Hablamos con Chantal Flores sobre cómo hacer periodismo freelance en México

Chantal Flores

Chantal Flores es periodista freelance. A sus 33 años está escribiendo su primer libro, ha hecho cinedocumental y trabajado historias en Toronto, Nueva York, Ghana, Guyana, América Central y México. Me abrumaba escribir sobre ella porque ha hecho tantas cosas que me daba miedo no hacerle justicia en un sólo artículo, pero me atrevo a hacerlo porque es necesario, porque en sus historias le ha puesto nombre y apellido a las personas que los medios tratan como números.

También quise hacerlo porque la quiero y porque la admiro; siempre que la veo nos reímos fuertísimo, nos abrazamos, pero también lloramos… fuertísimo. En este texto platicamos una pequeñísima parte de su trayectoria como periodista, que espero impulse a más mujeres a no dejar de escribir.

Chantal es regia, estudió Comunicación y Periodismo en la Universidad de York en Toronto porque el año que cursó en la UDEM, por allá del 2005, no le estaba dando la guía que esperaba sobre cómo hacer periodismo en México.

“El entorno regio se informaba de la nota diaria y a mí siempre me ha gustado analizar más allá de la noticia. Cuando llegué a Toronto descubrí otro nivel de discusión; el primer texto que hice ahí fue sobre las bailarinas latinas en los table dance de la ciudad. Conocer ese mundo a los 18 años definitivamente te abre la mente”.

Chantal Flores

Foto. Adam Perez 

A Chantal le mueve investigar esos ángulos de las historias invisibles para los medios y la sociedad. Con apenas 15 años, se imaginaba escribiendo sus primeros textos sobre los asesinatos de las mujeres en Juárez, una problemática con la que creció toda una generación y que era apenas el inicio de una interminable serie de noticias que han colocado a México como uno de los países más violentos en América Latina.

Terminó la carrera y en 2010 se fue a Nueva York como intern y fact checker en la revista The Nation. Y mientras ella revisaba textos de periodistas gringos cubriendo conflictos en Latinoamérica, su mamá la llamaba desde Monterrey contándole de las frecuentes balaceras y granadazos en su ciudad.

Ahí empezó a cuestionarse si era mejor aspirar a ser la periodista latina que sólo hacía ciertos trabajos de principiantes, o volver a México e investigar sobre migración, uno de los temas que siempre había querido investigar a fondo.

Vuelta a México

Chantal Flores eligió regresar a México; se mudó a Oaxaca y durante seis meses impartió talleres de escritura a estudiantes de telesecundaria en Zapotitlán de Palmas, donde más de la mitad de los habitantes, en su mayoría hombres,  han emigrado a los EUA. Chantal contó las vivencias e historias de sus alumnos y sus familias en el documental “La Tierra de los Adioses”, producido por ella misma.

En 2014 regresó a Monterrey y empezó a dar clases de yoga para tener estabilidad financiera y no publicar sólo por urgencia económica. En ese entonces, empezaron a salir historias de mujeres desaparecidas en el Barrio Antiguo, una de las zonas turísticas más afectadas por la violencia.

“Me interesó investigar qué estaba pasando ahí; la gente ya no podía decir: ‘es que era una colonia peligrosa’ o ‘estaban metidas en algo’… ahí realmente afectó a la clase media”.

Justo en ese lapso desaparecieron los 43 estudiantes en Ayotzinapa y empezó a conectar los puntos, preguntándose si esto sucede en Nuevo León y en Guerrero, ¿qué pasa en otros lugares?

Ahí se involucró de lleno en el tema de los desaparecidos y dedicó parte del 2015 a realizar búsquedas de fosas clandestinas en Guerrero, Sinaloa y Coahuila acompañando a distintos colectivos. Chantal tenía un reportaje de más de 20 hojas que no podía publicar en ningún medio porque era demasiado largo.

“Encontré una convocatoria sobre Creación de Libros Periodísticos en la FNPI, tomé ese taller y me di cuenta que era necesario escribir un libro; desde ese momento no he parado”.

No olvide leer las letras pequeñas. Translation: Just read more, my American friend.

A post shared by Chantal Flores (@chantyninja) on

¿Cuál es tu motivación para hacer este libro, cuando ser periodista es una de las profesiones más peligrosas del país?

El acceso y la confianza que he tenido de las madres de los desaparecidos, sobre todo de las dos madres de las que trata mi libro. Suena cursi, pero ellas han sido mi motor más grande en estos tres años. Creo que puedo contar su historia con respeto y honestidad.

Se ha escrito mucho sobre desaparición forzada, pero ¿cuál es el ángulo que tiene la historia de tu libro?

Mi intención es mostrar la intimidad de la vida familiar después de una ausencia. Contar cuál es ese primer pensamiento cuando te levantas y los pies tocan la tierra, qué siente el pecho, qué pasa por la cabeza cuando tienes esa ausencia y cómo cambia la rutina de las madres luego de ese suceso. Muestro la imagen pública, las búsquedas y la importancia de las ciencias forenses para entender la problemática de México, pero mi punto es, si más de 38 mil familias están enfrentando esto, cómo cambia la vida familiar en todo el país, y cómo las mujeres lo enfrentan.

¿Cómo te preparas antes de hacer un viaje de investigación periodística?

Siempre hago un prereporteo, y trato de ir con un plan, pero cuando llego, no importa el lugar, entro en piloto automático. Obviamente no dejas de pensar en los riesgos, pero es necesario estar concentrado en las historias que te cuentan los sobrevivientes y absorberlo todo. Al final del día me instalo en un lugar y me reviento a llorar en el cuarto, eso ya es un ritual de cualquier viaje de reportería, procurando exhalar mucho, porque dejas de respirar cuando entrevistas.

Chantal Flores

Foto. Adam Perez 

¿Qué consejo darías a las mujeres que quieren ser periodistas freelance?

Es importante mantener la confianza en ti y en tu historia. Lo principal es evaluar el contexto, leer lo más que se pueda y lanzarte. No todas tenemos que salir a ensuciarnos las botas, eso es hasta una herencia patriarcal de esta figura de periodista héroe; puede parecer que yo me ensuciado las botas por las búsquedas, pero me he ensuciado el corazón (risas).

Si te rechazan en redacciones o en medios, busca becas y apoyos de ONG’s que quieran invertir en las historias de nuestro país; hay que tomar esa ventaja un poco colonial y hacerlo desde nuestro poder y capacidad de contar nuestras propias historias; no necesitamos que alguien más venga y lo haga por nosotras.

Chantal espera terminar el manuscrito de su libro a finales del verano y lograr que estas historias sean leídas y toquen a más personas. Su trabajo ha sido publicado en Al Jazeera, Vice News, Rolling Stone México, In These Times, Vice Sports y Vice México. Puedes seguirla en: Twitter @chantal_f y en Facebook ChantalFloresJournalist/