Conoce R-Ladies CDMX, el proyecto donde mujeres enseñan a programar a mujeres

Foto. Bruce Mars

Texto: Natalie M. Baur @nataliembaur

Hace dos años Silvia Gutiérrez, académica mexicana y apasionada por la ciencia de data, viajó a una conferencia en Río de Janeiro y se quedó fascinada por una plática de la científica de data brasileña, Gabriela de Queiroz.

Queiroz hablaba sobre su experiencia creando y fundando el grupo R-Ladies, una red establecida en varias ciudades alrededor del mundo que promociona la capacitación y participación de mujeres en el uso de R, un lenguaje de programación para el análisis de data.

Según la organización, R-Ladies actualmente tiene la misión de alcanzar una representación más igualitaria de los géneros minoritarios en el ámbito de programación y el uso del lenguaje R.

R-Ladies CDMX

Gutiérrez regresó a México con muchas ganas de crear su propio grupo de R-Ladies en la Ciudad de México. Y como la chingona que es, lo fundó en agosto del año pasado junto con su colega María Teresa Ortiz, una experta en matemáticas, estadística y programación.

Silvia explica que ella está “más en la parte de relaciones humanas, de llevar las redes sociales y así. Mientras tanto, Teresa es más el cerebro detrás de las reuniones de R-Ladies CDMX, organizando quién puede dar talleres gracias a la red de chicas que conoce que saben de este lenguaje”.

Así se arma un súper equipo para poder empoderar a mujeres que quieren entrar al campo de STEM (ciencia, tecnología y matemáticas según sus siglas en inglés), que ha sido un área tradicionalmente dominada por hombres.

Según Gutiérrez, las mujeres que participan en grupos como R-Ladies “ganan más confianza para que puedan incursionar en espacios hegemónicamente dirigidos por hombres. Todo este entrenamiento es para no solo ser activas en R-Ladies, sino para ser activas en toda la comunidad de STEM”.

¿Qué hacen en los talleres y encuentros de R-Ladies?

Durante una reunión, siempre hay pizzas y cervezas. Esto no es solo para antojar a que vayan asistentes, sino es una manera en que estos se puedan conocer mejor y platicar sobre sus intereses profesionales y generar enlaces para luego iniciar nuevas colaboraciones e investigaciones multidisciplinarias.

Luego de la sesión de pizzas y chelas, viene la sesión didáctica donde las presentadoras, siempre mujeres o personas que se identifican con el género femenino, imparten sus conocimientos técnicos sobre cómo usar el lenguaje de R.

¿Qué hacen en los talleres y encuentros de R-Ladies? Durante una reunión, siempre hay pizzas y cervezas. Esto no es sólo para antojar a que vengan asistentes, sino es una manera en que estos se puedan conocer mejor y platicar sobre sus intereses profesionales y generar enlaces para luego iniciar nuevas colaboraciones e investigaciones multidisciplinarias.

Gutiérrez se ha dado cuenta de que la composición del grupo ha tenido un impacto en los temas que se abordan durante esta parte de los talleres. Dijo que “las pláticas vienen de estas personas y, debido de esto, vienen con temas que tienen mucho que ver con justicia social y con mujeres.

En nuestro primer encuentro, Gabriela Gutiérrez abordó el tema de la inseguridad. Todo por medio de datos de zonas donde las mujeres no se sienten tan seguras en la Ciudad de México. A la par, Mónica Zamudio habló sobre justicia laboral. No ha sido intencional que hemos marcado la pauta en temas que dan para hablar, pero dadas las restricciones sobre quiénes pueden hablar, sí ha tenido un tono distinto”.

Encuentro femenino

Los asistentes están igual de entusiastas que las fundadoras del grupo. Eldaá Casasola Valdez, quien trabaja en educación en línea para una universidad, vino por primera vez a R-Ladies. A ella le gusta el análisis estadístico de los datos y quería aprender más sobre R, un lenguaje con el cual todavía no tenía mucha experiencia. Dijo que le llamó la atención que R-Ladies es para puras mujeres.

Gabriela Estrada es estudiante de periodismo político en el CIDE y había tenido el interés en aprender más sobre R para su trabajo de investigación periodística. Vio un anuncio para el evento de R-Ladies y decidió ir al evento para poder conectar con otras personas interesadas en los mismos temas que ella.

Para Gabriela fue una grata sorpresa ser la única periodista que asistió esa noche, pues según ella, le gusta encontrar más gente en otras disciplinas, “esto me da la posibilidad de colaborar con otras personas y hacer proyectos distintos”.

Hasta ahora el proyecto ha sido un éxito, cada encuentro cuenta con más participantes y más personas se unen a puestos de liderazgo. El evento más reciente de abril fue organizado por Mariana Carmona y Mariana Godina, dos integrantes nuevas que ahora están tomando las riendas del grupo. Así espera Gutiérrez que el grupo recién nacido tenga una vida muy larga y alcance a beneficiar muchas mujeres interesadas en la programación y la tecnología.

Gutiérrez y el resto de las chicas de R-Ladies sueñan con la idea de que su grupo algún día no sea necesario. “El propósito último es que R-Ladies desaparezca, que no sea necesario tener que hacer grupos separados de programación; mientras esto no pasa, tenemos que crear estos grupos en los que están dirigidos todos los puestos de responsabilidad por chicas,” dijo Gutiérrez. Estas mujeres emprendedoras no dejan que sus sueños se detengan y, en el proceso, encienden los sueños de las demás que se unen al proyecto. Eso, para mí, es ser chingona.

Silvia Gutiérrez con Mariana Carmona y Mariana Godina en el encuentro con R-Ladies CDMX.