Me hice pruebas rápidas de ITS… y así fue mi experiencia

pruebas rápidas ITS

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son ese monstruo invisible sobre el que te meten miedo en la secundaria para que no tengas sexo –al estilo Mean Girls– pero del cual debes hacerte responsable si tienes una vida sexual activa.

Mean Girls Chlamydia GIF - Find & Share on GIPHY

De acuerdo con la clínica Marie Stopes, “a diario, más de 1 millón de personas en el mundo se contagian de alguna ITS”.

Si hablamos de México, “el 57% de las mujeres entre 18 y 30 años encuestadas reconocieron haber tenido sexo sin protección en el último año, lo cual las hizo 100% propensas a contagiarse de una ITS”. ¡TRAZ!

Siendo parte de esa estadística, porque de pronto pasa que “se te va” protegerte, decidí que era sumamente importante revisar que todo estuviera bien con mi salud sexual y me hice las pruebas rápidas de ITS.

Pruebas rápidas de ITS

Antes de que empieces a hiperventilar de los nervios, te cuento que el procedimiento no duele nada y toma menos de 20 minutos recopilar las muestras.

Consulta con tu ginecóloga/o qué tipo de pruebas ofrece. Yo me las hice en Marie Stopes, donde cuentan con un paquete para detectar VIH, Hepatitis C, Clamidia y Sífilis, por $780 pesos.

Previo a la consulta

Lo primero que hice fue llamar para agendar una cita y me la dieron para aproximadamente una semana después.

Los requisitos para realizarte las pruebas rápidas de ITS son:
• Abstinencia sexual de 3 días.
• Evitar duchas vaginales, tampones, óvulos o cremas en área genital.
• No estar en periodo menstrual.

El día de la cita…

Al llegar lo primero que la doctora hizo fue llenar mi expediente médico.

Me hizo preguntas sobre enfermedades en mi familia; si había tenido alguna cirugía, embarazo o aborto; tipo de sangre; alergias, etc.

Luego me explicó cómo sería el procedimiento y me mostró los diferentes paquetes de pruebas completamente cerrados. También corroboró la fecha de caducidad de las pruebas, para asegurar que estuvieran vigentes.

Después de esa breve introducción amigable, entonces sí pasamos a la acción. O sea, recolectar las muestras.

VIH, Sífilis y Hepatitis C

Las pruebas rápidas de VIH, Sífilis y Hepatitis C se hacen con unas gotas de sangre.

La doctora hizo un piquete ligero en mi dedo (nada de drama, no duele) y luego recogió la sangre con un gotero para depositarla en 3 contenedores de plástico muy parecidos a los de una prueba de embarazo.

De hecho funcionan de manera similar, ya que si el resultado arroja una línea roja en la ventanilla significa que no hay elemento reactivo. Por el contrario, si se marcan dos líneas rojas significa que puede haber contagio.

Clamidia

La prueba de la Clamidia fue diferente, ya que es necesario hacer un exudado cervical. Ya sé, súper incómodo, pero qué le vamos a hacer.

El procedimiento es muy similar a cuando te hacen un papanicolaou. Ya sabes, te acuestas en la camilla con la bata puesta; pones los pies a cada lado y ¡pum! entra el temido espejo ginecológico.

La doctora usó un hisopo para tomar una muestra de mi cérvix haciendo un movimiento circular.

¡Listo! Mi toma de muestras estaba completa y, después de unos minutos, procesada. La doctora me enseñó los resultados de las pruebas, las cuales marcaron “no reactivo”. O sea, que no había ninguna ITS.

En general toda la experiencia de las pruebas rápidas de ITS fue mucho más sencilla de lo que esperaba y duró unos 45 minutos. Al final me entregaron una hoja con mis resultados impresos.

¿Qué pasa si hay un resultado reactivo?

La doctora me explicó que, en ese caso, se debe hacer otra prueba especializada para el tipo de infección o virus que se haya detectado y, posteriormente, seguir el tratamiento indicado.

La/el especialista que te atienda debe ofrecerte consultoría sobre tus resultados y los pasos a seguir.

¿Cada cuánto debes hacerte pruebas rápidas de ITS?

Si no has tenido relaciones sexuales de riesgo (o sea, no has tenido sexo sin protección con alguien infectado) es suficiente con que te revises una vez al año. De lo contrario, es recomendable checarse cada 3 o 6 meses dependiendo lo que diga tu médica/o.

Si eres mujer es súper importante que también te hagas anualmente la colposcopía y el papanicolau para revisar otro tipo de lesiones, virus del papiloma humano o células cancerígenas.

Por último, pero no menos importante, siempre usar condón en los encuentros sexuales, ya que es una forma de cuidarnos y a nuestras parejas sexuales. Se vale gozar el sexo, pero con responsabilidad.