¿Qué sí y que no hacer en el Día Internacional de la Mujer? Una guía práctica

que no hacer en el Día Internacional de la Mujer

Foto.Antonio Francisco/ Lakecia Hammond

Desde 1975, cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha que muchas personas no saben cómo abordar. ¿Es una celebración? ¿Una conmemoración? ¿Es día festivo?

Es común que haya tías emocionadas que envíen por Whatsapp memes de Piolines con mensaje positivos. Algunos mandan flores a sus jefas, amigas y parejas. Otrxs, simplemente lo pasan como cualquier otro día.

Sin embargo, en años recientes –y a raíz de movimientos como la marcha de las mujeres en Washington y los hashtags #NiUnaMenos o #MiPrimerAcoso– el 8 de marzo se ha convertido en un día para gritar ¡Ya basta! A la inequidad y violencia de género; al hecho de que en México se asesine a 7 mujeres al día y, en general, a las muchas formas en las que el machismo persiste en nuestra vida diaria.

Alrededor del mundo, cada 8 de marzo se celebran marchas y paros laborales organizados por mujeres. También se proponen nuevas iniciativas para lograr una sociedad más equitativa. Incluso las marcas, que no dejan pasar ninguna oportunidad mercadológica, se suman a este movimiento creando eventos en los que generalmente se promueve el empoderamiento femenino.

Seas mujer o no, aquí te damos algunas ideas sobre qué no hacer en el Día Internacional de la Mujer… y qué sí, para realmente apoyar la causa.

Lo que NO

– No felicites a una mujer por ser mujer. No estamos haciendo una fiesta para sentirnos especiales. Estamos demandando un país –y un mundo– en el que no seamos tratadas como objetos.

– No des regalos de celebración como si fuera el Día de la madre: flores, chocolates, peluches…

– Si eres jefa o jefe de una compañía, no reprendas –laboral, emocional ni económicamente– a las mujeres que elijan no asistir ese día a trabajar.

– No juzgues a quienes no puedan o no quieran sumarse a las marchas o paros laborales. Quizá no pueden darse el lujo de faltar al trabajo, no tienen apoyo para cuidar a sus hijes o simplemente no se siente con el ánimo para hacerlo. Cada quien puede elegir la forma de sumarse al movimiento.

Lo que SÍ

– Como explica António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas: “En el Día Internacional de la Mujer, debemos comprometernos a hacer todo lo posible para superar los prejuicios arraigados. Apoyar la participación y el activismo y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer”.

– Dale difusión a causas y contenidos que visibilicen los problemas a los que se enfrentan las mujeres. Hay muchísimos, pero aquí te proponemos algunos sobre los que hemos escrito en Malvestida:
Si eres mujer, te decimos por qué debes (y puedes) faltar al trabajo el 8 de marzo
Cifras que indignan en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
¿Qué porcentaje de mujeres son nominadas a premios de la música en Latinoamérica?
No imaginas cuántos años más tomará terminar con la brecha salarial entre hombres y mujeres

– Haz visible tu apoyo. Ya sea por medio de las redes sociales, marchas o paros laborales. También puedes crear y regalar fanzines, stickers o postales con mensajes que promuevan la causa.

– Sé consciente de tus privilegios y piensa en cómo puedes utilizarlos para elevar a otras mujeres que no están en tu misma situación.

– Plantea soluciones para la inequidad de género que percibas en tu entorno inmediato. Por ejemplo: pregunta si tu escuela u oficina tiene un protocolo para atender denuncias de acoso sexual, si los salarios entre hombres y mujeres son equitativos o si en una baja por maternidad tanto los padres como las madres tienen derechos.

– Si tu madre o pareja se dedica al hogar, sé consciente del trabajo diario que realiza y pregunta si hay alguna forma en la que podrías ayudarle.

– Contacta a una organización que trabaje en pro de las mujeres y pregunta cómo puedes sumarte, no solo en ese día, sino a lo largo de todo el año.

– Realiza actos desinteresados. Solo por sororidad, ayuda a mujeres que lo necesiten. En el transporte público, ceder —o hacer que alguien ceda el asiento— a una adulta mayor, a una embarazada a una chica que luzca cansada. Dar agua, alimentos o ropa a una mujer en situación de calle. Preguntar a una chica que llora si está bien… Son pequeñas acciones que se pueden incorporar en el día a día y solo nos toman un poco de nuestra atención. ¿Te gustaría que alguien hiciera eso por ti? Esa es la única pregunta que necesitas hacerte para ofrecer tu ayuda desinteresada.

¡Conmemoremos con acciones positivas el Día Internacional de la Mujer!