pero con mucho impacto: las botellas de shampoo llevan un relieve de rayas y las de acondicionador llevan puntos. También propone que los empaques tengan menos palabras en un tamaño más legible, para personas que tienen discapacidad visual.

¿Y otros productos?

En México viven más de dos millones de personas con ceguera, de acuerdo con la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera. Todas ellas necesitan mejor diseño para ser más independientes, así que la cosa no empieza ni acaba con braille en los cosméticos.

Hasta ahora, la única legislación que hay en el país al respecto se centra en las medicinas y es muy básica. En 2018 se aprobó una ley según la cual los medicamentos deben incluir su componente activo en braille.  

Hace falta que otras industrias se unan a la búsqueda de soluciones más sencillas que puedan, a su vez, hacerle la vida mucho más fácil a muchísimas personas.