Por qué sigo viendo Orange Is The New Black (6 temporadas después)

Conceptos como el binge watching comenzaron a popularizarse y además, este programa legitimó a la compañía como una productora formal (y exitosa).

Orange Is The New Black se estrenó en 2013 y su aparición cambió el panorama sobre cómo se hace televisión y cómo consumirla.

Si a esto le sumamos que Orange Is The New Black incluyó personajes e historias que en ese momento no tenían visibilidad en el mundo mainstream, tenemos una serie ganadora que sigue atrayendo espectadores después de 6 temporadas (aún con todos sus errores y omisiones).

Gracias por existir, OITNB

No recuerdo exactamente cómo llegó Orange Is The New Black a mi vida, pero cuando hice una lista de cosas por las que estaba agradecida en 2013, incluí el programa.

Me parecían únicas las historias que se contaban, la diversidad en pantalla, y sobre todo, Nicky Nichols (Natasha Lyonne). Si alguien me conoció ese año, seguramente me recordará por cuánto hablaba de la serie y que les pedía que la vieran para poder discutir al respecto. Aún hago ambas cosas.

Privilegio blanco

Durante las primeras dos temporadas la serie se centró en Piper (Taylor Schilling) y cómo había llegado a la cárcel. La cuestión del privilegio (blanco) ha sido uno de los temas más discutidos durante los años dentro y fuera de la serie.

Desde el inicio queda claro que el que Piper esté en la cárcel no tiene que ver con su raza o clase social, como le sucede a muchas de sus compañeras. Fue resultado directo de un crimen cometido por ella.

La miopía de su privilegio y las acciones que toma a partir de esta falta de entendimiento, cansaron pronto a varios usuarixs y se convirtió en uno de los personajes más criticados, pero probablemente no menos populares.

Personalmente, he seguido la historia de Piper por la relación que tiene con Alex (Laura Prepon), que si bien de ninguna forma es perfecta, me gusta ver a una pareja de mujeres en una relación romántica establecida y ser cómplices a pesar de sus desacuerdos.

Incluso en las circunstancias en las que están, Piper y Alex han tenido una relación feliz, y eso no es común en una industria del entretenimiento que acostumbra matar a los personajes lésbicos de las series.

Laverne Cox Trans Women GIF - Find & Share on GIPHY

Muchas historias que contar

La ventaja (y a veces desventaja de Orange Is The New Black), es la gran diversidad de personajes e historias para contar.

Después de que Piper dejó de ser el móvil de la historia, hubo oportunidad de conocer a las demás mujeres que compartían ese espacio con ella y cómo habían llegado a la prisión; las circunstancias en las que se encontraban dentro de la cárcel y cuál podría ser su futuro si es que llegaban a salir de la cárcel (que tampoco es un proceso sencillo).

La polémica muerte de Poussey

Una de las escenas más fuertes y controversiales de la serie tuvo lugar al final de la cuarta temporada, cuando Poussey (Samira Wiley) es asesinada por un guardia de la prisión.

Intencionalmente, lxs escritorxs retomaron cómo murió en la vida real Eric Garner, a manos de un policía que lo arrestó por vender cigarros sueltos en la calle, en Nueva York en 2014. Eric Garner decía “no puedo respirar”, frase que terminaría convirtiéndose en una de las más usadas por el movimiento Black Lives Matter y utilizada en la escena.

En ese momento, se cuestionó si la serie había tenido un efecto más allá de darle un impactante final a la temporada, que además eliminó a uno de los personajes más populares de la serie.

¿Ficción o realidad?

Otro punto que es evidenciado en la serie es la discriminación institucional. En la segunda temporada, por ejemplo, Taystee es la prisionera mejor calificada para salir de prisión, pero no lo logra.

Danielle Brooks, actriz que interpreta a Taystee, dijo en una entrevista previa al inicio de la quinta temporada que su personaje “tiene suficiente fuerza para decir: ‘El sistema está roto y está hecho de arena. Se está derrumbando’. Después de esto, Taystee va, de no creer en la justicia social a tener un conocimiento implícito de su importancia”.

Hacia el final de la sexta, es claro que esto no importa. Taystee pasará el resto de su vida en la cárcel, sin importar quién es, de qué fue acusada inicialmente y bajo qué circunstancias vive dentro de la prisión.

Foto. Netflix

La importancia de Orange Is The New Black

Creo que justamente el debate de algo que sucede en una ficción, ha dado apertura a que los temas de la serie se discutan entre amigxs. Ha dado pie a que las historias de las mujeres dentro de la prisión tengan más visibilidad y a que movimientos como Black Lives Matter obtengan más exposición.

Tal vez es darle mucho crédito a una serie, pero creo firmemente que la representación y visibilidad en este tipo de medios son fundamentales e importan.