¿Es buena idea ser amiga de tu ex? 3 puntos a considerar

ser amiga de tu ex

Foto. Rawpixel

Ser amiga de tu ex es una idea que viene constantemente al finalizar una relación. Pero el terminar siempre resulta muy subjetivo, hay para quienes es más fácil superar a su ex y para quienes parece el final de todo, pero eso no mide cuánto nos importó una persona.

Dejar ir a alguien que representó tanto en nuestras vidas es difícil. De hecho, creo que para quienes no somos tan dramáticas en el rompimiento, la tristeza y el vacío que deja esa persona viene después, lo cual también es bastante doloroso.

Cuando llega este momento, hay quienes nos preguntamos, ¿puedo ser amiga de mi ex? Porque al final, eso significaría seguir compartiendo y construyendo con esa persona, aunque eso no implique necesariamente el retomar la relación. Hay muchas críticas a esto, hay quienes buscan una receta mágica y la verdad es que, no la hay. Sin embargo, sí creo que hay ciertas cuestiones que tenemos que tomar en cuenta si queremos ser amigues de nuestrx ex.

1. ¿Cómo terminó la relación?

Depende mucho de cómo termine la relación, si termina por infidelidades o cualquier tipo de violencia, ya sea física, emocional o psicológica, es muy difícil construir esa amistad. Esto porque la relación entre ambxs se encuentra dañada profundamente y habría que pensar realmente ¿para qué queremos una amistad con alguien que nos lastimó de esa forma?

De hecho, cuando forzamos una amistad tras una relación que implicó violencia, muchas veces no lo hacemos realmente porque queramos a esa persona en nuestras vidas, sino por la dependencia emocional que hemos generado, lo cual entra dentro del mismo círculo violento que era la relación pasada.

2. Cada quien tiene su tiempo para cerrar ciclos

Otra cuestión importante que debemos entender es que cada quien tiene su proceso para sanar y perdonar, para cerrar un ciclo. No podemos presionar a la otra persona, menos a nosotras mismas. Existimos quienes necesitamos un tiempo después de terminar, para sanar y aprender de lo que sucedió, pero, sobre todo, para recuperarnos de lo que implicó esa pérdida y reencontrarnos con nosotras.

Otro aspecto a considerar es si fuimos amigxs antes o no. Creo que si bien es más fácil retomar una amistad con alguien que ya fue tu amigx, también es posible construir otra relación con alguien a quien quisiste de otra forma. Pero hay quienes creen que no es posible tener otro tipo de relación con alguien que fue tu pareja, aún cuando no haya resultado mal y haya pasado mucho tiempo.

3. No siempre se puede

Y es que así es, no con todxs se podrá y hay que asumirlo, por más que existimos quienes nos gusta pensar en continuar en la vida de la otra persona, hay quienes prefieren no hacerlo y ya está. No es porque nos hayan querido menos, o porque no les importemos, ellxs tendrán sus razones, quizás implica un dolor más profundo que el que sentimos nosotrxs, pero es eso, entenderlo y dejar ir.

Al final lo más importante de todo es quedarnos siempre con lo mejor que aprendimos y construimos colectivamente, una relación siempre te cambia y justamente habría que ser conscientes de qué forma resultó este cambio en nosotrxs. Solo a partir de esto es que podemos decidir si queremos que la persona siga en nuestra vida, de qué forma y sobre todo, si eso nos hace sentir bien o no. De eso se trata el terminar con el amor romántico en nuestras relaciones, si es un acuerdo mutuo y ambxs se sienten listxs para construir una relación de amistad, qué mejor que reconstruir el amor que sentimos por esa persona.

El amor puede transformarse, pero no hay nada más importante que el amor propio.