Ginecología natural, una apuesta por el autoconocimiento de nuestros cuerpos

 

¿Alguna vez has escuchado sobre la ginecología natural? 

Parea conocer más a fondo sobre este movimiento que apuesta por el autoconocimiento de nuestros cuerpos y ciclos como mujeres, entrevistamos a Paola MonterPamela Ballesteros, quienes dan talleres de ginecología natural una vez al mes, así como consultas grupales o individuales.

¿Qué es la ginecología natural?

Pamela: La ginecología natural es responsabilizarnos de nuestro cuerpo, conocerlo y sanarlo nosotras mismas.

¿Cuáles son los principales temas que toca la ginecología natural?

Se tocan varios, entre ellos está la reapropiación de tu cuerpo, el quitar estigmas de la menstruación, eliminar la culpa, vergüenza y la suciedad que siempre están relacionadas a ella.

Nosotras le llamamos menstruación consciente. Ser consciente de tus emociones y reconocer tus fases menstruales. Para ello promovemos la copa menstrual y una nueva forma de tratar y observar tu sangre.

También trabajamos con bases herbolarias para aprender a preparar remedios tradicionales y reconocer las plantas. Algunas de las cuestiones que tratamos con ellas son: infecciones vaginales, desórdenes hormonales, cólicos fuertes. Además intentamos recuperar los rituales, temazcales y el autoconocimiento ancestral.

¿Cómo comenzaron a practicar la ginecología natural?

Pamela: Yo estudié herbolaria y así fue como conocí muchas plantas que sirven para las mujeres. Asistí a cursos y círculos de sanación de útero, temazcales y talleres sobre cómo generar conciencia de nuestros cuerpos. Primero el autoconocimiento y después el querer compartir.

Paola: Yo tuve mi primer acercamiento en un taller, siguiendo la línea del autoconocimiento. Creo que estamos rodeadas de medicamentos y cuando quieres quitar un dolor, lo primero que te pasa por la mente es tomar un una medicina, entonces fue el empezar a cuestionar y conocer las alternativas.

¿Sienten una nueva relación con su cuerpo a partir de la ginecología natural?

Sí, es un acercamiento consciente hacia tu cuerpo, de dónde vienen tus síntomas, tus procesos. Aprendiendo y retroalimentándonos para el autoconocimiento.

Cambia tu estilo de vida. Se abre el panorama de ser conscientes de nuestro cuerpo, incluso de la comida: qué comemos, qué vamos a tomar para aliviarnos. Es un autoconocimiento de la ginecología como un proceso básico hormonal y creador de vida.

¿Utilizan medicamentos químicos?

No, solamente remedios que pueden remplazar a los químicos farmacéuticos, pero hablando de síntomas normales y latentes.

No vamos en contra de los análisis químicos que pueden incluso prevenir enfermedades, pero la ginecología natural sí es una propuesta que busca que en lugar de tomarte una pastilla, porque sientes dolor, ahora entiendas de dónde viene ese dolor, lo sepas verbalizar y que conozcas que existen plantas herbolarias que pueden ayudarte.

No estamos peleadas con los otros tipos de medicina, lo que nosotras queremos es mostrar que existen alternativas. Sin embargo, no promovemos el uso de métodos anticonceptivos hormonales por todo lo que implica su uso para nuestros cuerpos.

¿Qué consideran que es lo más importante de la ginecología natural?

Conocer y habitar el cuerpo. Nosotras partimos de las fases del ciclo menstrual para que las mujeres conozcan realmente sus procesos. Es importante escucharlos y sentirlos para ir conociendo qué remedio necesitan según lo que les esté pasando.

Cuando empiezas a cuidarte comienzas a tener un poder sobre tu cuerpo y sobre ti misma que es esencial.

Es importante saber qué es una infección, qué es una enfermedad y qué es un desajuste hormonal, para todo hay medicación herbolaria. A partir de la ginecología natural sabrás qué tipo de plantas pueden ayudarte y cómo debes usarlas.

¿Nos podrían dar un ejemplo de un remedio natural?

En la etapa premenstrual, por ejemplo, notamos que nuestra energía decrementa al tiempo que nuestras emociones se intensifican, esto debido a la disminución de estrógenos. Físicamente nuestro cuerpo se prepara para liberar el óvulo no fecundado.

Este decremento hormonal se refleja en malestares emocionales comunes como cambios de humor, irritabilidad, ansiedad y sensibilidad.

La cúrcuma es una especia nativa de la India y es base de la medicina aryurvédica. La raíz es parte de los fitoestrógenos: plantas que imitan o modulan la actividad del estrógeno corporal, es decir, es una aliada para elevar o equilibrar los niveles de esta hormona carente en la premenstruación, propiedad que la convierte en un antidepresivo natural.

¿Cómo preparar el remedio?

En raíz se consume en tizana o en agua de uso. En polvo se prepara como leche dorada:

Consumo: Una taza diaria diez días antes del período menstrual.

Recomendación: Como especia, podemos usarla en polvo en alimentos como caldos, sopas o aderezo en ensaladas.

Otras plantas fitoestrógenas son el cacao y el pericón.

Si quieres saber más sobre ginecología natural, puedes tomar un taller con Pamela y Paola, quienes abordan a profundidad cómo reconectar con tus ciclos y qué remedios naturales puedes usar para aliviar algunos síntomas comunes de la menstruación o infecciones vaginales.