¿Quién es Rosie the Riveter? La icónica ilustración que se usa como símbolo del poder femenino

rosie the riveter

Aunque el nombre Rosie The Riveter (que se traduce como Rosie, la remachadora) igual y no te suene, seguramente has visto su característica imagen con el cabello recogido en una pañoleta roja, camisa de mezclilla, brazo flexionado presumiendo bícep y la leyenda “We Can do it” .

La ilustración creada en 1943 se ha reinventado un sinfín de veces en pancartas feministas, memes, playeras y celebridades como Beyoncé, Kelly Rowland, Pink, Alexis Bedel y Kendall Jenner, por nombrar solo algunas.

¿Pero qué hay detrás de la imagen que para muchxs se ha convertido en un estandarte del poder femenino?

A post shared by Beyoncé (@beyonce) on

Las cosas no siempre son lo que parecen

El nombre y concepto de las “Rosies” fue popular en Estados Unidos durante la década de los 40, pues es como se le conocía a las mujeres que se sumaban a la fuerza laboral estadounidense tras la partida de sus padres y esposos a la II Guerra Mundial. Así que era común encontrar canciones –como la escrita por de Redd Evans y John Jacob Loeb en 1942–, posters y referencias sobre ellas.

Sin embargo, la versión que trascendió fue la creada por el ilustrador J. Howard Miller para una campaña de comunicación interna de la compañía Westinghouse Electric en 1943. Y no, el póster no necesariamente celebraba la valentía y fuerza de las mujeres, sino que se refería al esfuerzo colectivo que las y los trabajadores debían llevar a cabo para producir más en la fábrica y apoyar a su patria.

Las llamadas “Rosies” eran mujeres que trabajaban en las líneas de producción de las fábricas.

Un ícono polémico

En ese entonces se asumía que el rol de las mujeres en las fábricas era una situación temporal ante la escasez de hombres, pero una vez que ellos regresaran del frente de batalla recuperarían sus trabajos y todo regresaría a la “normalidad” con las mujeres como amas de casa.

Como explica la periodista Rebecca Wilson en un texto para The Guardian, la propaganda generada por Westinghouse Electric “convenientemente ignoró el hecho de que se esperaba que las mujeres continuaran con las tareas domésticas una vez que ingresaran y que luego, después de pasar una guerra ganando casi un 50% menos que sus colegas masculinos, serían despedidas”.

Se esperaba que las mujeres regresaran a hacerse cargo del hogar después del final de la guerra

La verdadera “Rosie”

A lo largo de los años existieron varias versiones sobre quién era la verdadera “Rosie”. La más aceptada es que fue Naomi Parker Fraley, una mujer de California que trabajó en una tienda de máquinas de la armada durante la II Guerra Mundial. Su fotografía de aquella época parece haber sido la inspiración para el ilustrador J. Howard Miller.

Naomi no se enteró de que era un ícono del empoderamiento femenino sino hasta muchos años después. En 2009 visitó el Parque Histórico Nacional Rosie the Riveter/WWII Home Front y descubrió su imagen, ¡pero con otro nombre! Pasaron varios años para que pudiera ser reconocida legítimamente como la Rosie original.

Imagen de Naomi Parker Fraley | Crédito. Revista People

Una imagen legendaria

A pesar de las contradicciones y polémicas alrededor de Rosie The Riveter, no podemos negar que se ha convertido en una poderosa y atemporal imagen de fuerza femenina. Un recordatorio de los esfuerzos que muchas mujeres antes de nosotras hicieron por encontrar un lugar en la sociedad, y de que sin importar los retos que vengan, “We can do it!”, lo podemos lograr.