7 tipos de pezones, ni extraños ni feos, ¡todos son gloriosos!

Ilustraciones: Karla Beckt

Recuerdo esa etapa en la secundaria cuando estaba en pleno proceso de desarrollo y me emocionaba la idea de tener senos. No soñaba con unos gigantes, pero sí de buena proporción. Mis expectativas eran altas. En mi familia existe una buena línea de mujeres con pecho grande y en mi mente lo único que podía pensar era: paciencia, algún día.

Cabe resaltar que ese día nunca llegó, y mis expectativas se quedaron más planas de lo que pensé. La realidad fue que mis senos no prosperaron más allá del volumen que tuvieron en la secundaria. Pero estoy feliz con lo que tengo, aprendí a quererme como soy y a entender que realmente no necesito un cuerpo voluptuoso o “perfecto”.

Eso sí, curiosidad hay, y mucha. No en vano (y no digan que no), nos hemos encontrado mirando los senos de algunas mujeres en momentos de mutua desnudez. Pechos enormes y colgantes… picudos, redondos; pezones chiquititos y rosados, otros cafés, con areola lisa y con forma de plato. Las combinaciones son muchas.

Atendiendo a esa curiosidad, nos preguntamos ¿cuántos tipos de pezones hay?

Sobresalientes

Son aquellos que se levantan unos milímetros de la superficie de la areola apuntando hacia afuera. Este tipo de pezón puede endurecerse con frío o estimulación.

Planos

Son totalmente planos y se mezclan con la areola. A veces tanto que parece que no hay o están escondidos. Sin embargo, ahí andan. Se pueden endurecer y pronunciarse más con la estimulación o las bajas temperaturas.

Hinchados

Tienen básicamente las misma características que los pezones planos, con la única diferencia de que la areola sobresale del seno.

Desiguales

Se caracterizan por las protuberancias (tipo granitos) en la areola que rodea los pezones, y son llamadas glándulas Montgomery. Algunas personas pueden llegar a exprimirlas, pero no es recomendable hacerlo.

Invertidos

Este tipo de pezón se retrae hacia el interior y esto ocurre debido a que los conductos lactíferos no estiran de manera adecuada en la pubertad. Pero al igual que los pezones planos, estos pueden extraerse por medio de cirugía estética, juguetes sexuales o lactancia, todo con el fin de relajar el tejido.

Se cree que son muy raros, pero no. Según el sitio Bustle, que entrevistó al dr. David Greuner, cofundador de NYC Surgical Associates, del 10 al 20% de las mujeres tienen pezones invertidos.

Existen tres categorías o grados:

Grado 1: Pueden extraerse con estimulación, cambios de temperatura y excitación. También se pueden utilizar los dedos para sacarlos, pero no siempre es una posibilidad, ya que los músculos se encuentran apretados. La lactancia es posible en el grado 1.

Grado 2: Pueden ser extraídos de la misma manera que los pezones de grado 1, pero no es tan fácil y si se libera la presión que haces con tu dedo, vuelven a retraerse. La lactancia es posible en este grado, aunque suele presentar problemas.

Grado 3: No se pueden extraer con manipulación física ya que están retraídos severamente en la areola, por lo cual se suele recurrir a cirugía para que sobresalgan. La lactancia en este grado es o muy difícil o imposible, debido a que los conductos de leche tienden a estrecharse.

Unilateral

Es básicamente lo mismo que los pezones invertidos, solo que en este caso solo uno se retrae mientras que el otro es libre de ver lo que hay a su alrededor. En algunos casos, pueden ser una señal de cáncer de mama, si el hundimiento se presenta en la edad adulta y no se está embarazada. Sin embargo, si siempre han estado así, no debe haber problema. No obstante, siempre es mejor acudir con algún experto en ginecología.

Supernumerarios

Algunas personas tienen más de dos pezones, otras incluso tienen seis. De acuerdo a la BBC, el investigador Leichtenstern afirma que uno de cada 500 humanos –el 0.2% de la población– tenía la condición de “pezones supernumerarios”, lo que quiere decir que se tiene más de dos pezones en el cuerpo.