Cómo hacer un tablero visual y cumplir tus propósitos este año

tablero visual
Foto. Andy Art/ Unsplash

Si eres de las personas que dejan sus propósitos de Año Nuevo estancados después de las primeras dos semanas o si necesitas una ayudadita extra para conseguirlos, quizá sea momento de hacer un tablero visual.

Los fans hardcore de esta técnica de la ley de la atracción dicen que tu cerebro es un imán de energía y que puedes tener aquello que deseas si de verdad le echas muchas ganitas, lo visualizas y se lo pides al universo.

Y aunque la ciencia no ha podido comprobar que esto sea cierto, de cualquier forma el tablero visual es una forma práctica de poner en orden nuestras ideas y establecer las metas que queremos cumplir.

Cómo hacer un tablero visual

1. Define tus metas

Necesitarás tomarte un tiempo de reflexión y honestidad profunda, así que aleja las distracciones (bye, redes sociales) y ponte en modo analítico.

Pregúntate realmente qué es lo que quieres en tu vida y por qué.
¿Qué necesitas y qué herramientas pueden ayudarte a lograrlo?
¿Cómo te gustaría sentirte una vez que logres tus objetivos?

Trata de no quedarte en la superficie con objetivos muy generales como “tener un nuevo trabajo”, “hacer ejercicio” o “ganar más dinero” y mejor enfócate en los detalles.

Por ejemplo: ¿Qué es lo que te gustaría hacer en tu nuevo trabajo? ¿Cuánto quieres ganar y en qué usarías ese dinero? ¿Qué tipo de ejercicio te te entusiasma hacer y qué resultados esperas?

Apúntalo en un papel.

2. Reúne inspiración

El tablero visual es un ejercicio de imaginación, así que se vale soñar en GRANDE.

Piensa en los objetivos que decretaste y ahora visualízalos. ¿Cómo se ve ese nuevo departamento al que quieres mudarte? ¿A qué huele? ¿Qué lugares quieres visitar en ese viaje que tanto deseas?

Puedes usar revistas viejas, postales o imprimir imágenes y palabras que te gusten y ayuden a reflejar la forma en la que quieres transformar diferentes áreas de tu vida: personal, profesional, salud, relaciones, aprendizaje, etc.

3. Haz un ritual

Regálate este momento de introspección y conviértelo en algo especial. Puedes prender una vela aromática, poner una playlist y prepararte algo rico mientras trabajas en tu tablero visual.

Vas a necesitar un corcho o cartulina, tijeras, plumones, pegamento, etc. ¡Y poner manos a la obra!

Los rituales nos ayudan a ponerle una intención a las cosas y nos sensibilizan para estar más presentes, así que tómate el tiempo que necesites.

4. Ponlo en un lugar visible

Lo más importante del tablero visual es que esté en un lugar donde puedas verlo todos los días, ya sea junto al espejo, en el escritorio de tu oficina o, si quieres, ¡hasta de fondo de celular!

Definitivamente un tablero visual no es brujería cósmica que hará que todos tus deseos se vuelvan realidad por arte de magia, pero sí puede ayudarte a mantener la concentración y no abandonar tus ideales este año o en cualquier proyecto que te propongas.