#MiPrimeraDieta: un reflejo de la compleja relación con nuestros cuerpos

mi primera dieta
Foto. Thought Catalog

Que tire la primera piedra quien nunca haya hecho una dieta.

Ya sea por presión social, motivos de salud o fuerzas insospechadas de la naturaleza, muchas mujeres hemos seguido un régimen de alimentación alguna vez en la vida.

No es extraño escuchar que Fulanita se puso a dieta para su boda o que Sotanita está tomando jugos detox para bajar lo que subió en sus vacaciones. Las dietas forman parte de la vida de las mujeres desde pequeñas, muchas veces sin siquiera necesitarlas.

¿A qué edad comienzan las mujeres su primera dieta?

A raíz de un texto publicado por María del Mar Ramón en la Revista Volcánica, miles de mujeres comenzaron a usar el hashtag #MiPrimeraDieta en Twitter para compartir cuándo, cómo y por qué decidieron ponerse a régimen por primera vez.

Para que los testimonios no se quedaran simplemente en una anécdota viral de las redes sociales, el Colectivo Dátil, dedicado al periodismo de datos, elaboró y nos hizo llegar un reporte que deja en evidencia la edad promedio a la que las mujeres que contaron sus historias comenzaron su primera dieta, entre otros datos.

“Si bien hay mujeres que fueron sometidas a un régimen alimenticio desde los 3 años y mujeres que no tuvieron preocupaciones serias con su cuerpo hasta los 38, el promedio de edad en el que las mujeres comenzaron a restringir su alimentación para cubrir expectativas de belleza es de 12 años”, explica Colectivo Dátil en su reporte, para el cual recolectó alrededor de 1,500 testimonios de Twitter.

¿Qué detona la necesidad de hacer una dieta?

Sin duda hay muchos factores que pueden explicar la presión por cumplir ciertos estereotipos, y uno de ellos es la opinión que los demás tengan sobre nosotrxs.

El 24% de las usuarias del hashtag #MiPrimeraDieta mencionó que fue otra persona la que les detonó la necesidad de ponerse a dieta, generalmente sus propias madres.

El 45% de las personas señalaron a su mamá como detonador de su dieta, mientras que el otro 55% se divide en:
6% doctor/a
8% maestra
10% abuela o tías
9% novio o pareja
10% papá
2% persona desconocida
10% otros familiares (tíos, hermanos).

Gráfica. Colectivo Dátil

Las consecuencias de #MiPrimeraDieta

Más allá de un trago amargo o un esfuerzo por recortar calorías, el impacto de las dietas fue mucho más profundo para algunas de las usuarias de Twitter.

El 10% de los tuits de #MiPrimeraDieta registrados por Colectivo Dátil menciona algún trastorno alimenticio. Dentro de ese porcentaje “el 43% dijo que desarrolló anorexia, el 38% bulimia. El resto no mencionó qué desorden o solo especificó que tenía frecuentes atracones de comida”.

Foto. Elena Koycheva

Síntomas de un mal mayor

Aunque la información que se recolectó como producto del hashtag #MiPrimeraDieta “no es ni pretende ser representativa de la experiencia de las mujeres con la comida en general… sí es reflejo de patrones entre quienes voluntariamente decidieron compartir sus experiencias por medio de Twitter”, explica Colectivo Dátil sobre la interpretación que realizó de los datos.

Y no es que las dietas sean malas per se, sino que se sigan utilizando como un mecanismo de control y violencia que exige a las mujeres apegarse a estándares de belleza. Uno más de esos dictámenes al estilo “cierra las piernas” o “calladita te ves más bonita” que buscan encasillar a las mujeres en un solo molde.

Por eso resulta tan importante compartir y conocer estas experiencias, dejar de pensar que somos las únicas que han pasado por ellas y entenderlas como un problema estructural del que podemos deslindarnos, no solo individualmente, sino en colectividad.